Público
Público

Van Persie no tiene memoria

El holandés del Manchester lidera la victoria sobre el Arsenal (2-1), en el que militó ocho temporadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El delantero holandés a las órdenes de Alex Ferguson, Robin van Persie, aprovechó la inseguridad en la zaga del Arsenal, personificada en Vermaelen, para adelantar de forma temprana al Manchester United en su duelo de la décima jornada frente al Arsenal (2-1), y asestar un duro golpe a su ex equipo, que no se rehizo y le condenó a la derrota para que los de Wenger sumen seis años sin ganar ganar en Old Trafford.

Pronto se torcieron las cosas para los visitantes 'gunners' al feudo del Manchester United, Old Trafford. Un error desafortunado del belga Vermaelen, que acompañó en la zaga a Mertesacker, sirvió en bandeja el primer tanto a Van Persie a los dos minutos. Un gol anotado a su ex equipo en el primer enfrentamiento tras dejar el cuadro londinense este verano. Respetuoso, el holandés no festejó el tanto y pidió disculpas a la que fue su afición.

Tras este inesperado arranque de partido, los red devils parecieron sentirse cómodos con el shock en el que sumió el temprano tanto a su rival. La pareja formada por Arteta y el recuperado Wilshere se mostraba incapaz de mantener la posesión de balón, mientras que el equipo no adelantaba líneas. Así, apenas se produjeron ocasiones manifiestas de gol.

No fue hasta el ecuador de la primera parte cuando se produjo el primer intercambio de golpes característico de un duelo inglés entre dos de los equipos punteros del campeonato. El guardameta Mannone surgió entonces como la figura de su equipo. Sacó un disparo de Van Persie primero, y minutos después una doble ocasión de la dupla ofensiva Rooney - Robin van Persie.

El Arsenal sólo llegó mediante un centró envenenado de Ramsey. Por su parte, el cuadro de Ferguson tuvo un penalti por mano de Santi Cazorla para agrandar la distancia, pero falló un Ronney que, sin embargo, firmó una gran actuación mostrándose omnipresente.

Los minutos finales del primer periodo fueron para el Arsenal, que empezó la segunda mitad igual que el partido. Falló de nuevo Vermaelen para que Van Persie se aprovechara. Esta vez se la cedió a Valencia para que anotara, pero se trastabilló. El poderío del United nubló al Arsenal.

Más aun después del tanto de Evra de cabeza a pase de Rooney; aun más tras la expulsión de Wilshere, que les dejó huérfanos en el centro del campo.

El cuadro local se mostró firme en todo momento, con Evans asentado en el puesto del lesionado Vidic, y aupándose en la verticalidad de sus puntales. Dos goles anulados y multitud de ocasiones coparon los últimos minutos del cuarto triunfo consecutivo del Manchester, en el que Cazorla anotó un buen tanto sobre la bocina.