Público
Público

Bruselas marca distancias con el fondo de recuperación franco-alemán

Los 'halcones' del euro insisten que su posición no ha cambiado y se muestran listos “para ayudar a los países más afectados por la pandemia con préstamos”.

Marcas en el suelo para determinar la distancia social de seguridad a la entrada de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir
Marcas en el suelo para determinar la distancia social de seguridad a la entrada de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir

El Ejecutivo comunitario ha acogido de manera favorable el plan de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente francés, Emmanuel Macron, para reconstruir la economía europea tras la covid-19. Bruselas considera que va en la dirección adecuada y será de utilidad para avanzar en la propuesta que la presidenta, Ursula von der Leyen, pondrá encima de la mesa el 27 de mayo. Sin embargo, la Comisión ha avanzado que su plan cuenta con un sistema mixto de transferencias y préstamos, a diferencia de la propuesta franco-alemana.

La propuesta presentada el lunes por Berlín y París prevé la creación de un fondo de recuperación de la economía de la Unión Europea dotada con 500.000 millones de euros, conseguidos a través de la emisión de deuda por parte de la UE. Este dinero se canalizaría a través del presupuesto comunitario en transferencias a fondo perdido para los países y sectores más afectados por la crisis.

El portavoz jefe de la Comisión Europea, Eric Mamer, ha señalado que el Ejecutivo comunitario ha recibido de manera satisfactoria el plan presentado por Berlín y París, pero ha advertido que la propuesta que presentará Bruselas “no será un copia y pega del plan franco-alemán”. Ha aclarado que el Ejecutivo comunitario tiene previsto presentar un “sistema mixto de transferencias y préstamos” y que sigue en contacto con todos los Estados miembros.

A lo largo de las últimas semanas han sido muchos los tiras y afloja entre los distintos bloques en Europa. Sin ir más lejos, con este plan París reduce considerablemente su ambición, ya que hasta poco peleaba por un fondo dotado de un billón de euros, al igual que otros países como España. Sin embargo, ha conseguido que Berlín de su brazo a torcer y admita la emisión de deuda conjunta. Con esto Alemania se desmarca de sus compañeros Dinamarca, Holanda, Austria y Suecia, apodados como los halcones del euro.

Un desplante que no ha hecho temblar a sus antiguos compañeros de equipo. El canciller austriaco, Sebastian Kurz, se ha mostrado categórico en su cuenta de Twitter. Ha señalado haber tenido una charla interesante con sus homólogos de Dinamarca, Holanda y Suecia sobre la propuesta entorno al Fondo de Recuperación y ha insistido en que la posición de los halcones sigue sin cambios. “Estamos listos para ayudar a los países más afectados con préstamos”, ha puntualizado.

Reacciones europeas

El siempre diplomático Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, ha urgido a los primeros ministros y jefes de Gobierno a inspirarse en la iniciativa presentada por Alemania y Francia. “Reducir las diferencias en tiempos de crisis es una prueba de liderazgo y un buen arranque para futuras discusiones”, ha rematado.

En esta dirección se ha manifestado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que considera que el plan propuesto es un paso en la buena dirección, aunque ha recordado que para alcanzar un acuerdo en Europa hace falta unanimidad. Por ello ha pedido “a los 27 que trabajen con un espíritu de compromiso tan pronto como la Comisión presente su propuesta”.

No podrá ser hasta el 27 de mayo, fecha que la Comisión Europea ha marcado en rojo en el calendario para presentar el presupuesto de la Unión Europea para el periodo 2021-2027. Una fecha que se ha ido retrasando una y otra vez a lo largo de este mes, permitiendo que París y Berlín marquen la agenda europea en una ocasión más.

Entre las declaraciones que dejó la rueda de prensa de Merkel y Macron, está la insistencia de la canciller alemana en que las circunstancias requieren “un esfuerzo colosal”, a lo que añadió que “Francia y Alemania están dispuestos a hacerlo”. Dejó en una mala posición a su compatriota Ursula von der Leyen, jefa del Ejecutivo comunitario, que lleva retrasado su toma de decisión.

El presidente español, Pedro Sánchez, ha mostrado su satisfacción por la propuesta, “a través de subvenciones no reembolsables”. Ha señalado en su cuenta de Twitter que es “un primer paso en la buena dirección, en línea con algunas de sus demandas”. Así, ha añadido que espera que la propuesta de la Comisión “sea acorde a la magnitud de la crisis que afrontamos y dirigida especialmente a los países y sectores más tocados por la crisis”.

Más transparente se ha mostrado el ex ministro Javier Solana, que ha calificado la propuesta franco-alemana de “insuficiente en recursos”, aunque “rompedora en cuanto a que no se haga a través de préstamos”.

A pesar de que la propuesta franco-alemana dista de los borradores planteados por la Comisión Europea, este plan propone que sean subvenciones a fondo perdido y no préstamos reembolsables. Este plan recoge la emisión de deuda europea conjunta y propone que el dinero captado a través de los mercados se transferiría a los distintos países a través del presupuesto europeo. El plan pretende reforzar la “convergencia y competitividad” de las economías europeas, sin olvidar las líneas de la actual Comisión Europea, las transiciones ecológica y digital.

El vicepresidente económico, Valdis Dombrovskis, en su rueda de prensa al acabar la reunión de ministros de Economía y Finanzas, ha aclarado que el acceso a parte del fondo de recuperación iría ligado a una serie de reformas estructurales e inversiones supervisadas por la Comisión Europea, en el marco del semestre europeo. El comisario letón ha explicado que esto significaría que los países se comprometan a adoptar reformas económicas que modernicen sus economías y pongan al día las cuentas nacionales.

El vicepresidente ha adelantado que el tamaño total de este fondo será superior al billón de euros, entre transferencias directas y préstamos. Además, ha explicado que Bruselas está estudiando diferentes opciones para ver si existe alguna posibilidad legal de adelantar parte de la financiación para este año, a pesar de que el fondo esté vinculado al Presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027.

Más noticias de Economía