Público
Público

Valtònyc: "Llevo 1001 días en el exilio y tengo ganas de que se acabe esta pesadilla"

El rapero Josep Miquel Arenas, alias Valtònyc, en Bruselas.
El rapero Josep Miquel Arenas, alias Valtònyc, en Bruselas. Cedida por el autor

Josep Miquel Arenas, Valtònyc, cumple más de 1000 días en Bruselas, donde buscó refugio tras ser condenado en España a tres años y medio de cárcel por el contenido de sus canciones por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y amenazas.

Valtònyc ya no es Valtònyc. El rapero Josep Miquel Arenas ha enterrado al personaje, el mismo que construyó cuando sólo tenía 15 años y que decidió 'matar' cuando publicó su último trabajo En Pau Descansi (En paz descanse) el pasado mes de enero. "Me costaba seguir interpretándolo", dice. Su último álbum salió a la luz el mismo día que falleció su madre. "La tuve que enterrar por Skype", revela el cantante, que continúa en Bruselas a la espera de la decisión de la justicia belga sobre su extradición o no a España. 

El deseo de Josep Miquel Arenas es regresar a su casa. A su tierra. A Mallorca. Pero en libertad. Sin el riesgo de ser detenido y encarcelado. Nada más terminar la entrevista, Podemos anuncia que ha presentado ante el Ministerio de Justicia una petición de indulto para él y para el rapero Pablo Hasél, encarcelado esta semana. "No puedo decir mucho más de lo ya te he dicho. Que es una oportunidad que no contemplaba y que ojalá tire adelante", contesta el rapero, que reivindica su derecho a la libertad de expresión y a provocar con su música. "Si el arte no provoca no es arte. Es una mierda", zanja. 

¿Cómo va su proceso judicial en Bélgica?

Pues he ganado dos juicios en Bélgica y en los dos se dijo lo mismo que se hubiese dicho en cualquier Estado democrático en Europa: por una canción no se puede ir a la cárcel y por una canción no puedes ser un terrorista. Bélgica ha dicho claramente que mis canciones se enmarcan en la libertad de expresión y que, por lo tanto, no me extradita al Estado español. Sin embargo, el Estado español ha recurrido cada decisión que ha tomado la justicia de Bélgica. Ahora ya no le quedaban más instancias para recurrir y tendrá que ser el Tribunal Constitucional de Bélgica el que decida si lo mío es libertad de expresión o no. 

No obstante, la decisión del Tribunal Constitucional de Bélgica no tendría consecuencias en España. 

Sí. Lo que decida el Constitucional belga solo se aplicará en el resto de Europa. Como España parece no formar parte de Europa... pues no se aplicará allí. 

¿Cómo ha vivido usted el proceso de detención e ingreso en prisión de Hasél?

Como ciudadano europeo que soy he sentido vergüenza. Vergüenza de ver cómo en un presunto Estado democrático de Europa se encarcela a un rapero por sus canciones. Me ha dado mucha vergüenza, además, que todo esto pasara bajo la mirada de la Unión Europea, que no ha intervenido desde el año 2011, que es cuando comenzaron a producirse este tipo de condenas. Me da mucha vergüenza ver cómo España encabeza la lista de artistas condenados en el mundo.

"Hasél va a pasar muchos años en la cárcel por querer un cambio social, por ser comprometido socialmente"

Como rapero, además, lo he vivido con rabia. Me da rabia que el Estado pretende controlar nuestras emociones, quiera dictar lo que tenemos que sentir, cómo debemos actuar o cómo deben ser nuestras expresiones artísticas y nuestras canciones. Me da mucha rabia que nos apliquen la censura y que como consecuencia otros artistas se apliquen a sí mismos la peor censura de todas que es la propia autocensura.

Y como amigo de Pablo [Hasél] que soy lo he vivido con mucha tristeza. Un amigo mío va a pasar muchos años en la cárcel por querer un cambio social, por ser comprometido socialmente y por utilizar las herramientas que él tiene para una transformación social. El delito de Pablo Hasél ha sido querer un mundo mejor. Me causa mucha tristeza ver cómo un amigo va a pasar años en la cárcel por querer un mundo mejor.

¿Por qué cree usted que sus letras y las de Hasél no son enaltecimiento y no incitan a la violencia como dice la justicia?

Para empezar porque en España no hay terrorismo. No puedes incitar a una cosa que no existe. Entiendo que se puede incitar al terrorismo en Libia, donde hay terrorismo. En España el único terrorismo que hay es el terrorismo de Estado y es el que empuja a mucha gente a buscar comida en la basura, al suicidio cuando pierden sus casas o esa gente que se ve con la cabeza abierta o le falta un ojo por ir a votar a un referéndum o por acudir a una manifestación. Ese es el único terrorismo que hay en el Estado español y nosotros no lo enaltecemos

"En España el único terrorismo que hay es el terrorismo de Estado y es el que empuja a mucha gente a buscar comida en la basura"

Es muy absurdo decir que un cantante enaltece al terrorismo cuando un cantante, a diferencia de un político o un periodista, no tiene responsabilidad de contar la verdad. Nadie se pone una canción para informarse. Te pones una canción para divertirte o para desahogarte. Te pones una canción porque te provoca cosas, sentimientos. El arte está para provocar y si el arte no provoca es que es una mierda.

