Público
Público

El ‘caso Cabieces’ y la subida del 73% del sueldo de su presidente ensombrecen la solvencia de Kutxabank

La Plataforma por una Banca Pública alerta de que el nuevo rumbo podría traer graves consecuencias a la compañía

Publicidad
Media: 4
Votos: 6

EFE

Donostia.- Kutxabank es el banco español con mayor solvencia. Así lo determinaron todos los parámetros incluidos en los test de estrés del Banco Central Europeo y la Autoridad Bancaria Europea el pasado mes de octubre. Desde entonces, la entidad surgida de la unión de las tres cajas de ahorro vascas ha presumido de esa condición ante la opinión pública y los ahorradores, si bien desde hace apenas unas semanas su imagen se ha visto empañada por sendas polémicas que amenazan su prestigio y la confianza depositada por sus clientes.

La principal la destapó la nueva presidencia del banco encabezado por Gregorio Villalabeitia, al denunciar al predecesor de éste, Mario Fernández, por los generosos pagos irregulares realizados durante años al exdelegado del Gobierno en el País Vasco, el socialista Mikel Cabieces, a través de un despacho de abogados laboralistas. Lejos de negar la mayor Fernández, que como el exdirigente del PSE ya ha declarado ante los tribunales, justificó dichos pagos aludiendo a una “ley no escrita” que según él “ha funcionado con todos los gobiernos y todos los partidos durante los últimos 30 años”, por la cual se vio obligado a ayudar a Cabieces por haber estado éste “en primera línea de la lucha antiterrorista”. Actuó de esa manera, añadía en un comunicado, porque así se lo pidió el PP vasco.

El caso ha provocado un auténtico revuelo político y mediático en el País Vasco, aunque en el arco parlamentario tan sólo EH Bildu se ha manifestado a favor de la creación de una comisión de investigación que esclarezca los supuestos “acuerdos políticos oscuros” puestos en marcha dentro de Kutxabank en los últimos años. La coalición ha llegado incluso a plantear una recogida de firmas por internet para impulsar dicho órgano parlamentario. Pero el PNV, el PSE y el PP no la ven necesaria y abogan por esclarecer lo ocurrido por la vía judicial.

Gregorio Villalabeitia se ha incrementado el salario un 73% y ha pasado de los 463.500 que cobraba su predecesor Mario Fernández, a percibir unos 800.000 euros brutos anuales.

Al escándalo relacionado con el exdelegado del Gobierno en el País Vasco se ha sumado en los últimos días la noticia sobre la astronómica subida de sueldo del actual presidente del banco. Desde su llegada a la presidencia de Kutxabank a finales del año pasado, Gregorio Villalabeitia se ha incrementado el salario un 73% y ha pasado de los 463.500 que cobraba su predecesor Mario Fernández, a percibir unos 800.000 euros brutos anuales.

Todos estos movimientos se siguen con atención desde la Plataforma por una Banca Pública, que siempre ha reivindicado la necesidad de que las cajas de ahorro fueran entidades públicas, y que desde el inicio del proceso se mostró en contra y advirtió de los peligros de la creación de Kutxabank. Uno de sus miembros, Carlos Sánchez Mato, que también forma parte de ATTAC en Madrid, pone incluso “en solfa” la consideración del banco vasco como el más solvente del Estado, teniendo en cuenta “las estrategias” que ponen en práctica las entidades bancarias a la hora de afrontar esos test de estrés del BCE. En declaraciones a Público, sí reconoce que Kutxabank fue el que mejor salió parado de esas pruebas, pero advierte de que “no hay motivos para presumir de nada”.

El llamado ‘caso Cabieces’ ha supuesto, además, una nueva mancha en la corta trayectoria del banco. “Ha dejado en evidencia la utilización pública que han hecho los políticos de las cajas de ahorro que cuando eran tales ya eran entidades de derecho privado. Pero no lo hicieron en beneficio del interés general sino que las cajas o los bancos derivados de ellas han sido cooptados y aprovechados desde el punto de vista personal”. En su opinión, los cerca de 243.000 euros que supuestamente recibió Mikel Cabieces de Kutxabank en mensualidades de 6.000 euros, suponen “una moneda de cambio para pagar favores políticos”. “Esto está mal tanto en el ámbito público como en el privado”, matiza.

“Si hay alguna persona que ha prestado servicios al Estado, el reconocimiento tiene que ser público”,

De “aberración” tilda Sánchez Mato que Mario Fernández hiciera alusión a la lucha antiterrorista en el comunicado en el que justificó esos pagos al exdelegado del Gobierno. “Si hay alguna persona que ha prestado servicios al Estado, el reconocimiento tiene que ser público”, advierte. A su juicio, la utilización del terrorismo de ETA por el exdirector de Kutxabank responde a la intención de éste de “aprovechar el tema para evitar las críticas y acallar las denuncias” que pesan contra él por esas prácticas recientes. “Se trata de una versión muy alejada de la realidad que tiene un objetivo muy concreto: evitar que nadie pueda ir en su contra”, señala.

Fernández se enfrenta por ello a un posible delito de malversación de fondos públicos. Carmén Adán, la fiscal vizcaína que ha tomado declaración a todos los implicados, ya ha visto indicios de delitos en las mencionadas prácticas a pesar de las justificaciones de Mario Fernández que arremete contra su sucesor por su aparente deslealtad.

Desde la Plataforma por una Banca Pública alertan también de la importante subida de sueldo de Villalabeitia. Sánchez Mato asegura que esa medida “va en el camino que han seguido otras entidades y cuyo resultado está ahí”. Se refiere a bancos rescatados como Catalunya Caixa o Caja Madrid, donde las exageradas subidas de sueldo de sus directivos fueron “parte del asalto” que, posteriormente, originó el colapso de esas cajas y el consiguiente “crack” de parte del sistema financiero español. La subida de sueldo, añade el también miembro de ATTAC, “es absolutamente injustificado y está fuera de lugar”.

El pasado martes, la Plataforma contra la privatización de Kutxabank exigió que se hagan públicos “de inmediato” los sueldos asignados a los tres presidentes de las fundaciones bancarias de BBK, Kutxa y Caja Vital integradas en el banco, tras conocer la “desorbitada cifra” del salario de su presidente, informa EP. La privatización de Kutxabank está siendo, según ellos, el "caldo de cultivo para tratos de favor, pago de voluntades y la utilización de cargos para beneficio personal y partidario".