Público
Público

El Frob ve delito en los altos sueldos de la cúpula de Caja Madrid

Cree que Blesa y Rato y otros ejecutivos han podido cometer administración desleal y apropiación indebida por el desvío de casi 15 millones de euros.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa.- EFE

Un informe forensic — un informe de auditoría forense, según se denomina en este ámbito profesional—de la auditora PrizeWaterhouse Coopers (PwC) al que ha tenido acceso Público, ha determinado que quince exdirectivos de la antigua Caja Madrid —embrión de Bankia— cobraron de forma irregular 15 millones de euros. El Fondo de Reestructuración Bancaria (Frob), que encargó el informe, cree que estas altas remuneraciones pueden ser un delito y ya ha puesto el asunto en manos de la Fiscalía Anticorrupción.

El informe de PwC detecta cuatro grandes irregularidades que sustentan la denuncia del Frob y confirman la desviación millonaria a favor de 15 exdirectivos

El Frob cree que estos directivos, entre los que están Miguel Blesa y Rodrigo Rato, los dos últimos presidentes de Caja Madrid, pueden constituir posibles delitos de administración desleal y apropiación indebida, según cuenta el diario Expansión en su edición de este martes.

El informe de PwC detecta cuatro grandes irregularidades que sustentan la denuncia del Frob y confirman la desviación millonaria a favor de Miguel Blesa, su entonces presidente, y de su círculo de confianza.

La primera es que en 2008 ocho exdirectivos de la caja madrileña se subieron el sueldo un 16% cuando el Consejo había fijado la subida salarial en el 4%. Además, entre 2007 y 2008 esos mismos exdirectivos cobraron 940.000 euros en retribuciones variables "sin que se estableciese unos objetivos concretos".

A todo ello hay que añadir el mal uso de los Fondos de Pensiones: la Caja Madrid de Blesa y Rato regaló a sus altos directivos 4,37 millones de euros para pensiones.

Finalmente, hay otra irregularidad que resulta ser la más gravosa para la propia Caja Madrid: Blesa y su círculo se repartieron nueve millones de euros en indemnizaciones irregulares.