Decir que nosotros incitamos al terrorismo es como decir que Nabokov con Lolita incita a la pederastia, que Tarantino incita al asesinato o que Bukowski incita a la violación y al alcoholismo. Estamos en el siglo XXI y se supone que la sociedad española es suficientemente madura en términos democráticos para distinguir entre ficción y realidad. 

Tanto su condena como la de Hasél incluyen el delito de injurias a la Corona. En el último año el rey emérito se ha ido al extranjero y hemos conocido nuevas irregularidades alrededor de la Casa Real. ¿Qué opinión le merece?

Son contradicciones que tiene el Estado español en su toma de decisiones. Se nos condena por incitar a la violencia y la única violencia que ha habido, por culpa de Pablo Hasél o Valtònyc, la ha provocado el Estado en su intento de encarcelarnos. Hasta que el Estado no nos ha encarcelado no ha habido violencia. Lo mismo pasa pasa con la Corona. Nos acusan de injurias a la Corona y la única que ha injuriado a la Corona ha sido la propia Corona. Y lo mismo pasa con el terrorismo. Nos condenan por humillar a las víctimas del terrorismo y no encuentro una humillación más grave a las víctimas del terrorismo que banalizar el terrorismo haciendo pasar a raperos por terroristas y diciendo que por hacer una canción puedes ser objeto de una orden de detención internacional por terrorismo. Son contradicciones que tiene el Estado, muy graves, y son fruto de una crisis de legitimidad a la que responden con represión.

"Nos acusan de injurias a la Corona y la única que ha injuriado a la Corona ha sido la propia Corona."

La gente ya no cree en la justicia porque por hacer una canción te caen tres años y medio de cárcel y por robar, de 1400 políticos solo 40 están en la cárcel. Hay una crisis de legitimidad en la Corona porque ya se sabe todos los escándalos en los que está envuelta sobre corrupción, adulterio o venta de armas a Arabia Saudí. La gente está cansada, la gente sale a protestar y ante tanta movilización y tanta protesta al Estado español no le queda otra que utilizar la represión. 

Estos días estamos viendo movilizaciones y protestas pero para pedir la libertad de Hasél. ¿Qué le parecen?

La ciudadanía está en su derecho a protestar. La protesta siempre es legítima por parte del pueblo. Si nos quitan el derecho a protestar nos lo quitan todo. Ellos tienen instituciones que les protegen. La Policía tiene placa y pistola. Nadie puede juzgar a los jueces. Los políticos son protegidos por las instituciones, pero a nosotros, al pueblo, ¿quién nos protege? Es una vergüenza que las instituciones del Estado español en lugar de protegernos nos condenen y nos repriman. Me parece normal que la gente salga a protestar por la condena a Hasél y lo veo completamente legítimo. Hoy es Hasél, ayer fue Valtònyc y mañana puedes ser tú.

"Ojalá indulten a Pablo y ojalá me pueda beneficiar yo también. Quiero regresar a casa"

Ni Pablo [Hasél] ni yo somos dos personas súper influyentes o súper inteligentes que tengamos un discurso súper potente que pueda llegar a convencer. Por eso creo que mucha gente se puede sentir identificada con nosotros porque en el fondo somos dos don nadie y eso significa que la persona que mañana puede ir a la cárcel puedes ser tú y es normal que provoque el rechazo social que ha provocado. 

¿Ha podido ver las imágenes de las protestas y de la represión policial tanto en Madrid como en Barcelona?

Últimamente mantengo un perfil bajo en las redes sociales, pero sí me han llegado imágenes de una chica que ha perdido un ojo y de la hipocresía de ERC condenando la violencia. Eso sí que me ha llegado. 

El Gobierno ha anunciado modificaciones legales en los delitos de opinión aunque aún no sabemos mucho. ¿Tiene algún tipo de esperanza en que pueda afectar a su caso?

Yo, de por sí, no me fío mucho de los políticos y menos cuando están en campaña electoral. Pero te mentiría si no te dijera que me ha dado una esperanza que no tenía, que se me ha abierto una puerta que antes estaba cerrada y si surge una oportunidad la voy a aprovechar. Llevo 1001 días fuera de mi casa, en el exilio, lejos de mi familia y de mis amigos. He tenido que enterrar a mi madre por Skype, he luchado todo lo que podía y creo que ya he aportado lo que tenía que aportar a la lucha por los derechos humanos. He visibilizado la falta de libertad de expresión en España, pero ya tengo ganas de que se acabe esta pesadilla. No solo la pesadilla del exilio sino la de vivir con una euroorden de búsqueda por terrorismo en un país en alerta máxima por terrorismo. Es muy duro. Estoy cansado.

"Valtònyc me estaba creando una deuda muy grande. Me costaba mucho interpretarlo"

Vivir en el exilio es más duro de lo que se imagina la gente y seguramente haya sido por culpa mía. Siempre he hecho mucha broma con mi caso, he intentado utilizar el humor como un escudo y he intentado reírme de la situación, pero es una situación muy dura. Voy a aprovechar cualquier herramienta que se me ponga al alcance para poner fin a esta mierda. Si no fuera así mi familia no me lo perdonaría.

