Público
Público

Griñán promete una reforma de la Junta

El aspirante a presidente andaluz presenta su proyecto político

ÁNGEL MUNÁRRIZ

La Administración andaluza "es, a veces, lenta", y no siempre "por la transparencia o el garantismo". Así lo admitió este martes José Antonio Griñán, candidato socialista a presidente, durante su discurso de investidura, en el que anunció que su Gobierno llevará a la Cámara un proyecto de reforma de la Administración.

"Parece haber una opinión mayoritaria sobre la necesidad de que sea más ágil, menos corporativa y más eficiente", dijo Griñán, que advirtió que la reforma no consistirá en la privatización de servicios básicos.

La defensa de lo público recorrió todo el discurso. Griñán, de hecho, arrancó un aplauso el único cuando, tras animar a todos a sacudirse los complejos e ignorar los tópicos "peyorativos" sobre la región, afirmó que "la Andalucía en la que hay que mirarse" es la del sistema de sanidad universal que ha permitido la curación de un niño, Andrés, gracias a la selección genética de otro, Javier, ambos de una familia de recursos escasos.

Griñán, que será elegido hoy presidente y mañana tomará posesión, expresó su voluntad de "representar un cambio", al tiempo que se mostró "orgulloso" de lo conseguido por su antecesor, Manuel Chaves, al que deseó "toda la suerte" en su nuevo cometido, la negociación política de la financiación. "No puede haber ningún sistema que no garantice la igualdad de todos vivan donde vivan, y no lo habrá", afirmó al respecto.

El discurso de Griñán, en el que subrayó la importancia de la educación como pilar básico social y económico, estuvo atravesado por la crisis. Él mismo dio desde la tribuna el dato más negro: hay 794.000 parados, 257.000 más que hace un año, lo que supone "sendas tragedias familiares".

"No habrá prioridad por encima del paro", dijo Griñán, partidario de un Estado que intervenga la economía pero "sin asfixiar" la iniciativa privada. Su perfil político quedó muy claramente definido al tocar, precisamente, cuestiones de índole económica.

Entre sus siete "líneas rectoras" en este campo se vislumbraron las líneas básicas de su forma de entender la gestión pública: seguridad jurídica, libre competencia y liberalización de servicios, innovación, sostenibilidad, igualdad de oportunidades, diálogo social y agilización y descentralización administrativa.

En este último punto fue muy insistente. "La mayoría de los asuntos de una provincia deben resolverse en la provincia", dijo, antes de asegurar que llevará a la Cámara las ya comprometidas iniciativas legislativas para dar mayor independencia financiera a los municipios.

 PP e IU ven al candidato "escondido" tras Chaves

 “No es un político atrevido, porque se ha protegido en el pasado”, afirmó tras el discurso Esperanza Oña, portavoz del PP-A, que aseguró haber visto “bostezos” en la bancada socialista, en referencia al aburrimiento que, a su juicio, causa el “continuismo”. También vio a Griñán “escondido” Pedro Vaquero, viceportavoz de IU, que afirmó que su postura frente a la crisis no supone ningún giro a la izquierda. El PSOE expresó en público su apoyo a un discurso que representa “el cambio” que necesita Andalucía. Diputados y dirigentes provinciales destacaban en privado la ambición y el calado político de su afán descentralizador, aunque recordaban que será necesario un fuerte respaldo financiero.

Sindicatos y empresarios dan un voto de confianza

El discurso gustó, o al menos mereció su voto de confianza, a los dos grandes agentes de la concertación social, sindicatos y empresarios. “Si el discurso se convierte en realidad, será magnífico”, dijo el presidente de la patronal, Santiago Herrero, que afirmó que Griñán “está capacitado” para el “rearme anímico” de la sociedad y para “cambiar cosas”. Francisco Carbonero, secretario general de CCOO-A, valoró que Griñán colocase la lucha contra el desempleo en el centro de su discurso y le pidió “diligencia y eficacia”. Para UGT-A fue un estreno “bastante realista” y con “propuestas arriesgadas e interesantes”, según dijo su secretario de Organización, Francisco Fernández.

 

Más noticias de Política y Sociedad