Público
Público

Cifuentes sugiere acampar en la Casa de Campo y luego se retracta

La delegada del Gobierno en Madrid afirma que esta invitación es una mención "metafórica" y una expresión "desafortunada". Asegura que la Policía actuará co

ELENA HERRERA

Por la mañana, la Casa de Campo de Madrid era un "sitio magnífico" en el que podían quedarse a dormir los indignados de otras ciudades que vinieran a Madrid para asistir a la manifestación convocada con motivo del aniversario del 15-M. Horas después, esta invitación era solo una mención "metafórica" y una expresión "desafortunada".

A la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, no le ha quedado más remedio que retractarse de las declaraciones hechas horas antes y aclarar que en ningún momento pretendía inducir a los simpatizantes del 15-M a instalarse con sus tiendas en ese parque de la capital. Esta ubicación "no es en ningún caso una alternativa a la Puerta del Sol como lugar de acampada", han afirmado fuente de la Delegación a Público.es.

En la convocatoria de prensa de esta mañana, Cifuentes había asegurado que no admitiría que los indignados se instalaran con sus tiendas de campaña en ninguna plaza de la capital, aunque sí ha ofrecido una respuesta policial con "sentido común" si, como tienen previsto, los integrantes del Movimiento 15-M mantienen su voluntad de celebrar una "asamblea permanente" en la Puerta del Sol los días 12, 13, 14 y 15 de mayo.

Asimismo, Cifuentes se ha valido del momento de gran dificultad que atraviesa la economía española para pedir "responsabilidad" en sus actuaciones a los indignados porque, ha dicho, "los mercados nos están mirando". No obstante, se ha mostrado convencida de que la gran parte los participantes en estas convocatorias lo harán "de forma pacífica", aunque ha avisado a los que ha denominado como "radicales" que si se producen alteraciones del orden público "se aplicará la ley". 

La delegada, que ha reiterado que en un principio simpatizó con algunas de las propuestas del movimiento, ha asegurado que incluso llegó a participar en una asamblea del 15-M "hace más o menos dos semanas", aunque ha dicho que no asistirá a la marcha convocada para el próximo sábado porque "no sería bien recibida" y porque estará trabajando en la Delegación del Gobierno. 

Aunque no ha dado cifras, Cifuentes ha asegurado que el número de efectivos policiales presentes en Madrid durante este fin de semana "será suficiente" y ha reconocido que algunos de los agentes llevarán cámaras en sus cascos para poder grabar lo que ocurra, así como otras cámaras móviles, algo que, ha dicho, se ha hecho en otras ocasiones. Ayer, la agencia Efe aseguró que serían más de 1.500 los efectivos.

En rueda de prensa, la delegada ha informado de que su departamento ha recibido en los últimos días las solicitudes, dos por parte de particulares y una de Attac, de celebración de tres concentracionesmovilizaciones para los días 12, 13, 14 y 15 de mayo en la Puerta del Sol, la Plaza de Tirso de Molina y el bulevar del Paseo del Prado. La delegación del Gobierno mantiene su intención de limitar hasta las 22 horas las concentraciones que tengan lugar desde el 12 y hasta el 15 de mayo en la Puerta del Sol. No obstante, el ciudadano que solicitó que que los indignados puedieran permanecer en esa plaza durante 96 horas consecutivas ha recurrido esta decisión al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Más noticias de Política y Sociedad