Público
Público

La división del PSOE de Galicia abre un nuevo frente a Rubalcaba

El enfrentamiento entre Pachi Vázquez y Abel Caballero resucita por la polémica creada en torno al doble cargo de Carmela Silva. El chaconista Caamaño no descarta que vaya a presentarse a las primarias del partido. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La labor de oposición del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, corre el riesgo de verse ensombrecida desde hace varios días por el fantasma del conflicto interno que se había dado por remansado en el congreso federal de febrero. Al retorno de un sector crítico encabezado por la exministra de Defensa Carme Chacón se han unido las declaraciones del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, criticando la estrategia de Rubalcaba y su plan de llegar a acuerdos con el PP, llegando a afirmar que 'hoy, el PSOE no tiene credibilidad'

Pues bien, a todo esto esta semana se suma además el conflicto que ha resurgido en el seno del partido en Galicia por el doble cargo que ejerce la primera teniente de alcalde de Vigo y diputada en el Congreso, Carmela Silva. Después de que el lunes la dirigente socialista, muy próxima a Rubalcaba, acudiera al pleno ordinario del municipio pontevedrés, donde además es concejala de Urbanismo, volvieron a cobrar fuerza las voces dentro del partido reclamándole el cumplimiento de los estatutos, que prohíben compaginar dos cargos públicos.

La polémica llegó al extremo de que la Comisión Permanente del PSdeG, encabezada por el secretario general de los socialistas gallegos, Manuel Pachi Vázquez, propuso a principios de semana la apertura de un expediente sancionador a Silva por una falta muy grave. La cúpula del PSOE gallego incitó, además, a la ejecutiva federal de Rubalcaba a sancionar a la diputada, que es también secretaria segunda de la Mesa del Congreso de los Diputados y secretaria federal de Emigración de su partido. Resucita así la vieja disputa entre el entorno de Vázquez y el del alcalde de Vigo, Abel Caballero, de quien Silva es persona de máxima confianza.

Tanto la ahora diputada como el propio regidor vigués se comprometieron antes de las elecciones generales a que la primera abandonaría su puesto en el Consistorio una vez celebrados los comicios, para que el partido permitiera a Silva ir en las listas al Congreso por la provincia de Pontevedra, después de una legislatura como potente y bien valorada portavoz del PSOE en el Senado. Pero siete meses después de la cita electoral, no hay ningún movimiento que haga pensar que la diputada vaya a abandonar alguno de sus dos cargos. Desde la ejecutiva federal no piensan tomar ninguna reprimenda contra la parlamentaria, al menos de momento. Confían en que el conflicto pueda solucionarse en Galicia en los próximos días.

La diputada siempre ha defendido la premisa 'una persona, un cargo' dentro de su partido. Sin embargo, en su entorno más estrecho alegan que es necesario hacer excepciones a esa norma, puesto que compatibilizar dos puestos en ocasiones aporta valor añadido, y recuerdan que es su caso, ya que Vigo 'es la segunda ciudad más importante de España en manos de los socialistas, después de Zaragoza' y la capital desde donde se visualiza 'la oposición a las políticas del presidente de la Xunta', el conservador Alberto Núñez Feijóo. Añaden en su círculo otro argumento: hay más parlamentarios en su misma situación que no han renunciado a ninguna de las sillas. Un ejemplo es el barón castellano-manchego, Emiliano García-Page, alcalde de Toledo y senador. Ayer miércoles, el portavoz municipal del PSOE vigués, Carlos López Font, pidió el 'cese' de la 'campaña de persecución' política que, a su juicio, sufre Silva, informa Europa Press. 

¿Y qué ocurriría si se le obligase a elegir? Los cercanos a la diputada no lo dudan: se quedaría con su puesto de primera teniente de alcalde de Vigo y renunciaría a su escaño en el Congreso. 

La actitud de la parlamentaria sigue sorprendiendo e incluso molestando a los representantes de los diferentes sectores del PSOE en Galicia. El círculo cercano a Vázquez considera que el alcalde de Vigo está tratando de mantener un 'nuevo pulso' con el secretario general del PSdeG, y busca la connivencia de la ejecutiva federal y del propio Rubalcaba, que aseguró a Silva un puesto en la Mesa del Congreso a pesar de su silla en el Ayuntamiento de la ciudad pontevedresa. 'Consiguieron que Carmela fuera en las listas, después la colocaron en el Congreso y ahora quieren mantenerla cueste lo que cueste', explican a Público desde el entorno de Vázquez. 

Laura Seara, exdirectora general de la Mujer en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, coordinadora del Área Institucional del PSdeG y una de las personas de confianza del líder de los socialistas gallegos, asegura confiar en que se pueda poner fin a la polémica con una 'solución satisfactoria'. 'Todos cumplimos el reglamento y no puede haber excepciones. Las normas están para cumplirlas', insiste, antes de decir que está segura de que finalmente no se tomará ninguna medida disciplinaria contra Silva. 

Argumentos similares son los que se defienden desde el sector crítico a la gestión de Rubalcaba, cuya máxima cabeza visible en Galicia es la del exministro de Justicia y secretario general de los socialistas coruñeses, Francisco Caamaño. Él fue uno de los más fieles defensores de la candidatura de Chacón en el congreso federal de febrero, a diferencia de Vázquez, Caballero y Silva, que se situaron a favor de Rubalcaba. Preguntado por este diario por la polémica creada por la contundencia de la cúpula del PSdeG respecto a la diputada, Caamaño celebra que el órgano de dirección de su partido se haya decidido a cumplir con la normativa.

La disputa interna se produce poco antes de que los socialistas gallegos inicien un proceso de primarias para dar con su candidato a la comunidad, en las elecciones que están previsto que tengan lugar en 2013, o incluso a finales de este año, si Feijóo decide adelantarlas. Los representantes de las diferentes sensibilidades del PSdeG coinciden en señalar que, pase lo que pase, el partido pondrá en marcha el proceso de primarias este mismo verano. Pero, por el momento, sólo se da por segura la candidatura de Vázquez. 

Preguntado ayer al respecto, Caamaño tampoco cerró la puerta a presentar la suya, en representación del sector crítico. 'Estaré donde tenga que estar y en el momento en el que tenga que estar', se limitó a decir. Además del suyo, en el partido suenan otros nombres, como el del presidente de la diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro. Está por ver, además, cuál será el papel que juegue en el proceso el exministro y exsecretario de Organización del PSOE José Blanco, muy cercano por cierto a Silva.

Según los plazos previstos por los socialistas gallegos, será el próximo 21 de julio cuando el Comité Nacional del PSdeG apruebe el calendario de las primarias, que deberá ser ratificado, posteriormente, por el primer Comité Federal del PSOE a la vuelta del verano. De esta forma, esperan que a mediados de septiembre pueda celebrarse el proceso interno para que en los primeros días de octubre haya un candidato proclamado.