Público
Público

BBVA cree que el 'impasse' político resta 8 décimas al crecimiento del PIB

Los expertos del banco calculan un déficit del 3,9% para este año por encima del nuevo objetivo ya corregido por el Gobierno

El economista jefe de Economías Desarrolladas del BBVA, Rafael Doménech (i), junto al economista jefe del Grupo, Jorge Sicilia (2i), el jefe de la entidad para España, Miguel Cardoso; y la responsable de Comunicación Corporativa, Esther Jiménez (d), durante la presentación del informe 'Situación España' de BBVA Research. EFE/Fernando Alvarado

AGENCIAS

MADRID.- El servicio de estudios del BBVA ha estimado que la incertidumbre política de la primera parte del año, ante la falta de acuerdo para formar Gobierno tras las elecciones del 20-D, habría restado 8 décimas al crecimiento del PIB en 2016 y 2017.

"La recuperación continúa, aunque el crecimiento sea frágil y vulnerable a riesgos e incertidumbres", ha señalado el economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech en la presentación del informe Situación España del BBVA, que ha añadido que actualmente ha habido un "efecto negativo y transitorio" sobre el crecimiento de la economía debido a la incertidumbre política.

"La economía podría haber crecido más", ha lamentado, tras afirmar que sería recomendable que para revertir estos efectos, el nuevo Gobierno implementara un programa "ambicioso" de reformas. El informe precisa que la incertidumbre sobre la política económica observada hasta la fecha, podría estar restando 0,3 décimas al crecimiento del PIB en 2016 y 0,5 décimas al del 2017 y subraya que si la incertidumbre se incrementa o no se disipa favorablemente, podría tener un impacto relevante sobre las decisiones económicas de empresas y familias.

BBVA cree que la economía crecerá al 2,7% en 2016 y 2017 pero alerta de que el petróleo barato o la depreciación del euro apoyarán el PIB "con menor intensidad" 

El informe Situación España del BBVA correspondiente al segundo trimestre de 2016 señala que la economía seguirá creciendo el 2,7 % en los dos próximos años pero alerta de que los "vientos de cola", como el bajo precio del petróleo o la depreciación del euro, apoyarán la recuperación "con una menor intensidad" y que "hay sesgos a la baja" para 2017.

El BBVA Research mantiene que el alza del PIB será consecuencia del dinamismo del consumo privado que crecerá el 2,6 % este año y el 2,4 % el que viene, y de las exportaciones que mantendrán un ritmo del 4,4 % y del 5,6 %, cada año.

El economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, prevé que el ritmo de crecimiento del PIB en el segundo trimestre sea del 0,8% en tasa intertrimestral y encadene así cuatro trimestres consecutivos de alzas que reflejarán un crecimiento anualizado del 3,2%.

Desviación de las cuentas públicas

El servicio de estudios de BBVA Research prevé que España cierre el año 2016 con un déficit público del 3,9% del PIB, por encima del nuevo objetivo del 3,6% planteado por el Gobierno en funciones en el programa de estabilidad que aún está pendiente de aprobación por parte de Bruselas. Para 2017, su previsión apunta al 2,9% del PIB, en línea con el pronóstico oficial.

Así se recoge en el último informe Situación España, presentado este miércoles, en el que se achaca la desviación en la senda de ajuste en 2015, del 4,2% del PIB previsto al 5%, al efecto de la reforma fiscal y el adelanto a julio de ese año de la rebaja del IRPF.

Para 2016, el servicio de estudios de BBVA espera que la política fiscal "cambie de signo" y que, si en 2015 fue "claramente expansiva", este año el tono sea "neutral". Concretamente, que siga teniendo efectos negativos en la recaudación, pero que se vea compensada por un aumento de las bases imponibles y la mayor actividad económica.

Así, el ciclo veconómico olverá a impulsar la recaudación y se encargará de ir corrigiendo el deterioro de las cuentas públicas, aunque con el lastre heredado de la desviación de 2015, que será más pesado en 2016 que en 2017.

En este contexto, y dado que su previsión es que la economía crezca en un 2,7% durante los próximos dos años, "no haría falta posponer más de un año la consecución de los objetivos de déficit", ha indicado el economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech.

Más aún, ha indicado que de materializarse los sesgos al alza que observa BBVA Research en sus previsiones de crecimiento, la desviación del déficit público en 2016 "podría ser menor".

La desviación del déficit fue culpa de las rebajas fiscales

"Nuestras estimaciones apuntan a que en ausencia de políticas expansivas, las administraciones públicas podrían haber alcanzado el objetivo de déficit", ha ahondado Doménech. Y es que la entidad financiera estima que el impulso fiscal de 2015 superó el punto porcentual del PIB.

Concretamente, los ingresos público se vieron frenados por las rebajas fiscales hasta el 38,2% del PIB, cuatro décimas menos que en 2014. Además, las bonificaciones a la contratación indefinida compensaron los efectos positivos de la recuperación del empleo en las cotizaciones sociales.

Los ingresos público se vieron frenados por las rebajas fiscales hasta el 38,2% del PIB

Por otro lado, esta política fiscal contribuyó a corto plazo a incrementar el crecimiento económico el pasado año, pero supone en la práctica "traer el crecimiento futuro al presente, lo que significa menor crecimiento posterior", ha añadido Doménech.

Además, Doménech ha advertido de que la desviación del déficit sobrevenida por al política fiscal ha acarreado más "incertidumbre" sobre la capacidad de cumplimiento de España, lo que se refleja en un incremento de la prima de riesgo.

Concretamente, la entidad financiera calcula de que de haberse cumplido el objetivo de estabilidad en 2015 la deuda pública se situaría en el medio plazo en torno a seis puntos del PIB por debajo de lo esperado actualmente, lo que en términos de coste de deuda supone una reducción de casi 25 puntos básicos.

Más noticias de Economía