Público
Público

IU se conjura para que ninguno de sus partidos apoye a otras fuerzas

Las tensiones abiertas entre la dirección de Lara y Llamazares se reconducen hacia una salida "más política" y evitando de paso un choque personal: el compromiso de todos los sectores para que no se respalde a otras fo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El soufflé ha bajado'.

La apreciación se oye en boca de bastantes dirigentes esta semana en Izquierda Unida. Ha sucedido en más ocasiones. Tras unos días de oleaje, las tensiones se liberan y el mar vuelve a su sitio. 

Hace 15 días, Público informaba de las tiranteces internas que había provocado la aparición de la foto de Gaspar Llamazares en la propaganda electoral de Ezker Batua, marca competidora con el 'único' referente de IU en el País Vasco, Ezker Anitza. La cúpula federal dirigió una carta al diputado por Asturias para pedirle 'explicaciones', él no pudo dar respuesta en los órganos de dirección por problemas de agenda. Los escuderos de Llamazares, agrupados en Izquierda Abierta (IAb), exigieron que no se 'demonizara' a su líder. Cayo Lara demandó derivar la pelea por los cauces internos y dedicarse a lo sustancial

La secuencia tuvo su desembocadura este pasado lunes, en la reunión de la ejecutiva federal en la madrileña calle de Olimpo. A esa cita ya sí pudo acudir Llamazares para exponer su actitud ante sus compañeros. Y allí se buscó y apalabró una salida 'más política' al conflicto. El núcleo duro de Lara propuso, e Izquierda Abierta aceptó, trabajar para alumbrar lo que llaman el pacto de la pluralidad. Un acuerdo por el que todas las familias y partidos de IU se comprometen a 'no apoyar a ninguna fuerza que compita electoralmente con IU'. 

La foto del diputado por Asturias aparecía en la propaganda de EB

Dicho así, puede sonar extraño. E incluso llevar a la perplejidad. Pero tiene su miga. En realidad, esa obviedad ya figura en los estatutos, y está en el código genético de IU y de cualquier formación política. Pero el equipo de Lara había recriminado a Llamazares que prestara 'apoyo' indirecto a EB, un respaldo que el diputado siempre negó. En un tuit del 22 de octubre –esto es, tras el batacazo de Ezker Anitza y de EB en las urnas–, calificó de 'mala' la 'utilización de su imagen' por parte de EB, marca controlada por el exconsejero vasco de Vivienda Javier Madrazo e integrada en IAb. El excoordinador, en la ejecutiva, explicó que nunca autorizó a EB a usar su foto y alegó que si no aclaró antes el equívoco fue para no 'enredar en la campaña', consciente de que el estallido del conflicto sólo habría servido para perjudicar a IU.

Pero el pacto de la pluralidad también tiene su lógica desde la óptica de los gasparistas, ya que siempre metabolizaron mal que el PCE de Francisco Frutos y Felipe Alcaraz prestase cobertura a una candidatura asturiana distinta de la oficial –en el Principado es donde Llamazares tenía su más potente ejército–, o que surgieran 'conflictos políticos' entre miembros del PCE y los aspirantes legitimados de IU en Salamanca o Extremadura. En el caso asturiano, la nueva dirección de José Luis Centella actuó con mano de hierro y expulsó a aquellos que querían competir con IU. 

'Se ha buscado una solución más política que personal', subraya a Público un dirigente cercano a Lara, visiblemente satisfecho. 'La idea es que en la nueva etapa que se abrirá con la X Asamblea Federal [el 14, 15 y 16 de diciembre] haya un compromiso de todas las partes que integran IU para no dar apoyo a ninguna fuerza que rivalice con nosotros en las urnas, para que este episodio no se vuelva a repetir'. Ahora bien, ¿qué partes componen IU? A nivel federal, sus partidos –PCE, Izquierda Abierta, Izquierda Republicana y el Colectivo de Unidad de Trabajadores de Juan Manuel Sánchez Gordillo–, la corriente trotskista Redes, las distintas sensibilidades no constituidas formalmente y los no alineados. Precisamente Redes, sector engendrado en el Partido Obrero Revolucionario, ha mostrado su simpatía por EH Bildu.

Componen IU partidos, corrientes, sensibilidades y no alineados

El pacto de la pluralidad significa 'reconocer' una vez más las diferentes voces de IU, y al tiempo 'regularizar' su posición, marcar unos límites dentro de la acción política en un asunto de tan vital importancia como unas elecciones. Las distintas fuentes consultadas apuntan que no se pretende 'acallar' las posturas que defienda cada sector, ni siquiera 'armonizar'. Simplemente tasar las normas de juego muy claramente de cara a la contienda en las urnas. 

La letra pequeña de ese compromiso no está todavía sobre el papel. Se espera avanzar en el acuerdo en los próximos días y sancionarlo en la próxima reunión de la Presidencia Ejecutiva Federal, el escalón intermedio de dirección, el 23 de noviembre. Algunos dirigentes sondeados por este diario no creen siquiera que sea necesario plasmarlo en una resolución, ya que 'bastaría con que se recogiera en el resumen final' del coordinador. La consigna ahora es bajar el soufflé, destensar las cosas, asegurar que la X Asamblea discurra por los cauces del entendimiento y no de la bronca. 'Nosotros desde luego no nos oponemos, pero ese pacto debe valer para todos', destacan desde IAb. 'Es positivo alcanzar ese acuerdo. Nadie además planteó una cosa distinta el lunes', asegura un colaborador de Lara.

