Público
Público

Aguirre cierra un servicio para librarse de Neira

El Gobierno madrileño zanja el caso del asesor condenado por conducir borracho suprimiendo el Observatorio regional de Violencia de Género

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni dimisión ni cese. El Gobierno regional de Madrid ha decidido atajar el quebradero de cabeza que le estaba ocasionando Jesús Neira, condenado ayer por conducir borracho, suprimiendo de un plumazo el Observatorio regional contra la Violencia de Género, del que Neira es asesor. La decisión fue recibida con fuertes críticas por parte del Ministerio de Igualdad y de las asociaciones de mujeres, que ayer no daban crédito a lo ocurrido.

'Con sorpresa y tristeza' acogió Igualdad la noticia, según señaló a este diario el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente. 'No hay un argumento lógico y coherente para la supresión del Observatorio. En vez de asumir una situación incómoda que suponía cesar a Neira, el Gobierno de Madrid ha optado por eliminar todo el organismo dando una excusa', criticó Lorente.

Neira, que saltó a la fama en agosto de 2008 tras sufrir unas heridas gravísimas por defender a una mujer en plena calle de malos tratos, se pasó el día de ayer retando al Gobierno regional. Primero, desde Antena 3, la televisión para la que colabora. 'Soy éticamente intachable y no he transgredido la ética, por tanto, no dimito ni voy a dimitir. ¡Quiero que me echen!', afirmó Neira, marcando cada sílaba de 'in-ta-cha-ble'. El profesor universitario después retó a Aguirre a que ejerciera 'su función' y le cesase.

El culebrón siguió a las puertas de los juzgados de Plaza de Castilla, donde Neira acudió a rendir cuentas por conducir haciendo eses. Allí apostilló que no pensaba disculparse. 'No iba bebido' y 'no, no voy a pedir perdón' son las dos frases que soltó ante los medios de comunicación que se apelotonaban a su alrededor. De puertas adentro del juzgado sí que reconoció que condujo ebrio, según afirmó su abogado, Javier Gómez de Liaño. Eso le permitió una reducción de la condena a una tercera parte de lo previsto por la ley para estos delitos. A Neira se le ha retirado el carné de conducir diez meses y tendrá que pagar 1.800 euros de multa.

El Gobierno regional ha ido contestando estos días a la actitud de Neira a través de sus consejeros. Si el viernes pasado Francisco Granados, consejero de Presidencia, le invitaba a dejar el cargo, ayer le tocó el turno a Ignacio González, que por la mañana se mostraba 'seguro' de que iba a dimitir. 'Estoy seguro de que el señor Neira dejará sus responsabilidades al frente del organismo', señalaba González. Pero las horas transcurrían y Neira no sólo no dejaba el cargo, sino que se mantenía en sus trece.

Así que antes de comer, el Gobierno regional anunció la supresión del Observatorio contra la Violencia de Género. 'Ya antes de verano se estaba trabajando en un plan para eliminar varios organismos del Gobierno regional y así racionalizar recursos', señaló un portavoz del Gobierno regional, que agregó que lo ocurrido con Neira 'ha precipitado el anuncio de la eliminación del Observatorio'.

Dicho portavoz aseveró que el trabajo de este organismo continuará a través de la Consejería de Justicia e Interior, del que ya dependía, y que en ningún caso significa que vaya a haber un recorte en la lucha contra la violencia machista por parte del Gobierno regional.

El Observatorio, fundado en 2003, es un órgano consultivo, con tres asesores (uno de ellos Neira) que cobran una dieta. 'Es un organismo transversal que cruza varios departamentos, como Empleo, Inmigración o Mujer', señalaron desde la Comunidad de Madrid, que insistieron en que su labor va a continuar.

La supresión provocó las quejas de las asociaciones feministas. Para Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, Neira lleva tiempo 'insultando a diestro y siniestro a todo el mundo' y tenía que haber sido cesado hace tiempo. 'Pero han preferido cargarse el Observatorio antes de cesar a quién nunca debió ser nombrado', lamentó.

'El organismo nunca ha funcionado bien, no cumplió sus funciones y ahora han terminado de rematarlo', afirmó por su parte Marisa Soleto, portavoz de la Fundación Mujeres, que agregó que la labor de estos observatorios (que investigan y elaboran propuestas, entre otras acciones) es imprescindible. 'Con el nombramiento como asesor de alguien no especializado como Neira se ve el poco interés que tiene Aguirre en erradicar la violencia de género', concluyó Soleto.

Las asociaciones de mujeres emitieron ayer un comunicado conjunto de queja bajo el título ‘Enmendando un error con una infame inmoralidad'. Está firmado, entre otras, por la Federación de Mujeres Progresistas, la de Mujeres Separadas y Divorciadas, la Fundación Mujeres o el Consejo de la Mujer del Ayuntamiento de Madrid.

El texto acusa a Neira de 'desplantes achulados' y 'trayectoria autoritaria' y achaca su trato de favor por parte del Gobierno de Madrid a que finalmente decidió no presentar querella por el trato recibido durante su estancia en varios hospitales de la región.

'Esto no es gracioso. Hay vidas de mujeres en juego. Esperanza Aguirre demuestra lo poco que le importa erradicar la violencia contra las mujeres', continúan las asociaciones, que tildan la supresión del Observatorio contra la Violencia de Género de 'ocurrencia de fin de semana para así no tener que cesar a Jesús Neira'.

'Las organizaciones feministas rechazamos la utilización de la vida de las mujeres como moneda electoral. Es una infame inmoralidad', termina denunciando el escrito. 

Más noticias en Política y Sociedad