Público
Público

Los antiabortistas claman contra la píldora sin receta

El anuncio de que la píldora del día después se podrá conseguir sin receta provoca reacciones encontradas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era de esperar. El anuncio por parte de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, de que la píldora del día despúes podrá comprarse a partir de agosto sin receta médica en la farmacias ha provocado un auténtico aluvión de reacciones a favor y en contra, muchas de ellas muy contradictorias entre sí, tanto como la noche y el día.

Quienes más han alzado su voz han sido los colectivos provida. 'Anticonstitucional' y 'proabortista' ha sido el mensaje en el que han coincidido el Instituto de Política Familiar (IPF) y la plataforma Derecho a Vivir (DAV). El portavoz de esta última ha llegado a afirmar que la distribución de la píldora sin necesidad de receta 'supone establecer el aborto libre por la vía de los hechos consumados'.

En esa misma línea, se ha pronunciado la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC) que tildó de 'inconcebible que en un país civilizado se repartan fármacos con potentes efectos secundarios sin control médico'.

Algunos han llegado más lejos: El Foro de la Familia ha asegurado que la decisión de no exigir receta para la píldora del día después supondrá un mayor riesgo para la salud pública, ya que 'las adolescentes tomarán la píldora sin saber que es un fármaco abortivo y con potentes efectos secundarios que pueden dañar gravemente su organismo'

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos defiende la objeción de conciencia en la dispensación de la píldora poscoital sin receta, ya que considera que es 'un derecho de cualquier ciudadano ante la ley'. Su presidente no quiso entrar en más valoraciones 'puesto que los farmacéuticos son de todo tipo de religiones y vienen de sociedades distintas', y añadió que colabora con los gobiernos que el pueblo español escoge, 'sin valorar si gustan o no'.

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, se mostró tambén crítico con la medida: 'Me preocupa muchísimo', aseguró tras destacar que esta medida tiene 'dos grandes fallos': que se haga una venta 'indiscriminada' y que la propuesta incentive que los jóvenes no utilicen otros métodos 'porque no hace falta', así como el problema de la educación sexual.

El vicepresidente de Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida, el diputado del PP Angel Pintado, acusó al Ejecutivo socialista de 'trivializar las relaciones sexuales y fomentar la irresponsabilidad' al permitir que se venda la píldora poscoital sin receta médica. Mientras, el secretario general de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), Luis T. Mercé Alberto, calificó de 'frívola' la decisión ya que 'podría aumentar tanto los embarazos no deseados como las enfermedades de trasmisión sexual'.

El abuso en la utilización de la píldora es lo que preocupa a los grupos políticos, especialmente los conservadores. El PNV recuerda que la píldora postcoital no es un método anticonceptivo y que el Gobierno 'puede transmitir una idea errónea'.

Las reacciones a favor han sido igual de entusiastas. IU está encantada con la medida y pide que el Estado financie su compra. Para La Fundación Española de Contracepción 'no es fácil justificar la objeción' a la venta sin receta, pues el farmacéutico únicamente la dispensa. La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) cree que la medida tomada por Sanidad es 'fenomenal', y que la píldora de urgencia, 'según parece se puede administrar sin receta ya que no tiene efectos secundarios'. Además, Según la vicepresidenta de ACAI, Francisca García,  'la píldora de urgencia es muy útil en la prevención de los embarazos no deseados'.

Finalmente, las asociaciones de mujeres recibieron de buen grado la decisión del Ministerio de Sanidad por la que las farmacias podrán dispensar sin receta la píldora postcoital, aunque en algunos casos, como la organización de Juristas Themis, expresaron ciertas 'contradicciones' sobre las posibles consecuencias de esta medida.

La llamada 'píldora del día después', que se venderá sin receta médica y a mujeres sin limitación de edad, según ha anunciado hoy el Ministerio de Sanidad y Política Social, es un anticonceptivo poscoital que puede adquirirse en las farmacias españolas con receta desde 2001. Esta pastilla, que ha sido calificada de 'técnica abortiva' por los obispos, se vende sin receta en Estados Unidos y, al menos, en siete países de Europa, y con prescripción facultativa en al menos diez comunidades autónomas.

Se comercializa bajo dos nombres, Norlevo (de Chiesi España) y Postinor (Bayer-Schering-Pharma), y está indicada ante una situación de emergencia por un coito desprotegido o en el que la protección ha podido fallar (por ejemplo, por la rotura de un preservativo), y no como método anticonceptivo habitual. Su principio activo es el levonorgestrel, una hormona sintética que actúa inhibiendo la ovulación, dificultando la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide y, en el caso de que ésta se produzca, evitando la implantación del óvulo fecundado en el útero. Se presenta en envases de dos comprimidos de 750 microgramos de levonorgestrel cada uno, que deben tomarse lo antes posible, preferiblemente dentro de las primeras doce horas y no más tarde de las primeras 72 horas, después de haber mantenido relaciones sexuales desprotegidas. A diferencia de los anticonceptivos de primera generación, la píldora del día después no contiene estrógenos, lo que hace que tenga menos efectos secundarios.

No hay que confundirla tampoco con la RU-486 o píldora abortiva, que es eficaz hasta las doce semanas de embarazo y se emplea en determinados supuestos de aborto en los hospitales. La Agencia Española del Medicamento autorizó la píldora del día después o poscoital en marzo de 2001.

Más noticias en Política y Sociedad