Público
Público

El Ebro respeta los cascos urbanos de Aragón y alcanza los seis metros en Zaragoza

Un helicóptero del 112 ha podido constatar que el agua no ha entrado hoy en ninguna población, aunque hay granjas afectadas, casas aisladas y miles de hectáreas inundadas. El caudal ya alcanza su máximo nivel en la capital aragonesa

Fotografía facilitada por el Gobierno de Aragón en la que se aprecia la crecida del río Ebro a su paso por la localidad de Gallur, en Zaragoza. EFE

EFE

ZARAGOZA.- Los pueblos de la ribera del Ebro de Zaragoza han vivido hoy otra jornada de incertidumbre por la crecida extraordinaria del río, aunque algo más tranquilos porque las motas de contención están resistiendo y el agua no ha entrado en los cascos urbanos.

En Zaragoza el caudal está ya en los máximos previstos, con 2.400 metros cúbicos por segundo y 5,81 metros de altura, aunque aún se esperan algunos picos hasta mañana y el ayuntamiento ha elevado a naranja el nivel de alerta, fijado normalmente a partir de los 2.100 m3/s, ante la evolución de esta crecida.

Hoy, en un vuelo de reconocimiento con un helicóptero del 112 se ha podido constatar que el agua no ha entrado en ningún casco urbano, aunque hay granjas afectadas, casas aisladas y miles de hectáreas inundadas, y ya ayer se estimaba que eran unas 20.000 según las primeras estimaciones de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA-COAG).

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro, ha considerado que la avenida extraordinaria del río "ha sido muy seria" y ha generado "mucho nerviosismo", aunque lo "positivo", hasta ahora, es que no ha afectado de forma importante a núcleos urbanos.

Aguas arriba de Zaragoza el caudal comienza a descender y los más de seiscientos vecinos de Pradilla que fueron desalojados por precaución ya pueden regresar a sus casas.

Los más de novecientos vecinos de Boquiñeni están a la espera de que termine la instalación de un puente provisional para poder acceder a la población

Mientras, los más de novecientos vecinos de Boquiñeni están a la espera de que termine la instalación de un puente provisional para poder acceder a la población, y aunque concluya hoy, el jefe de Protección Civil, Miguel Ángel Clavero, considera que lo recomendable sería que los vecinos esperaran hasta mañana.

Uno de los puntos de mayor atención hoy ha sido Cabañas de Ebro por las filtraciones de la mota, aunque el agua se ha estado achicando y el episodio se ha dado prácticamente por terminado.

También ha habido preocupación en Torres de Berrellén, donde se ha roto una acequia que además hacía de muro de protección y el agua llegaba a la parte baja del pueblo, aunque no ha sido necesario desalojar el municipio, que tiene 1.500 habitantes.

Además, la crecida ha obligado a cortar el suministro de agua de boca en la localidad zaragozana de Utebo, de unos 18.000 habitantes, y a desalojar a varios vecinos del barrio rural de Alfocea de Zaragoza a la casa de la juventud.

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) trabajan en la reconstrucción de un puente caído entre las regiones de Boquiñeni y Luceni tras la crecida del río Ebro. Mas de un millar de vecinos de Pradilla y Boquiñeni fueron desalojados ayer y han p

Fotografía facilitada por el Gobierno de Aragón en la que se aprecia la crecida del río Ebro a su paso por la localidad de Gallur, en Zaragoza. EFE

De hecho, un helicóptero de la Guardia Civil de Huesca ha tenido que rescatar a dos personas y a sus animales domésticos del tejado de su vivienda en Alfocea.

También los bomberos de Zaragoza han tenido numerosas salidas para rescatar a algunas personas que permanecían aisladas en la urbanización Torre Urzaiz, que fue desalojada el pasado viernes, poner a salvo animales, entre ellos 400 terneros en Juslibol, y achicar agua, como en un transformador eléctrico en la calle Obispo Librana.

Hasta 350 personas han estado trabajando en las diferentes localidades afectadas por la crecida para paliar los daños desde que se constituyó el Centro de Coordinación Operativa de Emergencias (CECOP).

En estas labores participan voluntarios de Protección Civil, efectivos de la empresa pública Sarga, trabajadores sociales del Gobierno de Aragón y de las comarcas, la UME, bomberos, personal de la CHE, Policía Local y Nacional, Guardia Civil, Cruz Roja y equipos sanitarios, entre otros.

La punta de la crecida se espera mañana en la capital aragonesa con unos valores que variarán poco de los que se registran hoy y seguirá su avance hacia las poblaciones de la ribera baja, en las que se esperan afecciones agrícolas, sin que se descarte algún problema en el casco urbano de Pina de Ebro, la más próxima al río.

Por su parte, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, que se ha reunido con los consejeros del ramo de La Rioja, Navarra y Aragón, y ha anunciado que el Gobierno central tiene preparado un real decreto ley con medidas de "emergencia" ante la crecida extraordinaria del Ebro, que será aprobado por el Consejo de Ministros el próximo viernes.

Más noticias