Público
Público
laboral coronavirus

Las nuevas medidas desahogan a los autónomos, pero les parecen insuficientes

Uno de los puntos más importantes es el aplazamiento de las cuotas durante los próximos seis meses.

autonomo
Entre las medidas se encuentra una moratoria de las hipotecas a los autónomos.

Como cada último día del mes, la Seguridad Social ha cobrado a los autónomos su cuota mensual. Algo que ha generado un auténtico revuelo entre este grupo de trabajadores que han mostrado su indignación subiendo imágenes de la transacción bancaria a las redes sociales bajo el hashtag #AutónomosAbandonados.

Este cobro se produce tan sólo unas horas después de que el Gobierno hiciese una modificación de su último Real Decreto sobre la paralización de los trabajos no esenciales.

Al principio, el documento no aclaraba si los autónomos podían seguir o no trabajando, pero finalmente el Gobierno de España aclaró que estos trabajadores podrán seguir trabajando porque no se pueden acoger a un permiso retribuido, ni recuperar las horas más adelante ya que dicho documento especifica que estas medidas son para los trabajadores por cuenta ajena.

El mismo día 31 de marzo, tras el cobro de las cuotas de autónomo del mes, el Gobierno ha aprobado una serie de medidas para reducir la carga de los trabajadores por cuenta propia. A falta de la publicación del BOE, y según lo explicado en rueda de prensa, los puntos más importantes son los siguientes: en primer lugar, el aplazamiento de las cuotas durante los próximos seis meses. Es decir, los trabajadores autónomos podrán dejar de pagarlas pero, pasado el aplazamiento, deberán abonar las cuotas, por lo que esta medida no les exime de pagarlas.

En segundo lugar, la eliminación de los intereses de marzo en adelante, una medida que ha sido muy criticada porque los pagos de marzo sí deben realizarse.

En tercer lugar, el aplazamiento de otro tipo de deudas en el caso de que estas existan.

Y en último caso, la moratoria de hipotecas para los locales de autónomos "cuya facturación haya caído significativamente" durante el tiempo que dure el estado de alarma.

Ferran Martín es ilustrador freelance y ha tenido que pagar su cuota de autónomos aunque sus pedidos han bajado en el último mes. Ahora tiene miedo a que el número de encargos baje más en el mes de abril y tenga que seguir afrontando los mismos gastos.

"Lo que no tiene sentido es que si la gente no factura, tenga que responder con la misma cantidad de dinero en la cuota de autónomos", explica.

"Han pasado la cuota como si aquí no hubiese pasado nada, pero la realidad es que el autónomo tiene que salir de casa para buscar clientes e, incluso, para trabajar. Por ejemplo, a mí hay gente que me pide una o varias ilustraciones en formato físico para que se las mande por correo, pero no debo salir de casa para enviarlas", cuenta.

"En España hay muchos tipos de autónomos. Existen desde los que tienen un gran negocio y pueden seguir operando con seminormalidad, hasta los pequeñitos como yo que se ven con nada o con muy poco. Por eso se tienen que hacer cuotas proporcionales a la facturación. Si un autónomo no ingresa nada no tiene que pagar nada", añade Martín.

"La verdad es que nos estamos sintiendo muy desprotegidos y abandonados por el Gobierno en este momento y esta situación no la podremos mantener mucho tiempo", finaliza.

Susana es dueña de una peluquería y desde el día 16 de marzo tiene echado el cierre. Es madre de dos hijos y tiene que hacer frente a multitud de gastos, entre los que se encuentran el alquiler del piso, el alquiler del local, gastos del hogar y los estudios de sus hijos.

"El 31 de marzo, como cada mes, me cobraron los seguros sociales de las empleadas y las dos cuotas de autónomo que pago; la mía y la del administrador", explica.

"El día 5 de abril pagaré los impuestos y el día 10 de abril me pasarán el alquiler del local. A todo esto hay que añadir las nóminas de los empleados que se pagan a principio de cada mes", añade.

"Lo que está haciendo el Gobierno no me parece nada bien. Estamos hablando de que tengo que pagar sin que entre un euro en la caja porque tengo que estar cerrada desde el día 16 de marzo. Como comprenderás esta situación no la aguanto ni un mes más. Me arruino", cuenta.

"Que hayan hecho una moratoria en las cuotas no soluciona nada, porque una moratoria no es una eliminación de cuotas, es aplazamiento. La realidad es que si yo no pago la cuota estos seis meses la tendré que pagar más adelante aunque no haya ganado un euro durante todo el tiempo que tenga que tener mi peluquería cerrada", concluye.

Prestación extraordinaria por cese de actividad

En España los autónomos pueden solicitar una prestación extraordinaria por cese de actividad como consecuencia de que hayan tenido que suspender su actividad por la crisis del coronavirus o su facturación se vea reducida en 75% con respecto al semestre anterior. En este caso se verán exentos de pagar la cuota y la prestación extraordinaria será equivalente al 70% de la base reguladora por la que estén cotizando.

Además, el Gobierno ha establecido que aquellos inquilinos afectados por el coronovairus, entre los que podemos destacar a los autónomos, también pueden verse beneficiados por los préstamos que el Estado ha propuesto sin intereses para aquellos inquilinos cuyo arrendador no acuerde rebajar o aplazar los pagos del alquiler.

Francia y Reino Unido son los países que más carga están quitando a los trabajadores autónomos. Por una parte, el país vecino ha aprobado la suspensión de las cotizaciones de la cuota del mes de marzo y de los impuestos para pymes y autónomos. Además de la suspensión del alquiler a aquellas pymes que estén pasando dificultades, así como facturas de luz, gas y electricidad.

Por otra parte, Reino Unido anunció que pagará el 80% de las ganancias mensuales, hasta un límite de 2.500 libras, a los autónomos que se vean afectados por la pandemia.

Más noticias de Economía