El malestar con Llamazares podría colear aún hasta la reunión de la Presidencia, el 23

No obstante, otros responsables de Olimpo señalan que en la Presidencia aún pueden emerger 'protestas y quejas' por la 'metedura de pata histórica' de Llamazares. Incluso alguna sobreviva en el encuentro del Consejo Político Federal, el máximo escalafón de poder, al día siguiente, 24 de noviembre. Sin embargo, ya son más quienes anticipan que las hostilidades con el diputado no pueden prolongarse hasta el cónclave de diciembre, ya que es 'un asunto muy menor' frente al gran reto que IU tiene por delante: erigirse en una fuerza 'de masas' y tejer un amplio frente político y social de izquierdas frente al neoliberalismo. 'No le vamos a regalar ser el protagonista de la asamblea', aducen.

Fuentes cercanas a Llamazares, sin embargo, consideran el asunto ya 'zanjado'. Insisten en que el exlíder explicó sus razones en la ejecutiva, enfatizó que ni él ni IAb hizo campaña por EB y puso el acento en que lo importante 'es la causa, la ruptura inducida en Euskadi' entre los madracistas de EB y la Ezker Anitza dirigida hasta el desastre electoral del 21-O por Mikel Arana. 'Incluir a Gaspar entre las causas es sobrevalorarle y es injusto. Sí se entiende que cada uno intente lamer sus heridas. Pero lo que hay que hacer es un análisis autocrítico. La única salida es recomponer el espacio, trasladar la reflexión a los compañeros del País Vasco y que se ayude desde IU federal. Reconstruir, como se hizo en Catalunya', cuando la dirección de Llamazares propició en 2003 la coalición de EUiA –la marca local– e Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) tras cuatro años de ruptura. 

Los gasparistas insisten en que hay que ir al fondo del conflicto: la ruptura en el País Vasco

Para algunos, las explicaciones de Llamazares resultaron 'satisfactorias' y sirven para 'cancelar el conflicto'. 'Hombre, también expresamos el apoyo y la solidaridad total a Ezker Anitza, porque a ellos les chorrea la sangre, ya que se quedaron muy cerca de conseguir escaño [lograron en la comunidad más de 30.318 votos, frente a los 17.345 de EB, según el escrutinio definitivo]. Y no hay que hacer a Gaspar chivo expiatorio', justifica un responsable del círculo de Lara. Para otros dirigentes, las razones del excoordinador no satisficieron. 'Él no da puntada sin hilo'. ¿Y el coordinador federal? Según el relato hilado por varios responsables, el líder de IU no se encaró directamente con su predecesor, se atuvo a la defensa del principio de que nadie dentro de IU puede apoyar otras candidaturas.

A falta de poco más de un mes para la X Asamblea, parece haberse despejado un frente molesto. Todo parece encarrilado hacia una candidatura de unidad, si bien a estas alturas ninguna familia descarta nada, tampoco que puedan surgir listas alternativas. Nada, sin embargo, podría arrebatar a Lara su sólida e indisputada mayoría interna. 

Efe | Bilbao

Ezker Anitza-IU elegirá a su nuevo coordinador general este viernes, 9 de noviembre, en sustitución de Mikel Arana, quien dimitió de este cargo por los malos resultados de las elecciones del 21 de octubre. El Consejo Político, máximo órgano de dirección de Ezker Anitza entre asambleas de Euskadi, será el órgano encargado de designar al nuevo líder.

Arana, diputado en la legislatura recién terminada, tomó la decisión de dimitir después de no lograr ningún escaño con los 30.318 votos obtenidos, cuando las encuestas llegaron a darle hasta tres diputados. La concurrencia por separado de Ezker Anitza y Ezker Batua-Berdeak (EB), tras su escisión hace un año, propició que ambas formaciones se quedaran fuera del nuevo Parlamento, lo que no ocurría desde la legislatura 1990-1994 cuando eran una sola formación.

Aunque seguirá ligado al partido en un segundo plano, Arana aseguró que su renuncia al frente del referente de IU en Euskadi era irrevocable y que no interferiría en la dirección que emane de la cita del viernes.

Entre sus posibles sucesores, están Isabel Salud, integrante de la actual ejecutiva y candidata por Araba en los comicios vascos y secretaria general del Partido Comunista de Euskadi (EPK) y responsable del Mundo del Trabajo del PCE; Iñigo Martínez, portavoz de Presidencia; Arantza González, coordinadora de Gipuzkoa, y Carmen Martiarena, secretaria de Organización.

Tras la ruptura con EB, Ezker Anitza-IU se creó en octubre del pasado año y eligió a Arana como coordinador general a finales de enero.

Arana, de 39 años y natural de Ordizia (Gipuzkoa), entró en Ezker Batua en 2001 y desde entonces y hasta 2009 fue director de Servicios en la Consejería de Vivienda y Asuntos Sociales, bajo las órdenes de Javier Madrazo, en el Gobierno de coalición con el PNV de Juan José Ibarretxe. En 2009, Arana relevó a Madrazo al frente de EB tras la debacle electoral de las elecciones autonómicas, en las que EB logró un solo escaño, el de Arana. Arana, licenciado en Derecho por la Universidad del País Vasco, ha reconocido que se pondrá a buscar empleo a partir del viernes, una vez que deje de ser coordinador.