Público
Público

Sanidad Familiares del fallecido en un ambulatorio de Pontevedra atribuyen su muerte a los recortes de Feijóo

El personal de los puntos de atención continuada recuerda que lleva meses denunciando que trabajan en precario y con “recursos mínimos”

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8

Ambulatorio (puntos de atención continuada) de la localidad pontevedresa de A Estrada. GOOGLE STREET VIEW

La muerte de un paciente de A Estrada (Pontevedra) que falleció ahogado en su propio vómito en un centro del Servicio Galego de Saúde (Sergas) que carecía del personal necesario para ofrecerle auxilios sanitarios elementales ha puesto de nuevo de manifiesto las graves carencias de la sanidad pública gallega.

Según un miembro de la familia, el suceso es la consecuencia directa de “los recortes” del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo en el presupuesto del Sergas y de la Consellería de Sanidad, que dirige Jesús Vázquez Almuíña. La asociación PACs en Pé de Guerra, que agrupa a profesionales sanitarios de los puntos de atención continuada (PAC), alerta de que llevan meses denunciando que trabajan “con recursos mínimos”.

José Antonio Pereira, de 65 años, acudió al PAC de A Estrada el pasado sábado tras sentir fiebre que su familia atribuye a un proceso vírico. Padecía parkinson y era invidente, por lo que iba acompañado de dos familiares. Al llegar les dijeron que no había personal sanitario disponible porque se encontraban atendiendo una urgencia.

José Antonio empezó a sentirse indispuesto. Intentó vomitar pero no pudo regurgitar. Ni el administrativo del centro –el único trabajador que quedaba en el mismo- ni una mujer enfermera que estaba entre los pacientes que aguardaban en la sala de espera, pudieron hacer nada por reanimarlo. Cuando la médico que atiende el PAC regresó al centro, José Antonio había muerto por asfixia.

“Por desgracia este es un caso palpable de las consecuencias de los recortes. Si tengo una urgencia, llego al centro de salud, no hay médico y muero, la muerte es sobrevenida por falta de atención”, asegura Manuel Pereira, primo del fallecido, en declaraciones al diario digital Praza Pública. “Si con esto conseguimos avivar un poco la conciencia social y que se tomen medidas, será un primer paso y por lo menos la muerte de una persona servirá para algo”, añadió.

El Sergas ofreció su versión de los hechos reconociendo que en el PAC de A Estrada no había personal sanitario porque el disponible había tenido que atender a domicilio un caso “grave y urgente”. La gerencia del área sanitaria de Santiago, a cuya cabeza está Isolina Núñez, prima carnal del presidente de la Xunta, explica que el adminsitrativo del centro llamó al 061 y que le dijeron que la médico y la enfermera del PAC estarían de regreso en unos minutos. Aseguran que no fueron más de diez, pero cuando llegaron, “no consiguieron salvarle la vida”.

El Sergas también ofreció sus “condolencias” a la familia de José Manuel, y reconoció que es frecuente que los sanitarios de los PAC haga salidas a domicilio y deje “por unos momentos” el centro sin personal médico para atenderlo. “En estos supuestos, el personal de apoyo administrativo avisa de esta ausencia al 061 para que cubra la asistencia urgente hasta que regrese el personal sanitario”.

Tras conocer la muerte del paciente, la asociación PACs en Pé de Guerra hizo pública una carta abierta en la que recuerda que llevan años denunciando las carencias de medios y de personal que padecen esos centros, que obligan al personal sanitario a realizar su trabajo “con recursos mínimos”.

“Llevamos meses denunciando la falta de medios personales”, asegura la asociación, que asegura que, lejos de ponerle solución, la actuación de la Xunta sólo está sirviendo para que el problema se acentúe. “En verano, cuando la carga asistencial y de población aumenta, el personal con el que trabajamos es inferior al del resto del año. Todo a pesar de que nos limitaron el tiempo de disfrute de vacaciones y permisos, que denegaron reducciones de jornada por motivo de conciliación [familiar] y de que aumentaron la jornada obligando a hacer turnos de trabajo a mayores al personal del PAC. La solución, una vez más, ha sido sobrecargar [de trabajo] y recortar derechos a un personal extenuado que ya no puede más”, explican.

Los grupos de la oposición en el Parlamento de Galicia reclamaron ayer a Feijóo que investigue los hechos y que depure responsabilidades, y culparon a su Gobierno de dejar desasistidos los PAC por el recorte del presupuesto sanitario. En el 2009, cuando Feijóo accedió a la Presidencia de la Xunta, el presupuesto sanitario era de 3.767 millones de euros. En el ejercicio del 2018, diez años después, se eleva a 3.861 millones.

Más noticias en Política y Sociedad