Público
Público

Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell superan los test de estrés de la UE

El Banco Santander es el banco español más solvente de los grandes en el peor escenario de las pruebas de resistencia financiera realizadas por la Autoridad Bancaria Europea, mientras que en el lado opuesto figura Sabadell.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Los logos de los bancos Santander, BBVA, Caixabank y Sabadell. REUTERS/EFE

Banco Santander, BBVA, CaixaBank y Banco Sabadell gozan de un nivel suficiente de capital como para afrontar escenarios adversos y superar distintos shocks de mercado hasta 2020, según los resultados de las pruebas de resistencia financiera (conocidos también como test de estrés) realizadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), publicados este viernes.

Los cuatro grandes bancos españoles aguantan de sobra el escenario más severo planteado en las pruebas de solvencia. La atención está en las entidades que se aproximan en el escenario más duro o "adverso" a un nivel de capital de máxima calidad del 5,5% de los activos ponderados por riesgo en base fully-loaded, es decir con todas las nuevas normas de capital y las planeadas en 2020.

El Banco Santander es el grupo español más solvente de los grandes en el peor escenario de los test de estrés, mientras que en el lado opuesto, con una ratio de capital más ajustada figura Sabadell.

Concretamente, en el escenario adverso para 2020, Banco Santander ha obtenido un capital de máxima calidad CET 1 del 9,72%, BBVA del 9,25%, CaixaBank del 9,11% y Banco Sabadell 8,40%. En cuanto al capital de plena implantación de Basilea III, lo que en el argot financiero se conoce como fully loaded, Santander ha obtenido un 9,2%, mientras que BBVA alcanza el 8,80%, CaixaBank el 9,11% y Sabadell un 7,58%.

A 30 de septiembre de 2018, último dato disponible, Banco Santander situó su ratio de capital CET1 fully loaded en el 11,11%, BBVA en el 11,34%, CaixaBank en el 11,4% y Banco Sabadell en el 11%.

A diferencia del pasado, Bankia no ha participado esta vez en las pruebas de resistencia porque estaba inmersa en su fusión con BMN en 2017 y resultaba complicado aportar una imagen del grupo para someter al examen de estrés, por lo que la EBA le eximió de ello.

En los test de estrés publicados este viernes, a los que se han sometido 48 entidades que representan el 70% de los activos bancarios europeos, no hay aprobados ni suspensos, aunque sí suficiente información para que el mercado y los analistas conozcan las fortalezas y debilidades de las distintas entidades.

Estos análisis de solvencia se pusieron en marcha para identificar agujeros de capital y evitar rescates estatales como los llevados a cabo durante la crisis financiera.

Esta vez, las pruebas miden la capacidad de los bancos para resistir teóricas turbulencias del mercado, como un aumento en la incertidumbre política en un contexto de caída del crecimiento económico, un Brexit caótico o una venta masiva de bonos públicos e inmuebles.

El peor escenario macroeconómico contemplado en las pruebas implica una contracción del PIB de la UE del 1,2% en 2018 y del 2,2% en 2019, antes de alcanzar un crecimiento del 0,7% en 2020, lo que representa de forma acumulada una desviación del 8,3% respecto del escenario base de las pruebas, que contempla un crecimiento del 2,2% este año, del 1,9% en 2019 y del 1,8% en 2020, cuando en los exámenes de 2016 esta desviación era del 7,1%.

Todos los bancos examinados en 2018 por la Autoridad Bancaria Europea han superado las pruebas de esfuerzo a las que la institución ha sometido sus balances, confirmando así las expectativas del consenso del mercado que apostaba por que el sector se encontraba mucho mejor preparado que en ediciones anteriores de los test de estrés, a pesar de que el peor escenario contemplado haya sido incluso más severo que el utilizado en años precedentes.

Ninguna de las 48 entidades examinadas ha registrado una ratio de capital de máxima calidad CET1 inferior al umbral del 5,5% en el escenario estresado, límite considerado por el mercado como indicador de fortaleza mínimo necesario para superar las pruebas, a pesar de que oficialmente estas no contaban con una puntuación mínima que separase los aprobados de los suspensos.

Las ratios de capital CET1 fully loaded más elevadas al final del escenario más exigente previsto correspondieron al banco germano NRW Bank, con un 33,96%, por delante del 22,33% del holandés Bank Nederlandse Gemeenten, y del 21,98% del sueco Swedbank. Por contra, las lecturas menos fuertes correspondieron al británico Barclays, con un 6,37%, por detrás del italiano Banco BPM, con un 6,67%, y del también británico Lloyds Banking Group, con una ratio del 6,80%.