Público
Público

Viaje al centro de la precariedad Julia, joven retornada: "Cuando volví me encontré lo mismo que había dejado"

Acabó la carrera en el año 2010 y, tras estudiar un máster, tuvo que marcharse a Holanda para trabajar en el sector de la hostelería. Ahora reside en Barcelona trabajando por proyectos.

Julia Gómez se marchó a Holanda al terminar la carrera
Julia Gómez se marchó a Holanda al terminar la carrera

Julia Gómez tiene 33 años, empezó la carrera de psicología en el año 2004 y terminó en el año 2010. Durante dos años estuvo buscando trabajo y estudiando un máster en neurociencia.

Al verse sin trabajo, en 2013 se marchó a trabajar a Holanda como camarera. Allí estuvo durante cuatro años y en el año 2016 se marchó a Barcelona para intentar encontrar trabajo relacionado con sus estudios. Julia es un paradigma de la situación actual de muchos jóvenes, protagonistas entre muchos otros del Viaje al centro de la precariedad.

¿Qué es la precariedad?

Para mí la precariedad ha consistido en no cumplir las expectativas que, como generación, teníamos.

Precariedad es tener que marcharte de tu país y tener que aceptar trabajos que están por debajo de unas condiciones mínimas. También es ganar lo justo para pagar una vivienda y desplazamiento.

¿Consiguió trabajo al acabar la carrera?

Durante la carrera trabajaba en un comedor, pero cuando acabé los estudios no encontré nada. Creo que el momento más deprimente de mi vida fue cuando me recorría las clínicas de psicología y me ofrecía a trabajar gratis porque sólo quería aprender.

¿De qué ha trabajado a lo largo de su vida?

En Granada en un comedor escolar y como camarera. Cuando me marché a Holanda también trabajaba en la hostelería y en Barcelona encontré algo relacionado con lo mío.

¿En qué momento decidió marcharse de España?

Reconozco que no me fui obligada a Holanda. Había una parte de mí que quería conocer otro lugar. Cuando me vi sin trabajo y sin ni siquiera una posibilidad de prácticas, tomé la decisión de marcharme. Tenía 25 años y ya tenía la necesidad de hacer mi propia vida.

¿Qué diferencias hay entre Holanda y España?

A nivel laboral, Holanda te permite encontrar un trabajo de forma relativamente fácil dentro del sector turístico.

Otro punto que hay que destacar son los salarios. Yo en Holanda trabajaba cuatro o cinco días y podía estar cobrando 1.600 euros, mucho más de lo que gano ahora como psicóloga.

También destacaría que en Holanda tú puedes dejar un trabajo y hacer un parón porque sabes que en cuanto te pones a buscar trabajo lo encuentras con facilidad.

¿Está viviendo peor que la generación de tus padres?

A nivel general yo creo que sí y no sólo por un tema económico, también por las expectativas de vida. Es decir, al ámbito económico se le suma el ámbito psicológico.

¿Por qué regresó a España?

Volví a España porque quería intentar desarrollar mi carrera como psicóloga y pensaba que podría tener más posibilidades.

¿Y qué se encontró al llegar?

Lo mismo que había dejado. Yo vine a Barcelona porque el mercado en el que quería buscar tenía más movimiento que en Granada, pero me fue muy complicado encontrar algo relacionado con lo mío.

Estuve haciendo un poco de todo y tirando de ahorros hasta que hace dos años encontré un trabajo que cumplía las expectativas, pero me ha costado mucho.

¿Notó la diferencia con respecto a Holanda?

Sí que me encontré en shock cuando volví; incluso me plantee ponerme a trabajar otra vez de camarera, pero la realidad es que trabajabas 6 días y cobrabas unos 1.000 euros.

A mí me llamaban como camarera y me decían que estaba buscando alguien como yo, alguien con idioma y cuatro años de experiencia al que pagarle 1.000 euros.

Ahora trabaja como orientadora laboral ¿cómo es su trabajo?

Tuve que buscar mucho, pero ahora estoy muy contenta en la cooperativa en la que trabajo. El único problema es que se trabaja por programas, no porque lo elija la cooperativa, sino la Administración. Te hacen el contrato por el tiempo que dura ese programa.

Por ejemplo, yo tengo un contrato de 10 meses y cuando se acabe el programa tengo que esperar a que se vuelva a renovar y me vuelvan a contratar.

El año pasado yo tuve mucha suerte porque no estuve parada, pero este año todavía no tenemos convocatoria.

¿Qué opina de los salarios de este país?

Si comparas los salarios con el nivel de vida no tiene ningún tipo de sentido.

¿Cómo ve su entorno?

Mi entorno en general ha vivido situaciones parecidas o las mías. Muchas personas con las que compartí trayectoria universitaria se marcharon a Alemania o Inglaterra. Los que han vuelto se han encontrado en situaciones como la mía y en el caso de algunos compañeros ni siquiera han conseguido trabajar de lo suyo.

¿Qué expectativas tiene?

(Risas) Dios mío… Me gustaría tener un futuro que no implique vivir al día, pero realmente al ver la caída del PIB… no sé el futuro que tendrá España.

Más noticias de Economía