Público
Público

Resultados trimestrales Ferrovial se mantiene en números rojos, de 104 millones, por provisiones en obras y Reino Unido

La constructora de la familia Del Pino contempla quedarse con "varios" proyectos del negocio de servicios que tiene a la venta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una obra de Ferrovial en Madrid.

30 oct (Reuters) -

El grupo Ferrovial dijo el miércoles que registró 104 millones de euros de pérdidas entre enero y septiembre, en comparación con los 59 millones de euros de beneficio neto registrado en el mismo periodo del 2018. El grupo constructor de la familia Del Pino se mantiene en números rojos desde que a comienzos de año incurriera en pérdidas por las provisiones realizadas por un contrato de servicios en Reino Unido y varias obras de autopistas en Estados Unidos.

Las cuentas del grupo recogen el impacto de 212 millones acometido en el referido negocio de construcción, además de un ajuste de 77 millones en sus aeropuertos regionales británicos debido a mayores expectativas de inflación ante el riesgo de un brexit sin acuerdo. A ello se suma la provisión realizada a comienzos de año de 237 millones de euros por los problemas y el acuerdo de rescisión alcanzado en Reino Unido sobre un contrato de servicios con el Ayuntamiento de Birmingham.

Estos impactos negativos no pudieron ser amortiguados por los 365 millones de euros que Ferrovial cobra como dividendos por su participación en los activos considerados joyas de la corona del grupo. Se trata de la autopista 407-ETR de Toronto, que le reportó 222 millones de euros y el aeropuerto londinense de Heathrow, que generó otros 86 millones. Asimismo, cobró otros 17 millones de los tres aeropuertos regionales que también tiene en Reino Unido (Glasgow, Aberdeen y Southampton) y 33 millones más por negocios de Servicios.

Además, las cuentas a septiembre de Ferrovial no incluyen aún las plusvalías de 447 millones registradas con la venta el pasado verano a Meridian del grueso (un 65%) de su participación en la autopista española Ausol.

Ferrovial señaló también que las ventas se redujeron un 0,2% entre enero y septiembre hasta los 4.292 millones de euros, impactado por menores ingresos en la división de Construcción (-3,2%), compensado por una mayor contribución de la división de Autopistas (+36%).

El resultado bruto de explotación (EBITDA) registrado por la empresa fue de 33 millones de euros hasta septiembre.

Negocio de servicios

Ferrovial contempla quedarse con "algunos" proyectos del negocio de servicios que tiene a la venta, preferentemente aquellos que suponen la gestión en concesión de algún tipo de infraestructuras relacionadas con este sector, según anunció el director financiero del grupor, Ernesto López-Mozo, en la presentación de los resultados trimestrales. Por el momento, el grupo que preside Rafael del Pino aún no ha determinado el listado de proyectos y negocios que se excluirían de la venta.

Se trata de una novedad introducida ahora en este proceso de venta abierto hace un año y que, según el directivo, está provocando que su cierre, incialmente estimado para antes del pasado verano, esté llevando más tiempo del previsto. De hecho, López-Mozo aseguró no poder dar una estimación sobre cuándo prevén cerrar la operación que, no obstante, asegura que está "progresando y avanzando bien".

Asimismo, otro de los aspectos de la desinversión que está motivando su dilatado proceso es el hecho de que la compañía lo esté abordando por partes. Esto es, Ferrovial vende por un lado el negocio de servicios que tiene en España y Australia, y por otro, el de Reino Unido, sobre el que la compañía ha realizado un saneamiento.

La compañía que desde el pasado 1 de octubre dirige Ignacio Madridejos tiene a la venta este negocio en el marco de su nueva estrategia de centrarse en la construcción y explotación de grandes infraestructuras. En esta línea encajaría su decisión de quedarse con algunos de los proyectos de Servicios.

No obstante, con la venta de Servicios, Ferrovial rebajaría su exposición al mercado de Reino Unido y, por ende, a las incertidumbres derivadas del Brexit del que actualmente supone el primer mercado por ingresos del grupo.