Público
Público

EEUU ya no considera a la andorrana BPA una entidad de lavado de dinero

El Tesoro de EEUU levanta el veto al banco tras su proceso de reestructuración y  ya no supone "una amenaza para el sistema financiero" estadounidense

Logo de la entidad andorrana BPA. REUTERS

PÚBLICO

MADRID.- El organismo del Tesoro estadounidense de lucha contra la delincuencia financiera (FinCEN, o Financial Crimes Enforcement Network, según su nombre en inglés) ha anunciado este viernes el levantamiento de las acusaciones de blanqueo de dinero que había presentado en marzo de 2015 contra Banca Privada d'Andorra (BPA). En un comunicado, el Tesoro de EEUU señala que el funcionamiento de la Banca Privada de Andorra (BPA) "ya no representa una amenaza para el sistema financiero estadounidense", y deja de considerarla por tanto como a una institución financiera dedicada a actividades de lavado de dinero.

El FinCEN  avala, de ese modo,  el proceso seguido desde marzo pasado por las autoridades andorranas en relación con BPA, que no volverá a ser operativa y permanecerá bajo el control de la Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (AREB).  Por ello, el Tesoro estadounidense ha anunciado que no se aplicará a BPA ninguna medida especial bajo la Sección 311 de la USA Patriot Act a las operaciones financieras de Vall Banc, la entidad creada por las autoridades andorranas para concentrar los activos no tóxicos de BPA.

El organismo estadounidense se congratula de que "las autoridades andorranas han asumido la gestión de BPA, detenido al presidente ejecutivo acusado de blanqueo y se encuentra en la fase final de un plan de liquidación que aísla activos y clientes que suponen una preocupación de blanqueo de capitales".


El FinCEN había acusado en marzo de 2015 a BPA, cuarto banco de este pequeño principado de los Pirineos enclavado entre España y Francia, de haber facilitado el blanqueo de miles de millones de dólares de las mafias rusa y china, así como de la petrolera estatal venezolana PDVSA.

Las autoridades financieras de Andorra intervinieron entonces el banco, y detuvieron a  su consejero delegado, Joan Pau Miquel Prats. Andorra creó una Agencia de Estado de Reestructuración y Resolución de Entidades Bancarias (AREB), que separó los activos tóxicos de los sanos. La operación culminó con la colocación de estos últimos en Vall Banc y la puesta en venta de esta nueva entidad. En España, BPA controlaba Banco de Madrid, que también fue intervenido y liquidado.

El ministro portavoz del Gobierno andorrano, Jordi Cinca, durante una comparecencia en la que valorado el pronunciamiento del FinCEN sobre la entidad BPA. EFE/ANA

Para el Govern de Andorra, este anuncio demuestra que la hoja de ruta escogida e implementada por las instituciones andorranas "era la decisión adecuada para garantizar la resolución ordenada de la entidad afectada, contener los riesgos para los clientes de la entidad y asegurar la estabilidad de la plaza financiera andorrana".

Así, el ministro portavoz, Jordi Cinca, ha puesto de manifiesto que el pronunciamiento del FinCEN servirá para "acelerar y acabar de concretar" la búsqueda de corresponsales que permitan que el banco puente (Vall Banc) sea operativo y por tanto, lo ha calificado de "altamente satisfactorio". Además, ha manifestado que se trata de una "muy buena noticia para los clientes" legítimos, es decir, aquellos libres de sospecha de blanqueo, ya que podrán operar con total normalidad en el banco puente, que además no será objeto de ninguna medida especial.

Cronología de la crisis

El 10 de marzo del año pasado, el FinCEN emitió una primera nota en la que calificaba a BPA de preocupación de primer orden en materia de blanqueo de capitales, tras lo que el INAF, como supervisor del sistema financiero, acordó el 11 de marzo una intervención preventiva de la entidad mediante el nombramiento de dos interventores.

Ante el cierre de los mercados, el 12 de marzo el Inaf acordó la suspensión provisional de la cúpula de la entidad, nombrando tres administradores.

El 2 de abril el Consell General aprobó la Ley de medidas urgentes para implantar mecanismos de reestructuración y resolución de entidades bancarias, por medio de la cual se creó la Areb y se inició el proceso de resolución de BPA.

El proceso ha consistido, principalmente, en un análisis pormenorizado de los activos, pasivos y clientes de BPA y en la segregación de los activos, pasivos y clientes legítimos para integrarse posteriormente en Vall Banc, entidad financiera creada por la Areb a tales efectos.​