Público
Público

HSBC acelerará su "remodelación" tras desplomarse sus resultados trimestrales

Las perspectivas del banco también se han visto empañadas por las protestas antigubernamentales en Hong Kong, su mayor centro de beneficios.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de HSBC en una sucursal del banco en el distrito financiero de Nueva York. REUTERS/Brendan McDermid

HSBC Holdings alertó de que no alcanzará su objetivo de rentabilidad para 2020, anunció una fuerte caída en sus beneficios y advirtió sobre una costosa reestructuración, en un momento en que su consejero delegado interino, Noel Quinn, trata de abordar los retos del banco en sus aspiraciones por mantenerse en el cargo.

Quinn calificó de "inaceptable" el flojo comportamiento de la entidad en Europa y Estados Unidos, pero dijo que los inversores podrían tener que esperar hasta principios del próximo año para escuchar al completo sus planes para "remodelar" el mayor banco de Europa por activos.

Esta última propuesta para reestructurar HSBC se produce en un entorno empresarial sombrío, que incluye una guerra comercial entre China y Estados Unidos, la prolongada negociación del Brexit, un ciclo de flexibilización de las políticas monetarias y disturbios en Hong Kong.

HSBC publicó el lunes un beneficio antes de impuestos de 4.800 millones de dólares en el tercer trimestre, por debajo de la media de 5.300 millones de dólares pronosticada por los analistas.

Las acciones del banco se dejaban más del 3% en Londres, lastrando al índice de grandes bancos europeos un 0,8%.

Se trata de la primera actualización sobre los resultados desde que HSBC está bajo el mando de Quinn y el mercado lo ve como un boletín de calificaciones en su intento por perpetuarse en un cargo de CEO que ahora asume temporalmente.

Ante una perspectiva "más desafiante" para los ingresos en comparación con la que tenía en el primer semestre, HSBC dijo que no esperaba alcanzar su objetivo de rentabilidad sobre capital tangible (RoTE por sus siglas en inglés) del 11% en 2020.

Doloes de cabeza

Uno de los mayores dolores de cabeza de Quinn es el negocio de banca minorista de HSBC en EEUU, mercado en el que ha luchado durante años contra rivales nacionales mucho más grandes y donde registró una pérdida de 189 millones de dólares en los primeros nueve meses del año. Algunos analistas han dicho que el banco podría intentar cerrar el negocio por completo, pero Quinn descartó la idea.

El negocio de banca de inversión de HSBC es otro de los puntos débiles, con un descenso de los beneficios del 22% en los nueve primeros meses del año.

Sus negocios de intermediación en particular tuvieron un tercer trimestre más complicado que los de sus pares estadounidenses, con un descenso de los ingresos de un 22% en renta fija, divisas y materias primas, y de un 26% en renta variable.

Quinn dijo que el banco, que genera la mayor parte de sus ingresos y ganancias en Asia, invertiría menos en negocios de baja rentabilidad y ajustaría su base de costes simplificando su complicada estructura de gestión.

Estas medidas podría resultar en costes significativos en el cuarto trimestre y posteriores, entre ellos un posible deterioro del fondo de comercio y cargos adicionales de reestructuración, dijo el banco.

Protestas en Hong Kong

Las perspectivas a corto y medio plazo de HSBC, y de su rival Standard Chartered PLC, también se han visto empañadas por las protestas antigubernamentales en Hong Kong, su mayor centro de beneficios.

HSBC dijo que sus pérdidas crediticias esperadas, incluyendo una provisión para reflejar las perspectivas económicas en Hong Kong, aumentaron en 400 millones de dólares en el tercer trimestre. Sin embargo, los ingresos de los primeros nueve meses del año en Hong Kong aumentaron un 7%.

Más noticias de Economía