Público
Público

Telefónica invierte
en la empresa francesa estrella de Internet 

La francesa Sigfox, especializa en el Internet de las Cosas, capta 100 millones de euros para desarrollar su red de siete grandes inversores.

La presidenta de Sigfox, Chairman Anne Lauvergeon, y el consejero delegado, Ludovic Le Moan. REUTERS/Philippe Wojazer

Sophie Sassard / REUTERS

LONDRES.- La empresa emergente francesa Sigfox ha captado 100 millones de euros de siete grandes inversores, entre ellos la multinacional española Telefónica, para que financien la construcción de redes a nivel global para conectar todo a Internet, desde lavavajillas hasta contadores inteligentes.

El acuerdo supera el de la compañía francesa para compartir coche BlaBlaCar, que obtuvo 100 millones de dólares este verano (unos 70 millones de euros).

Además de la firma presidida por César Alierta han invertido en la compañía gala las también francesas Air LiquideGDF Suez, el operador japoneses NTT Docomo, la surcoreana SK Telecom, la empresa de satélites Eutelsat, y el fondo estadounidense Elliott Management.

La compañía, fundada hace cinco años, pretende instalar su red en 60 países en los próximos cinco años.

Es la tercera vez que la firma francesa especializada en Internet de las Cosas (la interconexión digital de objetos cotidianos con la Red) ha acudido a los inversores para financiar su crecimiento. Sigfox, fundada hace cinco años por el emprendedor francés Ludovic Le Moan, pretende instalar su red en 60 países en los próximos cinco años.

La red de Sigfox cubre Francia, España, Países Bajos y las 10 mayores ciudades de Reino Unido. El nuevo dinero financiará el desarrollo en América Latina, Japón y Corea del Sur, con la ayuda además de sus nuevos inversores corporativos, con los que también ha firmado acuerdos comerciales.

La compañía tiene actualmente varios millones de objetos conectados. En España ha equipado cinco millones de pisos con sistemas de seguridad con Securitas Direct.

Sigfox construye redes inalámbricas de bajo coste que consumen poca energía y conectan objetos como contadores inteligentes de electricidad, relojes o lavadoras inteligentes, dotando de una infraestructura que hace posible el llamado Internet de las cosas. Estos objetos emiten pequeñas cantidades de datos a la vez y necesitan estar encendidos constantemente, por lo que la apuesta de Sigfox es que su tecnología se adapte mejor que las redes existentes propiedad de los operadores de telecomunicaciones.

Que Telefónica apoye a Sigfox muestra una confianza en su tecnología y también convierte a un rival potencial en un aliado. Para el proveedor de gas Air Liquide, asociarse con Sigfox le permitirá rastrear sus bombonas de gas en todo el mundo. Con un socio financiero como Elliott, la compañía francesa mejora su credibilidad para ganar nuevos mercados, especialmente en Estados Unidos.

La mayoría de inversores buscan recuperar su inversión con una posible salida a bolsa en los próximos años.

Más noticias de Economía