Público
Público

Economía española El crecimiento del PIB se modera a una tasa no vista desde finales del año 2014

La economía creció un 0,6% en el segundo trimestre del año 2018, una tasa similar a la del trimestre anterior, pero si lo hizo fue gracias al empuje de la inversión ya que el consumo se ha estancado. En el último año, el PIB ha crecido un 2,5%

El ministra de Economía, Nadia Calviño, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso de los Diputados. EFE/ Fernando Villar

Público | agencias

El crecimiento de la economía española pierde fuerza. El PIB creció un 0,6% en el segundo trimestre del año 2018, una tasa similar a la del trimestre anterior, pero si lo hizo fue gracias al empuje de la inversión, ya que el consumo prácticamente se estancó. La tasa interanual se situó en el 2,5%, tres décimas menos que en el trimestre anterior, según la Contabilidad Nacional Trimestral publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La cifra anual del crecimiento es la más baja desde el último trimestre de 2014.

Debido a la revisión de la Contabilidad Nacional Anual de España, se han revisado las series desde el primer trimestre de 2015. De este modo, con la serie revisada en la mano, el PIB mostró tanto en el primer trimestre del año como en el segundo un crecimiento similar, del 0,6%. En cambio, la tasa interanual del primer trimestre se ha revisado una décima al alza, desde el 2,7% al 2,8%. De ahí que la desaceleración en el ritmo interanual del crecimiento económico haya sido de tres décimas en el segundo trimestre, al pasar del 2,8% al 2,5%.

La demanda nacional aportó 3,3 puntos al crecimiento del PIB interanual en el segundo trimestre, dos décimas más que en el trimestre anterior, en tanto que la demanda externa restó ocho décimas al crecimiento, cinco décimas inferior a la del trimestre anterior.

El PIB a precios corrientes se situó en el segundo trimestre en la cifra trimestral récord de 300.193 millones de euros, superando por primera vez la barrera de los 300.000 millones de euros.

La renta nacional bruta creció un 0,8% respecto al primer trimestre, siete décimas más que en el trimestre precedente, mientras que la renta nacional bruta disponible avanzó un 0,9%, nueve décimas más que entre enero y marzo. En valores interanuales, la renta nacional bruta creció un 3,4%, cuatro décimas menos que en el trimestre anterior. También la renta nacional bruta disponible desaceleró su crecimiento interanual, desde el 3,9% al 3,5%.

El consumo de los hogares apenas crece

Los dos principales componentes de la demanda nacional (consumo e inversión) mostraron en el segundo trimestre tasas positivas interanuales, aunque con diferentes tendencias: el consumo aumentó un 2,2%, siete décimas menos que en el trimestre anterior, mientras que la inversión aceleró su avance anual hasta el 7,7%, desde el 3,9% anterior.

Según los datos del INE, el consumo de los hogares desaceleró ocho décimas su crecimiento trimestral entre abril y junio, desde el 0,9% al 0,1%, su menor avance desde el primer trimestre de 2014. Al mismo tiempo, el gasto público moderó siete décimas su crecimiento trimestral, hasta el 0,1%, encadenando seis trimestres de alzas.

Por su parte, el gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro volvió a tasas negativas tras cuatro trimestres en positivo: bajó un 0,3% entre abril y junio, en contraste con el aumento del 1,4% que experimentó en el primer trimestre.

Por el contrario, la inversión aceleró su crecimiento trimestral  desde el 1,1% al 3,5%, gracias a la inversión en maquinaria y bienes de equipo, que avanzó un 6,5% en el segundo trimestre, frente al retroceso del 0,1% del trimestre anterior. Al mismo tiempo, la inversión en vivienda y construcción aceleró una décima su avance trimestral, desde el 2,1% al 2,2%..

Además, el peor comportamiento del sector exterior fue consecuencia de un menor crecimiento de las exportaciones (1,1 puntos menos hasta el 2,3%), derivado de la menor demanda tanto de bienes como de servicios y, dentro de estás, del gasto de los no residentes.

Las importaciones, por su parte, aceleraron cinco décimas su crecimiento hasta el 5,2%, por la mayor demanda de bienes, mientras que se moderó la de servicios, así como el gasto de españoles en el resto del mundo.

La evolución del empleo sólo fue mejor en el sector de la construcción respecto al trimestre precedente, mientras que se mantuvo en los servicios y empeoró en la agricultura y la industria. El empleo aumentó el 0,8% en tasa trimestral, tres décimas superior al alza del trimestre precedente, mientras que en tasa interanual moderó una décima su crecimiento, hasta el 2,5 %, lo que supone un incremento neto de aproximadamente 441.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

Más noticias de Economía