Público
Público

Gorka Landaburu a ETA: "Me habéis destrozado las manospero no la lengua"

El periodista se dirige a los acusados en el juicio por el atentado que lo mutiló en 2001

PÚBLICO

El periodista Gorka Landaburu rememoró ayer ante un tribunal de la Audiencia Nacional lo ocurrido en su domicilio de Zarautz el 15 de mayo de 2001, cuando al abrir un paquete enviado supuestamente por la asociación empresarial Elkargi sufrió la explosión del artefacto explosivo que había dentro. Ayer, escuchaban a Landaburu en el banquillo dos miembros de ETA que son juzgados por aquel atentado. A ellos se dirigió Landaburu: "Soy periodista. Me habéis destrozado las manos, me habéis dejado ciego del ojo izquierdo, cicatrices por todo el cuerpo... Pero os habéis equivocado: no me habéis cortado la lengua".

Landaburu suele decir que ha sufrido dos dictaduras, la de Franco y la de ETA. Sus padres regresaron a Euskadi en 1972 y en el momento del atentado él era un reputado periodista en el punto de mira de la organización terrorista y su entorno. En el comunicado de reivindicación del atentado, la banda lo llamó "txakurra (perro) de la pluma".

Sensible a la reciente evolución en la izquierda abertzale, Landaburu reclamó antes de entrar en la Audiencia Nacional "justicia, reparación y memoria" y añadió que su intención es "pasar página, pero leyendo la página". En la sala, ante los que intentaron presuntamente asesinarlo, afirmó: "Mi padre y mi madre tuvieron que irse de este país por razones que les tocó, a mi nunca me vais a echar. Me quedo luchando por la libertad y la paz en Euskadi".

El fiscal y la acusación particular piden 23 años de cárcel para Xabier Makazaga y Oskarbi Jauregi, presuntos miembros del comando Buruntza, autor del atentado. En una carta incautada a la dirección de ETA en noviembre de 2002, el comando admite que la bomba fue preparada por Jauregi y Hodei Galarraga, fallecido como consecuencia de la explosión de otro artefacto, el que transportaba junto a otro terrorista en un coche. Las huellas del otro acusado, Xabier Makzaga, aparecieron en el piso franco utilizado por el comando junto a una descripción física de Landaburu, informa Ep.

Tras 319 días de cuidados médicos y cinco operaciones de cirugía, Landaburu recibió un dictamen que declaraba su incapacidad parcial permanente. Ayer relató cómo abrió el sobre a la mañana siguiente de la jornada electoral vasca, que había estado cubriendo hasta tarde. "Abrí el sobre y me explotó. Y me dije: me han pillado". Entonces, corrió a mirarse en el espejo y pidió ayuda a un primo, que residía en la vivienda anexa.

Más noticias de Política y Sociedad