Público
Público

Los Gobiernos central y vasco confluyen en la apuesta por la reinserción de los presos de ETA

Fernández Díaz y Ares exhiben su "absoluta sintonía" sobre la política penitenciaria con los reclusos de la banda

PÚBLICO.ES / EFE

El Gobierno central ya apostó hace semanas por modificar ligeramente la política penitenciaria, facilitando la reinserción de los presos terroristas, no sin llevarse un chaparrón de críticas de las víctimas. Desde el principio, confluyó con el PSOE y el Ejecutivo de Vitoria. Sin embargo, las tiranteces afloraron entre el lehendakari y el PP vasco, hasta el punto de poner fin a su unión de hecho. Hoy, el ministro Jorge Fernández Díaz y el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, han intentado limar asperezas y lanzar un mensaje unívoco en torno a la política penitenciaria, haciendo ver que la apuesta estratégica es la reinserción individual de reclusos. Ambos han intervenido en la clausura del Congreso sobre Memoria y Convivencia, en Bilbao. Antes de su intervención, ambos han mantenido un encuentro "largo, extenso y productivo", ha dicho el ministro, en el que los dos han analizado la situación de ETA y la política sobre los internos de la banda desde una "absoluta sintonía". 

"Seguiremos trabajando en todos los frentes para culminar este proceso", el final de ETA, ha explicado Fernández Díaz. "Un trabajo –ha proseguido– que incluye continuar con la actividad policial, fomentar el recuerdo, el respeto y la dignidad de las víctimas y facilitar que aquellos que sinceramente se arrepienten de los delitos cometidos y reconocen el daño causado puedan dejar de vivir sometidos al control de la organización terrorista y cumplan sus penas con un objetivo de reinserción". "En el camino de la reinserción es donde nos vamos a encontrar", ha subrayado, porque esa es la única vía que defenderá el Ejecutivo de Mariano Rajoy por ser la "que más se ajusta a la Constitución y a lo que quiere la inmensa mayoría de la sociedad española". El ministro ha reconocido que "no es una tarea nada fácil", por lo que "hay que avanzar poco a poco, buscando consensos entre los demócratas y reconociendo las dificultades existentes". 

"En el camino de la reinserción nos encontraremos", afirma el ministro

"Han de saber los terroristas de ETA que eso es lo que hay. A pesar de lo que les dicen, tras la declaración del 20 de octubre no va a haber ninguna negociación política con ETA, el Gobierno no ha negociado ni negocia ni va a negociar jamás con ETA", ha remarcado. Ha añadido que lo que tiene que hacer la organización terrorista es "disolverse incondicionalmente" y ha trasladado a los presos y sus familias que su "mayor enemigo es ETA" porque, mientras la banda siga en pie, "la política de dispersión va a seguir subsistiendo". "El día que se disuelva, la política de dispersión se replanteará", ha incidido, abundando en los mismos argumentos que expuso el pasado miércoles en el Congreso.

El consejero de Interior ha prestado un respaldo expreso. En su discurso, Ares ha animado al ministro a seguir apoyando la política de reinserción para los presos que se alejen de la violencia y reconozcan el daño causado.

Fernández Díaz  ha aprovechado su discurso para lanzar tres mensajes. El primero pasa por que el comunicado de abandono de la violencia del pasado 20 de octubre significa "el triunfo del Estado de derecho sobre la barbarie terrorista", a su juicio, "gracias al trabajo de las Fuerzas de Seguridad del Estado, de los jueces y fiscales, y al empeño de la sociedad civil, que nunca se han doblegado". "Ha sido un triunfo colectivo, de todos los demócratas, aunque haya sido construido sobre el sufrimiento, que jamás olvidaremos, de más de 800 muertos y miles de heridos".

Ares ha lamentado que no estuviera en el seminario la exetarra Gisasola, vetada por Interior

El segundo de los mensajes ha sido lanzar un recuerdo de "emoción y cariño" hacia la sociedad, por haber reclamado el fin del terrorismo de forma pacífica, y "sin que nadie se haya tomado la justicia por su mano". Un "triunfo moral" frente al terrorismo, ha subrayado. En tercer lugar, ha destacado la "lección" que han dejado las víctimas de ETA, de las que ha dicho que "han llevado hasta aquí" a la sociedad "con su fe en el Estado de derecho". "Nos han guiado a todos y es sobre su memoria desde donde tenemos que construir juntos el futuro de nuestra convivencia".

El ministro también ha reprochado a la izquierda abertzale que "los que pretenden ahora ondear la bandera de la paz aspiraban hasta hace poco a destruir las instituciones que ahora ansían ocupar. Todavía estamos esperando que le pida a ETA su disolución incondicional".  Ares, ha exigido asimismo a la izquierda abertzale que pida la desaparición definitiva de la banda.

El consejero ha realizado una referencia, sin citarla, a la etarra Carmen Gisasola, que fue invitada por el Gobierno vasco a participar en este congreso pero cuya presencia fue vetada por el Ministerio del Interior. Ares ha dicho que le hubiera gustado al Ejecutivo de Vitoria "contar con más testimonios de otras víctimas y de personas que, habiendo cometido asesinatos, se han alejado de la violencia y están decididas a recorrer el camino de la reinserción". Tras acabar el acto, preguntado por los periodistas sobre este asunto, el ministro se ha limitado a mostrar su convencimiento de que este congreso "contribuirá a cicatrizar las heridas" causadas tras décadas de terrorismo. Fernández Díaz ha confirmado entonces que el Ejecutivo estudia modificar la Ley Electoral para que puedan votar los que se fueron de Euskadi por la amenaza de ETA

Conservadores y víctimas del terrorismo caminaron en las dos pasadas legislaturas, en comandita, contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Ahora es el PP el que ocupa la Moncloa, y ante el primer ademán de salida del inmovilismo, esas mismas víctimas encolerizaron. En cuanto Interior anunció su plan de reinserción de presos terroristas, el pasado 26 de abril, las asociaciones se sintieron traicionadas por la "cesión" del Ejecutivo a ETA. El ministro las citó a las 24 horas en su departamento para intentar calmarlas. Sin éxito. Se confesaban "engañadas".

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ya ha amenazado directamente al Gobierno con convocar una manifestación si Interior no rectifica. En una entrevista con Efe publicada hoy domingo, Pedraza avisa al Ejecutivo de que si sigue la hoja de ruta de Zapatero y no apuesta de modo "firme" por la derrota de ETA "estarán enfrentados y en la calle contra el PP". "La derrota total de ETA está más lejos que hace unos meses. Pensábamos que no tendríamos que ser nosotros los que lucháramos por esto, pero vamos a seguir machacando día a día para lograrlo", afirma la presidenta de la AVT, todavía "defraudada" con el PP. Pedraza se enfrenta la semana próxima, en la asamblea a la junta directiva de la asociación, a la candidatura que encabeza Paulina Cerezal y que integran, entre otros, María Jesús González, madre de Irene Villa, o la viuda de Fernando Múgica, Mapi de las Heras. 

Más noticias de Política y Sociedad