Público
Público

El mismo modelo para dos décadas de fútbol dispar

César recuerda cómo ha cambiado el fútbol desde que debutó en 1992 en un Valladolid-Barça

N.R

La peregrina carrera de César Sánchez (Coria, Cáceres, 1971), que cuenta grandes actuaciones en el Bernabéu, paradones en la Romadera y tardes de gloria en Mestalla tras su fugaz paso por el Tottenham, se inició el 24 de mayo de 1992 en Valladolid. El Zorrilla ya era nuevo y el Barça no tenía a Guardiola en el banquillo, pero sí en el césped. "Fue un debut grandioso", recuerda César pese a los tres goles que encajó tras la expulsión de Ravnic, el meta titular, que ya había recibido otros tres tantos. "Aunque perdimos de aquella manera (0-6, la derrota más abultada del Valladolid ante el Barça en su estadio), debutar contra el equipo que venía de ganar la Copa de Europa fue espectacular", asegura el ahora portero del Valencia.

"Aquel Barça era un vendaval, podía hacer lo que quería. También tenía grandes estrellas y muchos recursos, pero han pasado 20 años y el fútbol va ahora a otra velocidad", apunta César. Rechaza el meta las comparaciones, pero sí establece conexiones con aquel equipo que bombardeó su estreno en Primera y el que hoy se mide a su Valladolid. "Les une una filosofía muy parecida que el equipo de Guardiola ha sabido llevar a la máxima expresión: lograr resultados jugando bien al fútbol", destaca César. "Ese es uno de los grandes méritos del Barça, haber instaurado un modelo que sigue funcionando dos décadas después", añade.

César en toda esta historia es a Guardiola, aquel jugador que ya ejercía de "director de orquesta" cuando Johan Cruyff le daba las órdenes desde el banquillo. "Era como el base en el baloncesto: distribuía, colocaba y daba indicaciones", recuerda. "Y ahora, más allá de los éxitos, le da un punto de normalidad a todo que me encanta", desvela el portero del Valencia. "Siempre piensa en lo que más conviene y lo hace todo con la misma sencillez con la que jugaba al fútbol, incluso lo de su renovación. Es muy buena noticia para todos: al final, tenemos que estar encantados de participar en una liga donde están los mejores y él lo es por su serenidad y normalidad", concluye.