Público
Público

Rusia: La lista de Hiddink sólo tiene un emigrante de las grandes ligas

Las estrellas cobran como tales y no tienen la necesidad de dejar Rusia. El objetivo es llegar vivo hasta el tercer partido y jugársela ya con Arshavin

ÁXEL TORRES

Acostumbrado a obrar milagros con selecciones menores, los mimbres que posee ahora en Rusia le parecerán a Hiddink un lujo novedoso. Si fue capaz de meter a Corea en semifinales de un Mundial y estuvo a punto de eliminar a la futura campeona con una Australia rústica en octavos, ¿qué no podrá hacer ahora el genio holandés con un grupo de jugadores con mejores condiciones naturales? Su primera hazaña se confirmó ya antes del inicio de la Eurocopa: dejó fuera a la poderosísima Inglaterra, aunque necesitó un regalo inmenso de la también prometedora Croacia.

Sin embargo, no todo serán facilidades. Cuando toda la expedición rusa estaba pendiente de las noticias que llegaban de Wembley, el crack del equipo, Andrei Arshavin, perdió los papeles y se ganó una tarjeta roja absurda en los últimos minutos del partido en Andorra. Dos encuentros de sanción que pesan y obligan al estratega tulipán a cambiar incluso el sistema. Nadie, ni siquiera el talentoso Bilyaletdinov, es capaz de asumir el papel del crack del Zenit, maestro en desequilibrar en tres cuartos de campo. Así que, durante los amistosos previos, Hiddink ensayó con nuevas fórmulas con un único objetivo: llegar vivo al tercer partido. Y luego fiarlo todo de nuevo a la magia del enganche de San Petersburgo.

Cuando ya se empezaba a asumir la ausencia de la estrella, su compañero de ataque en la exitosa aventura europea del campeón de la UEFA, Pavel Pogrebnyak, se lesionó en un amistoso. Y sin embargo, nadie borra a Rusia de las quinielas. No es una selección que dependa de un único hombre, ni de dos. Hay nivel en todas las líneas, profundidad de banquillo, alternativas varias. No olvidemos que se quedaron fuera Kerzhakov, en su día el principal referente nacional, y Marat Izmailov, promesa fallida que ha logrado recuperar su brillo esta temporada en el Sporting portugués. Y es que si la liga rusa se ha situado ya en un plano de interés mediático bastante elevado no es sólo por la aportación de los extranjeros.

Es cierto: el dinero que suministran los magnates y las grandes multinacionales ha permitido contratar a talentos foráneos, pero también ha sido clave para retener a los futbolistas nacionales tentados por ofertas de Occidente. Y son esas joyas, las que podrían estar perfectamente en España, Italia o Inglaterra, las que componen la selección rusa. Futbolistas que destacan en el CSKA o el Zenit, clubes riquísimos que podrían sustituirles por brasileños o argentinos pero que los mantienen en plantilla debido a su categoría.

Veintidós de los 23 elegidos por Hiddink juegan en la liga rusa. Los clubes del país empiezan a ser temidos en Europa y ahora le toca a la selección dar el mismo paso. Tiene jugadores para ello y un seleccionador muy reconocido. Y poco que perder, pues no entra en las quinielas de los grandes favoritos. Rusia puede armar toda una revolución.

Hiddink ha modificado el sistema para reforzar la defensa –la línea menos fiable– y para suplir al crack Arshavin en los dos primeros partidos. Ha añadido un hombre más en la zaga y ha adelantado a Zhirkov. Mucha llegada de los medios y mucho juego entre líneas.

   

 





Vladimir Konstantinov, periodista del diario sport express de moscú 

España en el grupo

Todo el mundo en Rusia sabe de la dificultad para ganar a España, es un equipo muy fuerte. De todos modos, su poderío no es tanto como parece. Suele fallar en las grandes citas al no estar bien adaptada a los torneos cortos. Por eso aquí los vemos como favoritos para llevarse la primera fase, pero no creo que luego puedan conseguir el título. Sería una sorpresa.

El talento

Dan miedo muchos de sus jugadores, empezando por Torres y siguiendo por Casillas, uno de los mejores porteros del mundo. Pero no son sólo ellos dos, en todas las líneas tienen futbolistas que pueden marcar la diferencia. Son un equipo muy talentoso que no tiene que envidiar mucho a ninguna selección.

Rusia

Una nueva psicologíaRusia se enfrenta a su partido contra España de manera diferente a otras ocasiones. Habitualmente el equipo salía acomplejado, sabiéndose perdedor antes de comenzar el encuentro. Con esa filosofía, Rusia salía al campo dispuesta a perder… y perdía. Ahora, las cosas son distintas. Entrena al equipo Hiddink, un técnico con mucha experiencia y que conoce bien el fútbol europeo. Sabe cuál es la filosofía adecuada para afrontar partidos grandes y decisivos. De hecho, ya lo demostró con la victoria ante Inglaterra en la clasificación.