Público
Público

La Audiencia Nacional acredita a la Cienciología como una religión

Obliga a rectificar al ministerio de Justicia, que le negó esta consideración en el año 2005.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Iglesia de la Cienciología, considerada oficialmente una “asociación de base religiosa”, según aparece registrada en el ministerio del Interior, podrá inscribirse ahora como una entidad religiosa.

Una sentencia de la Audiencia Nacional hecha pública ayer le confiere esta identidad y falla a favor de las consideraciones de esta confesión. La sentencia resuelve de esta manera el recurso presentado por la Iglesia de la Cienciología después de que el ministerio de Justicia negara su inscripción en el Registro de Entidades Religiosas, al que podrán acceder ahora.

Religión o secta

La Cienciología es una creencia con una base que pretende ser filosófica y rodeada por un halo permanente de polémica. Nacida en Estados Unidos, donde tiene el carácter de religión, otros países europeos le han negado esta entidad. En Francia está catalogada como una secta, que es el mismo tratamiento que le confiere la Iglesia católica.

La Iglesia de la Cienciología  se implantó en España a comienzos de los años ochenta. En 1983 se vio envuelta en un proceso por varios delitos económicos del que salió absuelta en 2001. La Cienciología se ha sentado también en el banquillo en otros países europeos, como Francia o Italia.

Los responsables de la Cienciología en España celebraron ayer el fallo de la Audiencia Nacional. “Este reconocimiento marca el fin de una era en la que se forzó a los cienciólogos españoles a luchar por su derecho a la libertad religiosa. La sentencia da la razón y esto marca una nueva para todos los cienciólogos españoles,” dijo Iván Arjona, representante nacional de la Iglesia.


Este cambio de estatus para la Iglesia de la Cienciología no tiene, según indicó su portavoz en España, más consecuencias efectivas que “el reconocimiento de una identidad”. No conlleva, según aclaró ayer, más facilidad para el acceso a unas subvenciones o ayudas oficiales “que la Cienciología nunca ha planteado solicitar”.

Más noticias en Política y Sociedad