Público
Público
Únete a nosotros

Siemens Gamesa basa su estrategia hasta 2020 en un recorte de costes de 2.000 millones

El cambio de un modelo basado en subvenciones a otro de subastas de potencia ha puesto patas arriba a todo el sector eólico, provocando un debilitamiento del negocio en todo el mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un aerogenerador con el logo de Siemens Gamesa, en la sede de la empresa hispano-alemana, en Zamidio (Vizcaya). REUTERS/Vincent West

Siemens Gamesa lanzó el jueves una nueva estrategia a 2020 que busca recuperar la confianza perdida de los inversores, con una importante apuesta por la reducción de costes que permitirán mejorar márgenes gracias a una integración que hasta ahora ha dado importantes dolores de cabeza a sus accionistas.

En su primer día del inversor tras la fusión, el gigante hispano-alemán de energías renovables anunció una reducción de costes de 2.000 millones de euros que llevará a mejorar el margen Ebit hasta un máximo del 10%.

Tras dos profit warning en 2017 que lastraron su cotización más de un 40% desde la fusión, el grupo quiere exprimir una operación que le sitúa como uno de los líderes mundiales del sector creciendo incluso más que el resto de sus competidores, tanto en ventas como en volumen.

"En el contexto de mercado actual, necesitas escala (...) Esta compañía, Siemens Gamesa, ha creado la escala necesaria para distinguirnos y seguir adelante", dijo el consejero delegado de la firma, Markus Tacke.

Siemens Gamesa explicó que ahorrará gastos centrándose en una única tecnología por segmento, aumentando la producción en países de bajo coste y optimizando su fuerza laboral externalizando servicios.

"Debido a la transformación que está sufriendo el sector, nosotros debemos transformarnos con el sector", explicó el director de estrategia y de integración, David Mesonero.

Hacia un nuevo modelo

La transición en varios mercados clave desde un modelo basado en subvenciones a otro de subastas de potencia ha puesto patas arriba a todo el sector eólico, provocando una fuerte erosión en los precios de toda la cadena de valor.

El nuevo grupo se ha marcado unos objetivos para 2020 de lograr un margen Ebit (exluyendo el coste de los PPA y de la integración) de entre el 8% y el 10% frente al 7%-8% actual. El beneficio neto será positivo ya en 2018.

Estas metas se conseguiran gracias a los ahorros y a las importantes sinergias obtenidas con la integración del negocio eólico de Siemens y Gamesa, casi el doble de las previstas inicialmente hasta los 400 millones de euros y adelantándose un año, hasta 2020, el logro de este objetivo.

"El aumento de los márgenes va a ser en principio mayoritariamente" por los ahorros de costes, explicó el director financiero de Siemens Gamesa, Miguel Ángel López.

Siemens Gamesa quiere tener la deuda y el capital circulante bajo control, con unas inversiones por debajo del 5 por ciento de las ventas, un circulante inferior al 2% y la deuda financiera neta totalizando una vez el Ebitda.

Prevé pagar un 25% de su beneficio neto a sus accionistas y generar una rentabilidad en términos ROCE de entre el 8% y el 10%, con un CAPEX inferior al 5% de las ventas.

La estrategia contempla también un flujo de caja positivo durante todo el plan, pese a la salida de caja que supone Adwen, la joint-venture que tenía Gamesa con Areva antes de su fusión con Siemens.

"Va a haber en los siguientes cuatro o cinco años un nivel más bien alto de salida de caja y a partir del año seis disminuirán las salidas de caja por el tema de Adwen", explicó el financiero, que dijo que han provisionado 860 millones por esta participación y que en el primer trimestre fiscal de 2018 salieron 49 millones de euros.

Analistas de Barclays destacaron que "los objetivos de ingresos y beneficio son razonablemente ambiciosos, mientras que los de flujo de caja libre y ROCE lo son en menor medida".

Tranquilizar a Iberdrola

Uno de los objetivos de este nuevo plan estratégico será apaciguar los ánimos de Iberdrola, segundo accionista de la compañía, que ha mostrado públicamente su descontento con la gestión alemana de la empresa.

"Tenemos muchos accionistas, lo que hablamos con ellos hay que preguntárselo a ellos", declaró Tacke preguntado por una supuesta reunión entre el presidente de Iberdrola, Igancio Sánchez Galán, y el presidente de la alemana, Joe Kaeser.

Para tranquilizar a los inversores, Siemens Gamesa buscará capitalizar una esperada recuperación del mercado, que crecerá un 5% de media anual en GW instalados en onshore hasta 2020, un 13% en la más moderna tecnología de eólica marina y que el mercado de mantenimiento siga al alza un 11% anual.