Público
Público

Correa organizó un cónclave de la Guardia Civil en la etapa de Rajoy

Special Events montó en 2002 la Convención del Consejo Asesor del Instituto armado. El PP asegura que su líder "no sabe"  a quién se contrató

ALICIA GUTIÉRREZ

Special Events, buque insignia de la trama Gürtel en su primera época, organizó en 2002 la convención del entonces recién aprobado y ya extinto Consejo Asesor de la Guardia Civil, un tímido intento del Gobierno de José María Aznar para dar a los agentes una participación pseudosindical que acabó en fracaso.

La convención para la elección de los 43 vocales del Consejo Asesor se celebró en julio de ese año y fue inaugurada por el entonces vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy.

Sólo en 2002, Special Events declaró 1,1 millones por contratos públicos

A preguntas de este diario, fuentes del PP adujeron que su líder "ni sabe ni sabía" quién organizó la convención. "Un ministro no se dedica a contratar a quien organiza actos", añadieron las citadas fuentes. Rajoy mantuvo la cartera de Interior desde el 28 de febrero de 2001 hasta el 9 de julio de 2002, cuando Aznar remodeló su Ejecutivo y le asignó el Ministerio de la Presidencia.

Por el montaje de ese cónclave de la Guardia Civil, que se celebró en el parque ferial Juan Carlos I de Madrid a partir del 8 de julio de 2002, Special Events cobró al menos 34.829 euros. Pero la clave aquí no es la cuantía, sino que su elección para organizar un acto sensible desde el punto de vista de la seguridad denota su capacidad de penetración en las instituciones del PP.

Por la reunión del Instituto armado cobró 34.829 euros con dos facturas

A lo largo de 2002, y según los datos oficiales de la Agencia Tributaria, Special Events obtuvo más de 3,3 millones de euros por ingresos procedentes del PP y sus fundaciones, así como de administraciones donde gobernaba. Las adjudicaciones públicas le reportaron 1,1 millones de euros. Y el PP le pagó 2,2 millones a través del partido, el grupo parlamentario, la Fundación Popular Iberoamericana y la fundación madrileña Fundescam, investigada por presunta financiación ilegal del partido mediante el falseamiento de facturas en las elecciones autonómicas de 2003, el año del tamayazo, gracias al cual Esperanza Aguirre pudo alcanzar el Gobierno regional.

34.829 euros es la cifra que Special Events declaró a Hacienda como pagada por ese trabajo. Como en múltiples ocasiones, el pago se fraccionó paritariamente en dos facturas: una la pagó la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), adscrita al Ministerio de Economía; otra, la empresa Indra, una de las más prestigiosas compañías del sector tecnológico español.

Público no ha logrado averiguar quién y por qué decidió contratar a la compañía Special Events para un acto al que Interior dio gran relevancia. Pagaron la FNMT e Indra porque la Guardia Civil les encomendó a ambas gestionar el proceso de votación electrónica para la elección de representantes en el nuevo Consejo Asesor del Instituto armado. Indra obtuvo el contrato mediante concurso.

Parte del pago se canalizó a través de la Fábrica de Moneda y Timbre

Los documentos de Hacienda, que obran en el sumario Gürtel cuyos 50.000 folios últimos se desvelaron el pasado 5 de abril constatan que Special Events intentó aparentar que los 34.829 euros habían sido abonados por Indra. Es decir,la empresa de Francisco Correa, presunto líder de la trama, no hizo constar que la mitad procedía de un organismo gubernamental: la FNMT.

Este diario intentó averiguar a través de la FNMT y de Indra las razones de que se contratara a Special Events y cuál fue el procedimiento utilizado para su elección. Portavoces de la entidad pública y de la empresa privada subrayaron la dificultad de conocer tales extremos dado que los responsables de contratación de aquel momento ya fueron relevados.

"Un ministro no se dedica a contratar a quien organiza un acto", alega el PP

No es posible, por tanto, conocer si la decisión de adjudicar el evento a Special Events partió de la Guardia Civil dependiente en medios y servicios a Interior, o del Ministerio de Economía, que entonces dirigía el vicepresidente segundo, Rodrigo Rato. Según Indra, el de la convención del Consejo Asesor de la Guardia Civil es el único pago a Special Events que consta en sus archivos.

La organización de la Convención del Consejo Asesor de la Guardia Civil fue incorporada por Special Events a los documentos remitidos para participar en un concurso de Majadahonda (Madrid). El concurso, como tantos otros, lo ganó. Lo convocaba Pammasa, la empresa municipal de suelo y vivienda que dirigía el hoy alcalde del municipio, el conservador Narciso de Foxá.

La convocatoria de Pammasa, lanzada en la primavera del año 2002, tenía por objeto elegir a la empresa encargada de conmemorar el décimo aniversario de esa sociedad municipal. Pammasa sólo aceptó dos ofertas: la de Special Events y la de otra compañía ajena a la trama.

Los pliegos del concurso otorgaban al coste económico la misma puntuación que a la experiencia demostrable en el montaje previo de actos similares.

La segunda empresa remitió un listado de servicios donde predominaban los clientes privados. Los documentos remitidos por Special Events certificaban, en cambio, que los organismos públicos (del PP) eran mayoría en su cartera de clientes.

Más noticias de Política y Sociedad