Público
Público

Carburantes Un ajuste fiscal disparará en enero el precio de la gasolina más de dos euros por depósito

El Gobierno central asume el Impuesto de Hidrocarburos autonómico para aplicar el máximo en todo el país, lo que encarecerá el combustible en ocho comunidades

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

Surtidor de gasolina en Madrid. REUTERS/Sergio Perez

Al constante aumento del precio de venta al público de los combustibles le espera en enero un doloroso empujón para los bolsillos que encarecerá de golpe en dos euros el coste de llenar un depósito de cincuenta litros, sea de gasolina o de gasoil, en medio país.

Para el 1 de enero del año que viene está prevista la entrada en vigor de una de las medidas incluidas en los actuales Presupuestos Generales del Estado, los últimos del Gobierno de Mariano Rajoy, presentada como una mera cuestión de “armonización tributaria” pero que, en la práctica, va a tener efectos directos en los bolsillos de los ciudadanos.

Tal y como informa la Agencia Tributaria en su portal, las comunidades autónomas dejan de ser titulares de una parte de ese impuesto que les permite gravar con hasta 4,8 céntimos cada litro de gasolina, gasoil, fuelóleo, queroseno, bioetanol y biodiesel que se despachan en su territorio. El tributo, que no tiene nada que ver con el derogado céntimo sanitario, pasará íntegramente al Estado, que ha modificado sus tipos de manera que a todos esos combustibles se les aplicará ese máximo de 4,8 céntimos por litro.

En la práctica, esa decisión conlleva que el litro de combustible subirá 4,8 céntimos (2,4 euros por cada repostaje de cincuenta litros) en Cantabria, Castilla y León, La Rioja, Navarra y País Vasco, las cinco únicas comunidades que hasta ahora no lo habían aplicado; que el aumento sea de 2,4 céntimos en Aragón (1,2 euros por depósito), 3,1 en Madrid (1,55) y de 0,96 en Extremadura (48 céntimos), que habían optado por subidas parciales, mientras que no tendrá efectos prácticos en el resto de comunidades, que ya aplican el tipo máximo. En Canarias hay una regulación específica.

Casi cinco céntimos por litro 

“Va a haber una armonización, pero hacia arriba”, explica Pilar Soto, presidenta de la Asociación de Estaciones de Servicio de Aragón (Aesar), que explica cómo “desaparece la figura del tramo autonómico pero en realidad se integra en el estatal”.

La gasolina y el gasóleo encaran una subida de casi 12 y 14 euros por depósito en dos años

“Se va a armonizar el impuesto y van a desaparecer las diferencias entre comunidades, pero el combustible va a ser mucho más caro para el ciudadano”, añade.

De hecho, esa subida de hasta 4,8 céntimos por litro llegará después de que en los primeros nueve meses de este año el precio de venta al público de la gasolina se haya encarecido en 8,35 (un 6,6%) y el gasoil en 8,46 (un 7,2%), al pasar sus precios de 1,2535 y 1,1618 euros el litro en enero a 1,3365 y 1,2464 en septiembre, según los datos del Ministerio de Industria.

Y a esa escalada se le une la del año anterior, en el que el precio medio de la gasolina subió 6,6 céntimos por litro (de 115,2 a 121,8) y el del gasóleo lo hizo en 8,5 (de 101,5 a 110,1).

Así, en apenas dos años, entre los cierres de 2016 y de 2019, la gasolina habrá subido de 1,152 a 1,3365 y el gasóleo habrá pasado de 1,015 a 1,2464: un encarecimiento de 18,45 y 23,14 céntimos por litro, respectivamente, que suponen 9,22 y 11,57 euros por cada depósito de cincuenta litros, a los que habrá que sumar, además de las variaciones de octubre a diciembre, hasta 2,40 más en medio país a partir de enero.

Los autónomos reclaman medidas para el colectivo

Los ingresos del Estado por el Impuesto de Hidrocarburos se ha disparado en más de mil millones de euros en los tres últimos años, en los que pasó de los 9.724 de 2014 a los 10.881 de 2017, según recoge el último Informe Anual de Recaudación Tributaria.

Ese aumento del 11,89% se debió, entre otros motivos, a un mayor consumo, la subida de los precios, el fin de las exenciones al biodiésel y de las devoluciones por el céntimo sanitario y la limitación de los reintegros en el caso de la agricultura.

Entre los principales damnificados por esas subidas del precio de los combustibles se encuentran los trabajadores autónomos, que están soportando incrementos de costes que en ocasiones superan los 600 euros anuales y que con la subida de enero pasarían de mil. Las devoluciones del tributo se limitan a los vehículos de transporte de más de 7,5 toneladas y a los agricultores, pero no benefician al resto de automóviles de uso profesional.

Esa situación ha provocado las quejas de organizaciones como UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), cuyo presidente, Eduardo Abad, considera que “el elevadísimo y desproporcionado encarecimiento de los costes energéticos está suponiendo una sangría para el colectivo”.

“La subida del diésel va a conllevar un notable incremento de los costes para los autónomos, y la subida de enero lo va a complicar más”, señala Abad, que confía en que esa decisión pueda modificarse en los nuevos Presupuestos Generales del Estado.

UPTA ha pedido formalmente al Gobierno que articule medidas para que esas subidas de precios “tengan un impacto menor en colectivos como en de los autónomos, que tienen la necesidad de utilizar vehículos para trabajar”, y para los que reclaman e acceso al gasóleo profesional. Sin embargo, añade, “no dan señales de tener una solución”.