Público
Público

La CNMC carga contra los principales operadores de telefonía por las continuas subidas de las tarifas 

Competencia denuncia que Telefónica, Orange y Vodafone han incrementado sus precios pese a darse una mayor competencia en el mercado y la irrupción de MásMóvil. La CNMC asegura que se trata de un caso único en Europa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

José María Marín Quemada en la Jornada Anual de la Competencia. EUROPA PRESS

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, ha mostrado su preocupación por que los principales operadores de telefonía en España continúen subiendo sus precios, al contrario de lo que sucede en el resto de la Unión Europea.

Así lo ha señalado durante su intervención en las jornadas 'La economía ante el blockchain. Lo que está por venir' organizadas por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas Económicos (Apie) esta semana en Santander, donde ha criticado el "fuerte empaquetamiento" que ofrecen los principales operadores en España.

El presidente de la CNMC ha explicado que los precios bajaron cuando había cuatro y cinco operadores y que subieron cuando hubo tres. Cuando entró en juego el cuarto -MásMóvil-, con una política de marketing "muy agresiva", Marín Quemada ha resaltado que los precios "no han empezado a bajar", sino que los principales operadores han lanzado al mercado segundas marcas para ofrecer otros productos distintos de menor precio, mientras que los productos principales se han encarecido en un "fenómeno exclusivo en España", que es el del empaquetamiento de productos.

Según ha explicado Marín Quemada, en Europa no suben los precios a coste de la "mayor calidad" que dicen ofrecer los operadores. "Es cierto que están ofreciendo más calidad dentro de sus paquetes y ofertas de la mano de una tecnología vanguardista, pero la pregunta es si todo el mundo necesita eso que le están ofreciendo y si no preferiría pagar un poco menos y tener menos velocidad", ha cuestionado.

El precio de los paquetes aumentó un 6,5% en 2017

El gasto total en servicios de telecomunicaciones electrónicas de los hogares que contrataron un paquete quíntuple, que incluye la telefonía y la banda ancha móvil y fija y la televisión de pago, alcanzó los 78,7 euros mensuales a finales de 2017, lo que supone un incremento del 6,5% en relación al año previo.

Según los resultados del 'Panel de Hogares' de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, este gasto también incluye otros gastos facturados, por valor de 13,4 euros, como los asociados a las líneas móviles de pospago no empaquetadas o los consumos en exceso de las tarifas planas y otros servicios adicionales que el hogar puede contratar en el paquete, como más canales de televisión.

El incremento se debe a la tendencia creciente de contratar más líneas móviles, que ha pasado de 1,8 por hogar a 2,4. Además, también se han producido mejoras en las prestaciones de estos paquetes quíntuples, como el incremento de la velocidad de banda ancha fija o los aumentos en la capacidad de datos en el móvil.

Por otra parte, el gasto total de los hogares con un paquete cuádruple, que no incluye la contratación de televisión de pago, disminuyó ligeramente, hasta alcanzar los 53,6 euros al mes, desde los 53,7 euros mensuales en 2015.

Son cada vez más los hogares que disponen de todos los servicios de telecomunicaciones

El informe también arroja que son cada vez más los hogares que disponen de todos los servicios de telecomunicaciones, es decir, del paquete quíntuple, que ya alcanza al 31% del total. No obstante, el paquete más escogido sigue siendo el cuádruple, que lo tiene el 48% de los hogares. Aquellos que solo disponen de teléfono sigue decayendo, hasta representar únicamente el 11,7% de los hogares.

Respecto a la penetración de la fibra óptica, ya hay un 48,1% de los hogares que disponen de ella, en contraposición con poco más del 20% del año 2015. De forma contraria, el ADSL ha pasado de estar presente en casi el 70% de los hogares hace tres años a apenas estar en el 36% en el último trimestre de 2017.

"A nosotros lo que nos preocupa es que las ofertas sean replicables y que los precios sean razonables. Si pueden bajar, que además bajen", ha defendido el presidente del regulador, quien considera que cuando llegue el momento de cambiar las restricciones del operador dominante, "se hará".

En su opinión, un aumento de la competencia debe suponer una menor regulación, una idea que se debe aplicar a todos los sectores y que debe aplicarse, en concreto, en el sector de las telecomunicaciones. "Es un sector en el que está aumentando la competencia y, por tanto, debe disminuir la regulación", ha señalado.

Según la CNMC, la regulación debe ir disminuyendo en los mercados a medida que se instala la competencia. "No tiene sentido una competencia alta y una regulación alta en los mercados. Si la regulación es excesiva, estorba el crecimiento y, por tanto, el bienestar que viene detrás", ha indicado.

Sin trato especial para el pequeño comercio

En un contexto de transición tecnológica, el presidente de la CNMC ha reconocido que desconoce los desafíos del mañana y el impacto de los cambios que se están produciendo. "Estamos metiéndonos en esas nuevas formas de comercio y de competir para las que no estábamos preparados", ha señalado Marín Quemada, quien ha explicado que las reglas actuales son "algo antiguas" para hacer frente a los nuevos retos.

Por otro lado, Marín Quemada ha rechazado que el pequeño comercio deba tener "unas defensas especiales frente a grandes superficies" y se ha mostrado partidario de la libertad de horarios. "Esto es el mercado, lo que no podemos es prohibir el comercio por Internet y de las grandes superficies para favorecer al pequeño comercio con unos horarios impropios en nuestro tiempo, que no están recogidos en la normativa legal", ha dicho.