Público
Público

Las sicavs recuperan los beneficios mientras la economía todavía sueña con volver a la normalidad

El vehículo de inversión preferido de las grandes fortunas por sus privilegios fiscales ganó dinero en abril y mayo, después de sufrir un considerable batacazo en marzo.

Imagen del panel informativo en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo
Imagen del panel informativo en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo

VICENTE CLAVERO

Las sociedades de inversión de capital variable, las célebres sicavs, se están recuperando a toda velocidad de los efectos de la covid-19. Después del considerable batacazo que sufrieron en marzo, coincidiendo con la parálisis económica derivada de la declaración del estado de alarma, en abril y mayo volvieron a ganar dinero.

Aun así, el patrimonio del vehículo de inversión preferido de las grandes fortunas sigue estando por debajo del existente a 31 de diciembre, según datos de la consultora especializada VDOS.

Las sicavs cerraron 2019 con 29.467,6 millones de euros de patrimonio, después de subir 2.183,1 millones a lo largo del ejercicio, gracias al rendimiento de sus inversiones, que cubrió de sobra el desfase entre nuevas aportaciones y reembolsos.

Cinco meses más tarde, a 31 de mayo, el patrimonio de las sicavs era de 26.762,1 millones de euros, lo que supone un retroceso de apenas el 15%, a pesar de que en ese periodo estalló la crisis del coronavirus y el Gobierno decretó el confinamiento de la población, con el consiguiente parón de la actividad.

Los datos proporcionados por VDOS muestran que el único mes verdaderamente malo para las sicavs fue marzo. Sus inversiones arrojaron pérdidas por importe de casi cuatro mil millones de euros, como consecuencia de la caída a plomo de la bolsa, que en el caso concreto del Ibex fue del 22%.

Febrero ya había sido significativamente negativo para las sicavs, pero mucho menos: se perdieron mil millones, si bien es verdad que se trató de un resultado contra corriente, pues el índice selectivo español subió un 2,5% y alcanzó su nivel máximo desde octubre.

Pese a las terribles cifras del coronavirus y al periodo de hibernación económica decretada por el Gobierno justo antes de Semana Santa, la recuperación empezó para las sicavs en abril, con un rendimiento positivo de sus inversiones de casi 1.180 millones de euros.

Al mes siguiente, cuando la desescalada estaba en marcha en toda España y la actividad volvía poco a poco, se consolidó ese cambio de tendencia y las sicavs volvieron a ganar dinero; en concreto, 480 millones de euros, siempre según los datos facilitados por VDOS.

No fue tan favorable el comportamiento del otro elemento que configura el patrimonio de las sicavs: las captaciones netas (diferencia entre reembolsos y nuevas aportaciones). Salvo en febrero (+2,3 millones de euros), el resultado fue negativo todos los meses: -43 millones en enero, -247 en marzo, -35 en abril y -127 en mayo, lo que arroja un saldo desfavorable de 450 millones de euros.

Todavía falta para que el patrimonio conjunto gestionado por las sicavs vuelva a las cifras de finales de 2019. Pero su recuperación ha empezado muy pronto, debido seguramente a que la mayor parte de sus inversiones la tienen en otros países, donde el impacto de la pandemia no está siendo tan devastador como en España. Los privilegios fiscales, en cambio, sí los disfrutan aquí, ya que sus beneficios tributan al 1% por el Impuesto de Sociedades, en vez de al tipo general del 25%.

Más noticias de Economía