Público
Público
'bajocero'

Lluís Quílez: "La corrupción política forma parte del retrato criminal de hoy"

Lluís Quílllez
El director Lluís Quílez, en el rodaje de 'Bajocero'. MORENA FILMS

Lluís Quílez hace, en Bajocero, un retrato de los males de esta sociedad a partir de la población carcelaria del país. Thriller de acción con contenido social o cine social con envoltorio de thriller de acción, la película bebe de reconocidos títulos de los setenta.

Un poco antes del mediodía del 8 de junio de 2017, la cárcel Modelo de Barcelona cerró más de un siglo de historia. Los últimos presos eran trasladados a otras cárceles de Cataluña. El cineasta Lluís Quílez se crió en una casa muy cerca de la calle Entença, donde estaba el centro penitenciario, y cuando leyó la noticia se despertó en él un interés especial que ha resultado, finalmente, una película. Bajocero es un thriller de acción con contenido social o una película social disfrazada de thriller. A gusto del espectador.

En invierno, con temperaturas bajo cero, se lleva a cabo un traslado de presos en un furgón blindado. En plena noche y en una carretera despoblada, se produce un asalto al vehículo. Uno de los policías que participa en la operación se queda encerrado con los seis reclusos y debe negociar con ellos. Tiene que sobrevivir y, al mismo tiempo, intentar cumplir con su deber y mantenerse firme en sus principios.

Protagonizada por Javier Gutiérrez, con Karra Elejalde, Luis Callejo, Patrick Criado y Andrés Gertrudix, entre otros, la película propone un dilema ético al espectador, al tiempo que plantea preguntas sobre la ley y la justicia. Bajocero, desde los seis personajes de los presos, hace un retrato de los delitos más comunes en España, que son los que definen los males de nuestra sociedad.

'Bajocero' se presenta como thriller de acción, pero ¿no es eso solo el envoltorio de una película con intención social?

Sí, el thriller nos ofrece justamente ese envoltorio y nos permite acceder a un segmento de público amplio. A mí lo que me interesa es reflexionar sobre ciertos temas. Sobre todo me interesan los límites entre la ley y la justicia, y el choque entre el individuo y el sistema.

Los seis presos de esta historia ¿son un reflejo de los delitos que definen hoy nuestra sociedad?

Bueno, una cárcel es un espejo de la sociedad que tenemos y los que acaban allí también forman parte de la sociedad. Las prisiones son islas que no queremos atender. Los seis presos de esta historia también son parte de esta sociedad y sí, era interesante reunir a estos tipos, cada uno con su origen, motivación, clase social...

Entonces ¿es un retrato de la realidad?

Lo primero era intentar hablar de ciertos temas con algunas pinceladas que dieran realismo a la película. Pero hicimos un trabajo de documentación en las cárceles y un muestreo. Todo parte de la realidad. Además, mi madre fue voluntaria de prisiones y yo ya tenía el relato desde ese otro lado, desde el lado de la labor social. Desde luego, su mirada me influyó.

El delito en el que se pone el acento es la violencia contra las mujeres...

Es el tema de fondo de la película. Mucha gente me dice que la película es muy masculina, que solo aparecen hombres en pantalla, pero eso es solo la superficie. Hay una reflexión por detrás que va más allá. El motor de la historia es un crimen de violencia de género. Habrá un público que accederá a la película por el thriller, pero habrá otro interesado en todo lo social y en la denuncia.

Javier Gutiérrez es el protagonista de la película. MORENA FILMS

¿Denuncia también de corrupción política?

Bueno, es que ha habido un boom en los últimos años y sería muy raro si no metiera a un político entre los personajes. Forma parte del retrato criminal de hoy, por desgracia es algo que nos ha tocado y que ahora casi estamos asimilando como normal, como algo cotidiano. Pero también están ahí las mafias del Este que operan en España, enfermos politoxicómanos...

¿Politoxicómanos o enfermos de los que no se ocupa el sistema?

Desatendidos... Es una manera de mostrar cómo a veces la ley no hace justicia a los problemas de los individuos. Pero es que la película pretende justamente que el espectador tome posición. Al final todo lo que se cuenta está inspirado en noticias que facilitan el contacto con la realidad, que la gente puede asociar y entender.

Cuando dice “a veces”, ¿quiere decir pocas o muchas veces?

La ley inevitablemente falla y no resuelve porque está escrita por los hombres y los hombres somos imperfectos. Por suerte, la ley tiene que ir adaptándose a cada momento. Es verdad que no siempre da respuesta a un problema, y esas historias en la cuerda floja son las más interesantes.

Parece que ha medido cuidadosamente la presencia de la violencia en la película.

Los seres humanos somos animales violentos, erradicar la violencia de nuestra naturaleza es imposible y eso no podía obviarlo. Pero no quería hacer una película desagradable en ese sentido. Los referentes eran películas como Perros de paja, otras de John Carpenter... Es una película dura y seca, pero no es una película de buenos y malos, sino de grises y de personajes complejos. Es un juego con el espectador, porque todos podemos hacer cosas buenas y malas.

¿Usted cree que el sistema de prisiones funciona?

Si el objetivo es que la gente salga mejor y pueda reinsertarse en la sociedad, podría funcionar mejor. Las cárceles no deben ser un sitio donde se tira a la gente a un pozo y se la olvida.

'Bajocero'. MORENA FILMS

¿Es muy difícil rodar cine de acción en España?

Es un milagro que exista. En este guion había locuras que son muy difíciles en nuestra cinematografía. Rodar acción aquí es complicado, pero la película, además, tiene muchas escenas en un espacio cerrado pequeño. A nivel de géneros, no se explora mucho el género de acción en España.

Volviendo a la referencias...

Me gusta ese aire setentero de algunas películas de acción, con sentido del disfrute y que tienen un dilema moral de fondo y tengo la sensación de que ya no hay películas así, como las que a mí me gustan. Walter Hill, Spielberg, Carpenter, John McTiernan, Peckinpah...

Películas para ver en pantalla grande. Usted estrena en plataforma, ¿qué siente?

Esta es una película que nació como cine, pero estamos en plena pandemia y nadie sabe qué va a pasar la semana que viene ni qué normas tendremos que seguir. Había que buscar el mejor camino para que llegara al espectador.