Público
Público

ERE en Caixabank CaixaBank plantea un ERE para despedir a 2.157 trabajadores, un 7,3 % del total

La entidad quiere cerrar una cada cinco sucursales para, asegura, potenciar el nuevo modelo de oficinas urbanas, fortalecer la red rural y reforzar los servicios digitales. El pasado mes de diciembre los sindicatos ya anticiparon que el cierre de una parte de la red de oficinas supondría el despido de 2.000 personas

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

Una oficina de Caixabank en Barcelona. (REUTERS | Yves Herman)

La dirección de CaixaBank ha planteado a los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de 2.157 personas —un 7,3% de su personal—, en el marco del nuevo Plan Estratégico 2019-2021, que contempla una reducción del 18% de la red de oficinas, según han confirmado tanto la propia entidad como los sindicatos.

CaixaBank ha presentado esta propuesta a los sindicatos en la reunión mantenida durante este miércoles por la mañana, con la firme voluntad de llegar a un acuerdo consensuado tras el proceso de negociación abierto el pasado 10 de enero.

El objetivo del ajuste es potenciar el nuevo modelo de oficinas urbanas, fortalecer la red rural y reforzar los servicios digitales, han apuntado fuentes del banco.

Aunque CaixaBank da trabajo a un total de 37.511 empleados, incluyendo al portugués BPI y a sus filiales, el personal del banco español es de 29.508 personas, por lo que el ajuste anunciado supone ese 7,3% de la nómina.

Según fuentes sindicales, de este excedente de 2.157 personas, un total de 1.913 personas serían de la red de oficinas de toda España y otras 244 personas de apoyo a esa red. El pasado mes de diciembre los sindicatos ya anticiparon que el cierre de una parte de la red de oficinas supondría el despido de 2.000 trabajadores.

Sin embargo, quedarían fuera del ajuste las provincias de Barcelona y Teruel, así como los servicios centrales del banco.

CaixaBank anunció el pasado 27 de noviembre en Londres, donde presentó su plan estratégico hasta 2021, que preveía reducir en los próximos tres años 821 oficinas urbanas, un 18% de la red actual, si bien fuentes sindicales aseguran que en la reunión de hoy se ha puesto sobre la mesa el cierre de 793.

Entonces, el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, ya dijo que ello implicaría un ajuste de plantilla y garantizó que el recorte de personal se haría de forma negociada con los sindicatos, y esa sigue siendo la voluntad del banco, según fuentes de CaixaBank.

El banco ha trasladado este miércoles a los sindicatos que quiere extender el modelo de oficina store en las áreas urbanas y ampliarla hasta las 700, así como consolidar el modelo AgroBank en el ámbito rural, que ya suma más de 1.000 oficinas, según las mismas fuentes.

En esta línea, el banco apuesta por mantener sus oficinas en las poblaciones con menos de 10.000 habitantes, aunque con menos costes, según los sindicatos.

Al mismo tiempo, quiere aumentar la atención remota al cliente, el llamado servicio inTouch, para pasar de los 900 gestores actuales a 2.000.