Público
Público

Barcelona grita "dimisión" contra los recortes de Rajoy

La manifestación acabó cerca del Parlament, donde la Policía detuvo a una persona que lanzó una botella contra una furgoneta de los Mossos

MARIÀ DE DELÀS / YOLANDA VIÑALS

Una manifestación masiva. De las más masivas de los últimos meses. En Barcelona, durante la marcha contra los últimos recortes del Gobierno del PP, algunos de los asistentes más habituales comentaban que era difícil encontrar amigos y conocidos.

A las 19.30h, hora de la convocatoria, se han acercado a Plaça Urquinaona centenares de miles de personas. Media hora antes lo habían hecho los profesionales de la cultura bajo el lema "La cultura no és un luxe" (la cultura no es un lujo). Las calles adyacentes estaban abarrotadas y era difícil poder iniciar la marcha. Casi dos horas después, mientras grupos de manifestantes ya habían llegado al final de la concentración, dando por finalizada su protesta, otros miles comenzaban a bajar por Via Laietana, eje central de la marcha.

"Si estamos unidos, este Gobierno no puede durar", gritaba un manifestante. "Habéis robado por encima de vuestras posibilidades". Las consignas más coreadas han sido "Rajoy dimisión" , "Manos arriba esto es un atraco", "Le llaman democracia y no lo es".

La presencia policial ha sido muy discreta y los furgones se mantenían a una prudente distancia. La marcha ha sido festiva y pacífica y ha congregado a ciudadanos de todas las edades. Al concluir, pasadas las 22.30 de la noche, unos centenares se han concentrado frente al Parlament de Catalunya, allí sí bajo fuerte custodia policial, han gritado consignas contra el gobierno.

Las presencia de las organizaciones políticas y sindicales durante toda la manifestación ha quedado diluida debido al gran número de personas que han logrado convocar. Incluso sus dirigentes han hecho un acto de presencia discreto. Joan Carlos Gallego, secretario general de CCOO Catalunya, rodeado de periodistas, explicaba que este jueves había que dar una contundente respuesta a un Gobierno que castiga a los más débiles, mientras mantiene intactos los intereses de los poderosos. "Evitaremos la fractura social. Llegaremos hasta dónde haga falta. Sin descartar ninguna acción. No permitiremos la involución".

Sería difícil concretar qué sectores profesionales y sociales no se han congregado en la que ha sido una de las manifestaciones más multitudinarias de los últimos tiempos en la ciudad. Inicialmente, los abuelos de los 15-M, los iaioflautas y un nutrido grupo de los cuerpos de bomberos y del sindicato de policía se encontraban en la parte delantera de la marcha. Pocas consignas y muchos silbatos han hecho de la marcha una muestra del sentimiento de una ciudadanía que tiene la crisis ente sus máximas preocupaciones.

La manifestación se saldó con un detenido, que lanzó una botella contra una furgoneta de los Mossos, según ha informado a Efe la Policía de la Generalitat. La misma fuente ha señalado que la detención se produjo cerca del Parlament de Catalunya y que al detenido se le acusa de desórdenes públicos.

Una vez que la manifestación fue disuelta oficialmente, un grupo de ciudadanos se dirigió hacia el Parlament, donde continuaron protestando contra las medidas económicas del Gobierno.

Más noticias de Política y Sociedad