No soy su mejor amigo y apenas le conozco, pero sí hemos hablado un par de veces. Le noto diferente. Más reflexivo y menos provocador en sus declaraciones. 

Enterré a mi personaje hace dos meses cuando saqué mi disco En paz descanse. Mucha gente creyó que el disco se llamaba así por la muerte de mi madre. De hecho, el disco salió el mismo día que ella murió, pero yo ya dije que Valtònyc me estaba creando una deuda técnica muy grande. Me costaba mucho interpretarlo. No me sentía cómodo y tenía que forzarme. En el momento en el que tienes que forzar un personaje es el momento de enterrarlo.

Por eso al principio de esta entrevista te he dicho que prefería que me llamaras Josep y no Valtònyc y es normal que me notes diferente. Cuando creé a Valtònyc tenía 15 años, cuando me detuvieron tenía 18, cuando me condenaron tenía 20 años. Llevo nueve años de problemas judiciales y tres años en el exilio. 1001 días. El proceso represivo que he sufrido ha sido un aprendizaje personal muy heavy y es normal que me haya cambiado. 

Sin embargo, musicalmente hablando, el último disco de Valtònyc ha sido su trabajo más reconocido. Hasta el propio Kase.O ha alabado algunas de sus letras. Esa madurez de la que estábamos hablando se ha visto también en este nuevo trabajo.

Creo que me merecía esto, que Valtònyc se lo merecía. Durante estos años hay mucha gente que ha dicho que si me merecía ir a la cárcel era por rapear mal. Incluso raperos como Tote King hicieron esa declaración. El Tote me confesó que él había dicho eso porque lo había escuchado reiteradamente, pero que se escuchó mi último disco y consideraba que yo tenía un nivel muy alto de flow, de rap y que el disco estaba de puta madre. También vio que lo había grabado en mi casa y lo había remasterizado yo mismo y entonces recomendó mi disco. Y esta mañana he visto que Kase.O también había recomendado mi trabajo, que me había dejado un mensaje privado diciéndome que el disco era de altísima calidad y me felicitaba por el rap y por la propia producción, que era muy profesional. 

¿Qué supone para usted este reconocimiento? 

Pues me alegra muchísimo. Creo que quien creó este prejuicio de que Valtònyc rapeaba mal fue el beef que tuve con Los Chikos del Maíz. A partir de ese beef me costó mucho que la gente me viera desde una perspectiva diferente. He tenido que trabajar muchísimo y me alegro mucho de poder enterrar a Valtònyc con el respeto de mucha gente a la que respeto como Kase.O, el Tote o el mismo Nega de Los Chikos del Maíz.

En este buen momento musical también ha incorporado colaboraciones como la que tiene con Zoo.

La verdad es que estoy muy contento. En el tema al que te refieres está Panxo de Zoo, está Judit Puigdomènech y estoy yo. Estamos Catalunya, València y Mallorca. Somos de tres sitios diferentes, pero hablamos la misma lengua y tenemos la misma cultura. Es muy bonito poder hacer un tema juntos reflejando eso. 

Para terminar, ya nos ha dicho que su deseo es regresar a Mallorca, que es su casa. ¿Hay alguna vía legal en la que usted tenga más esperanza que otras mirando los caminos que le pueden permitir regresar a casa? Se está hablando de la posibilidad de indultos.

Creo en la protesta social. Creo que mi caso se ha normalizado muchísimo, que mi exilio se ha normalizado y se ha dejado de protestar como si no hubiera pasado nada. Y, desgraciadamente, lo que pasa en el Estado español ha sido una vergüenza, pero ha pasado a ojos de Europa y Europa no ha actuado.

Yo solo soy un rapero al que han condenado a tres años y medio en prisión, pero hay gente muriendo cada día en el Mediterráneo escapando de guerras, muriendo desangrada en la valla de Melilla y no pasa nada. Cuando llegué a Bruselas pensaba que los tribunales europeos pondrían un poco de sentido común a esta situación, pero veo que no es así.

"Ha salido esta idea del indulto y me ha alegrado mucho. Es una posibilidad que no había tenido en cuenta y ojalá que pueda prosperar"

Entonces no sé qué puedo hacer para volver a casa. Si es una cuestión de tiempo o qué es. Ahora ha salido esta idea del indulto y me ha alegrado mucho. Es una posibilidad que no había tenido en cuenta y ojalá que pueda prosperar.

Una de las canciones por las que fui condenado la hice para La Tuerka, para el programa de Pablo Iglesias, y cuando vi que era vicepresidente tanto yo como mi familia tuvimos la esperanza de que él me pudiera ayudar a regresar a casa. Pero no fue así. Así que ahora el indulto se presenta como una vía que no tenía en cuenta y que se ha abierto con la encarcelación de Hasél. Así que ojalá indulten a Pablo y ojalá me pueda beneficiar yo también. Quiero regresar a mi casa.