Público
Público

Economía española El Banco de España eleva al 2,4% su previsión de PIB para 2019, pero prevé una desaceleración hasta 2021

La institución también eleva su previsión de aumento del empleo, pero sigue advirtiendo de los efectos negativos de la subida del salario mínimo pese a que por ahora éstos no han ocurrido y pese a que el Gobierno ya le pidió una rectificación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco de España en una imagen de archivo.- REUTERS

El Banco de España ha elevado dos décimas, hasta el 2,4%, su estimación de crecimiento del PIB para este 2019, después de que en el primer semestre la evolución de la economía haya sido mejor a la esperada y tras constatar que el deterioro exterior no frenará su avance, aunque persiste ese riesgo. En la actualización de sus proyecciones macroeconómicas para el trienio 2019-2021 publicadas este viernes, el Banco de España mantiene que el crecimiento de la economía se desacelerará —según sus previsiones— al 1,9 % en 2020 y al 1,7 % en 2021. 

La autoridad monetaria apunta que revisa ligeramente al alza su estimación de PIB para este año respecto a sus estimaciones del mes de marzo debido a que la economía española creció en el primer trimestre un 0,7%, una décima más de lo estimado inicialmente, y para el segundo trimestre espera un incremento del 0,6%, también una décima superior a la proyección anterior. 

En 2019, el crecimiento va a seguir apoyándose en la fortaleza del gasto de los hogares —aunque con tendencia a moderarse— y en el dinamismo de la inversión empresarial, en tanto que el incremento del empleo será del 2%, cuatro décimas superior al anteriormente previsto por la entidad, y la tasa de paro de paro será una décima inferior (13,8 %).

Como consecuencia de todo ello, asegura que el ritmo de avance de la economía seguirá superando "holgadamente" su tasa potencial, lo que permitirá que siga reabsorbiéndose el "todavía elevado" volumen de desempleo.

No obstante, El Banco de España prevé que el crecimiento del PIB evolucione dentro de una "senda de gradual desaceleración" a lo largo del horizonte de proyección (2019-2021), como consecuencia de la "atenuación progresiva" de los efectos expansivos de las medidas de política monetaria adoptadas en los últimos años, el "agotamiento paulatino" del efecto expansivo de las medidas presupuestarias adoptadas en 2018 y la moderación del consumo de los hogares y el repunte de su tasa de ahorro, junto con el mantenimiento de un "elevado grado de incertidumbre global". 

En cuanto a la evolución del mercado de trabajo, el Banco de España también ha elevado al alza su previsión de aumento del empleo, hasta el 2% este año, cuatro décimas más que la estimación de marzo, y ha mantenido en el 1,6% el crecimiento previsto para 2020 y 2021. De esta forma, la tasa de paro cerrará este año en el 13,8%, una décima menos que la previsión anterior, y se situará al final del periodo (2021) en el 11,8%, tres décimas menos que lo estimado en marzo.

A pesar de esta mejora de las previsiones, sigue advirtiendo de que los efectos de la subida del salario mínimo tenderán a "moderar el dinamismo del empleo en los próximos trimestres", aunque admite que el incremento de la ocupación permitirá que continúen observándose reducciones adicionales de la tasa de paro, aunque estas se verán atenuadas por el repunte de la población activa.

En cuanto a la evolución del déficit público, el Banco de España ha mejorado también sus previsiones. Así, estima que el déficit cerrará este año en el 2,4% del PIB, una décima menos que su estimación inicial, para situarse en el 1,8% en 2020 y el 1,6% en 2021, dos décimas menos que lo que había estimado en marzo.