Público
Público

Juegos Olímpicos 2021 Las gimnastas alemanas plantan cara al sexismo con un uniforme de cuerpo completo

El equipo de gimnasia explica que lo más importante es que se sientan cómodas compitiendo: "Cada mujer y todo el mundo debería poder decidir lo que ponerse". 

La gimnasta alemana Pauline Schäfer durante la competición en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 este 25 de julio.
La gimnasta alemana Pauline Schäfer durante la competición en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 este 25 de julio. LIONEL BONAVENTURE / AFP

La tela cubre el cuerpo de las deportistas alemanas desde los tobillos hasta el cuello, son las únicas en toda la competición que han decidido vestir con una prenda de cuerpo completo para denuncia la sexualización en su disciplina. Las gimnastas  ya compitieron con ese uniforme en abril, y ahora lo hacen en los Juegos Olímpicos. La Federación de Gimnasia Alemana señaló que "el objetivo es presentarse estéticamente, sin sentirse incómodo".

Elizabeth Seith, gimnasta del equipo alemán, ha explicado que esto no las impide de usar un leotardo normal como el resto cuando ellas quieran. "Es una decisión día a día, basada en cómo nos sentimos y qué queremos. El día de la competición decidimos qué ponernos", asegura la deportista. Al final recalca que "cada mujer y todo el mundo debería poder decidir lo que ponerse".

Las gimnastas fueron las que dieron el primer paso, acompañadas del apoyo de sus entrenadores los cuales "también estaban muy interesados". Sarah Voss, otra integrante del equipo, detalla que sus preparadores "querían que nos sintiéramos más seguras y cómodas en todos los casos".

Según la Federación Internacional de Gimnasia, el organismo encargado de la gimnasia competitiva, se permite la vestimenta con mangas completas o medias y cubiertas para las piernas en la competencia, siempre que el color coincida con el leotardo. 

Libertad en gimnasia, no en balonmano

Mientras las gimnastas pudieron defender las pruebas con el traje completo, otras deportistas han sido multadas por ello. Las jugadoras noruegas de balonmano no tuvieron tanta suerte cuando decidieron jugar con un pantalón ajustado en vez de con un bikini, ya que la normativa impide jugar con una prenda de abajo que supere los 10 cm de largo.