Público
Público

Hacienda calcula que el impuesto al diésel supondrá 3,3 euros más al mes al consumidor

"Espero que no tenga una repercusión importante en el bolsillo del consumidor" ha dicho la ministra de Hacienda María Jesús Montero. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La subida al impuesto del diésel va a significar un aumento de 38 euros por cada mil litros - Reuters

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha avanzado este viernes que la subida del impuesto al diésel que contempla el Gobierno va a significar un gasto adicional de unos 3,3 euros mensuales para el consumidor que haga unos 15.000 kilómetros anuales y tenga un vehículo con una antigüedad media.

En declaraciones a RNE, la ministra ha explicado que la subida va a ser de 38 euros por cada mil litros de combustible, al tiempo que ha insistido en que el incremento de precio del diésel no afectará a los profesionales del transporte.

"Espero que no tenga una repercusión importante en el bolsillo del consumidor (...) va a ser su granito de arena para que nuestros nietos puedan disfrutar de un planeta verde", ha añadido.

Sobre la eliminación del impuesto a la generación eléctrica avanzada ayer por la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, la titular de Hacienda ha dicho que tendrá un coste del entorno de 1.000 millones de euros para el erario público.

Además, ha avisado de que Hacienda estará "muy vigilante" para garantizar que la supresión de este impuesto se repercuta en la factura, porque el objetivo final de esta medida es abaratar el coste de la electricidad a los usuarios.

El precio del diésel bajó desde el 2014 hasta el año pasado, que ha estado subiendo hasta agosto de este año. 

Una medida fundamental para los ecologistas

Las asociaciones ecologistas consideran necesaria la puesta en marcha del impuesto al diésel para conseguir la reducción de emisiones contaminantes. Señalan que las ventajas fiscales de las que hasta ahora se han beneficiado este tipo de combustibles han perjudicado enormemente la movilidad sostenible.

No obstante, recuerdan que la decisión anunciada por la ministra de Hacienda entra dentro de un conjunto políticas que España debería llevar a cabo. Solo cumpliendo una serie de medidas, el país podrá alcanzar los objetivos de reducción de emisiones que ha estado marcando la Unión Europea. 

Además temen que a partir de la implementación se piense que solo el diésel contamina.