Público
Público

Un abogado pide desvelar el nombre de las pacientes imputadas en el caso Morín

Una testigo acusa al docto Morín de manipular las ecografías para simular menos gestación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Santiago Parra Parra, el abogado de uno de los ginecólogos imputados en el caso Morín, ha planteado a la jueza de instrucción del proceso, Elisabet Castelló, suprimir toda medida de protección a los testigos protegidos debido a que ni su vida ni la de sus familias corren peligro. El abogado también pide a la magistrada que salgan a la luz los nombres y apellidos de las mujeres imputadas en el caso por haber abortado fuera de la ley.

Parra afirma que, aunque 'ahora probablemente no sea el momento más oportuno para tal petición', esta medida es precisa porque 'al ser personas implicadas en el proceso penal y cuyas declaraciones pueden afectar negativamente a los otros imputados, es necesario conocer su identidad'. De momento, la juez ha tomado declaración, como imputadas, a 99 mujeres. Pero la investigación de las 2.780 historias clínicas intervenidas por la Guardia Civil continúa.

Una de las testigos protegidas, que aparece en el sumario, declaró que en algunas clínicas de Morín se utilizaban técnicas para manipular las pruebas médicas de forma que los abortos parecieran legales. Según la testigo, cuando la paciente llegaba a la clínica en estado avanzado de gestación, más de 22 semanas y menos de 26, si todas las circunstancias del embarazo eran normales, es decir, que no había taras físicas ni psíquicas en el feto, 'se manipulaba la ecografía del feto reduciendo el zoom del aparato hasta que constara que la edad del feto era de 22 semanas'.

A partir de aquí, se realizaba la intervención 'como si fuera dentro de la ley pero en realidad el embarazo no estaba dentro de los plazos legales'. Según la testigo, las manipulaciones de las ecografías eran realizadas por el doctor Marcial Rodríguez. También según la declarante, en el caso de que la gestación fuera de más de 26 semanas, se realizaba la intervención y se guardaba la historia clínica de la paciente en un archivo fuera de la clínica. Pero no se especificaba el número de semanas de gestación.

Origen de la denuncia

En noviembre de 2007, a partir de la denuncia de la televisión danesa, el Departament de Salud realizó un informe después de varias visitas de inspección en las clínicas de Morín. En numerosos casos los inspectores anotaron irregularidades administrativas. A propósito de una gestante de seis semanas en el sumario puede leerse: 'Llama la atención la presencia del anestesista para un presunto aspirado así como que se le realizara (el aborto) a las 10 horas y es dada de alta a las 18,30. No hay ninguna eco de las presuntamente realizadas'.