Público
Público

El Deutsche Bank eliminará 18.000 empleos en una reestructuración radical que le costará 7.400 millones de euros

La entidad alemana espera una pérdida neta de 2.800 millones de euros en el segundo trimestre.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

La sede central del Deutsche Bank en Frankfurt. /REUTERS

Deutsche Bank planea recortar 18.000 empleos en una gigantesca reestructuración por 7.400 millones de euros (8.300 millones de dólares) que busca recuperar el ímpetu del atribulado prestamista alemán.

Así lo anunció hoy el consorcio tras una reunión del Consejo de Vigilancia. La reestructuración deberá estar terminada a finales de 2022 y se calcula que tendrá un costo de 7.400 millones de euros. Al final del proceso de reestructuración el Deutsche Bank tendrá cerca de 74.000 empleados en todo el mundo.

Ya en la asamblea general de mayo el presidente del consorcio, Christian Sewing, había anunciado duros recortes en el sector de la banca de inversión que incluirían negocios con acciones y divisas y asesoría en fusiones de empresas y en salidas a bolsa.

En los años anteriores a la crisis financiera la banca de inversiones era uno de los sectores más lucrativos para el Deutsche Bank y aportaba buena parte de los beneficios del consorcio. El plan representa una importante marcha atrás en las operaciones de Deutsche Bank, que durante años intentó competir como una gran fuerza en Wall Street.

Sin embargo, la crisis de 2008 sacó a relucir los aspectos negativos de esos negocios y el Deutsche Bank se ha visto abocado a pagar miles de millones de dólares en multas. En los dos últimos trimestres el sector de la banca de inversiones del Deutsche Bank tuvo pérdidas.

Pérdidas netas de 2.800 millones de euros

La entidad espera una pérdida neta de 2.800 millones de euros en el segundo trimestre, como resultado de los cargos por la reestructuración. Más allá del esperado recorte en las acciones, Deutsche dijo que reducirá también algunas de sus operaciones de renta fija, un área considerada tradicionalmente como una de las fortalezas del banco. Asimismo, creará una nueva unidad para disminuir de forma paulatina sus activos no deseados, con un valor de 74.000 millones de euros en los considerados riesgosos.

El presidente ejecutivo, Christian Sewing, apuntó a una gran reestructuración en mayo, cuando prometió a los accionistas "fuertes recortes" en la banca de inversión después de que el Deutsche no logró cerrar una fusión con su rival local Commerzbank.

La reestructuración, una de las muchas que ha afrontado la entidad en los últimos años, pone de manifiesto que el Deutsche aceptó su incapacidad para seguir el paso de grandes de Wall Street como JP Morgan Chase & Co y Goldman Sachs.

Sewing calificó el paquete como "la transformación más fundamental" que acomete la firma en décadas. "Esto es un reinicio", indicó.