Público
Público

IU gana votos en todos sitios el 25-M

La federación sube en todas las provincias andaluzas y en las tres circunscripciones asturianas. El mayor avance, de más de seis puntos, se registra en Cádiz. En el Principado es la fuerza que más asciende

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por mucho que se busque, los resultados electorales de Izquierda Unida este 25-M no arrojan mácula alguna. La federación se pudo investir como nítida ganadora en Andalucía y Asturias. En ambas ganó en escaños y en número de papeletas. Pero no sólo eso. Aumentó su porcentaje de votos en las ocho circunscripciones andaluzas y en las tres del Principado, igual que también engordó en todas las capitales de provincia y en las tres urbes asturianas de mayor peso, Gijón, Oviedo y Avilés. 

Pese al histórico despegue de IU en las dos autonomías –y que se suma a la ola de ascenso que comenzó en mayo de 2011–, fue singular e inesperado el éxito en Andalucía. Allí, Diego Valderas logró que su formación doblase el número de escaños (de seis a doce) y se convirtiese en la auténtica e imprescindible llave de gobierno. Su avance el 25-M fue de 4,28 puntos porcentuales –del 7,06% de 2008 al 11,34% rebañado el domingo–. Conquistó 437.445 votos, 119.883 papeletas más que hace cuatro años, y eso que en estos comicios la abstención en las urnas se disparó 10,44 puntos (del 27,33% al 37,77%). Algo nada fácil, porque tanto PP como PSOE cayeron en número de sufragios. Sólo UPyD obtuvo con IU el galón del ascenso (de 27.712 votos a 101.468, un 3,35%), aunque a la formación de Rosa Díez no le sirvió para arañar un solo escaño. El 11,34% del 25-M es el quinto mejor tanto de IU Andalucía, tras los picos de 1994 (19,14% y 20 actas), 1986 (17,81%, 19 diputados), 1996 (13,97%, 13 escaños) y 1990 (12,67%, 11 parlamentarios). 

Valderas sí logra capitalizar buena parte del desgaste de los socialistas

En este caso, IU sí logró capitalizar buena parte del desgaste de los socialistas. De los 8,89 puntos que bajó José Antonio Griñán respecto a 2008, 4,28 recalaron en la federación. Otros 2,31 puntos mejoró el PP y otros 2,73 UPyD. Esa migración se reflejó claramente en los escaños: de las nueve actas que perdió el PSOE, seis fueron a parar a IU, por tres que viajaron hasta Javier Arenas. Si se compara con las generales de noviembre de 2011, la federación también gana: entonces recogió 360.212 papeletas (un 8,27%).

Córdoba volvió a actuar de plaza talismán para IU. Hace cuatro años recabó allí el 9,45% de los sufragios. El domingo, se encaramó hasta el 13,33%. La federación también se anotó en la capital el mejor resultado de todas las cabezas de provincia. En concreto, un 13,32% (9,77% en los anteriores comicios). No influyó ni el cisma interno que provocó la elección de la candidatura –el coordinador regional dimitió incluso el pasado febrero por discrepancias con la lista– ni se prolongó el trauma de las pasadas municipales, cuando IU no sólo perdió la alcaldía, sino que pasó a ser tercera fuerza política en el Ayuntamiento, y empatada en ediles con el PSOE

Por provincias, al buen dato de Córdoba le siguió Cádiz (12,68%), justo la provincia con más paro de España (35,33%) y en la que más se despeñaron los socialistas (12,27 puntos, del 47,83% al 35,56%). Fue en esta provincia además donde IU experimentó un mayor crecimiento: de 6,09 puntos porcentuales.

Los aumentos se repiten en las ocho capitales de provincia andaluzas

Tras Córdoba y Cádiz, IU firmó sus mejores resultados en Málaga (12,17%, con un avance de 5,05 puntos, el segundo mayor), Sevilla (12,16%), Huelva (10,89%), Granada (9,96%), Jaén (8,76%) y Almería (7,08%). La provincia donde el avance se probó más discreto fue Jaén (del 6,09% al 8,76%, o sea, 2,67 puntos más) y Granada (2,68 puntos arriba). De nuevo, el conflicto con la confección de las candidaturas en Sevilla tampoco se tradujo en una merma de votos. En el distrito más fuerte andaluz se produjo por el encaje de los números uno y dos. Al final, la dirección regional respetó el liderazgo de la candidatura para el líder jornalero y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, pero desplazó a la que le seguía, Granada Santos (de Izquierda Abierta), para colocar en su lugar a Marina Segura, del PCE. 

Este ranking explica igualmente cuáles fueron las circunscripciones donde la federación pudo adjudicarse un segundo escaño (Cádiz, Córdoba, Málaga y Sevilla). En Huelva, el distrito donde concurría Valderas y temible agujero negro –en 2000 y 2004 no logró allí escaño– no peligró finalmente la representación: el coordinador regional creció en 3,31 puntos respecto a 2008. 

En las capitales de provincia, tras Córdoba, IU obtuvo su mejor rendimiento en Huelva (12,36%), Cádiz (12,17%, donde de nuevo se registró el mayor avance, de 6,02 puntos) y Málaga (12,14%). Por la cola, Sevilla (9,37%, capital donde también se impuso el PP), Granada y Almería (ambas con un 9% de voto) y Jaén (7,10%). En Marinaleda, auténtico feudo inexpugnable de Sánchez Gordillo desde 1979, IU se alzó con el 67,02% de los sufragios, frente al 59% de hace cuatro años.

En Asturias, el crecimiento fue algo más moderado, pero importante: de 3,50 puntos (del 10,28% al 13,78%). Suficiente para aumentar su representación en un escaño (de cuatro a cinco), pero más corto del esperado por el fraccionamiento del Principado en tres distritos (Occidente, Centro y Oriente). En total, IU saltó de los 61.703 a los 68.827 votos (7.124 de diferencia), pese a que la participación, como en Andalucía, se resintió muchísimo (decreció 10,97 puntos). En porcentaje de voto, se apuntó el 13,78%, el tercero mayor tras los de 1995 (16,42%) y 1991 (14,85%), los años de vino y rosas para IU... y de máxima representación: seis diputados. 

En la comparación con las últimas generales, aquellas que le valieron un escaño a Gaspar Llamazares, la federación sale no obstante perdiendo en números absolutos (el pasado 20 de noviembre logró 83.755 votos), que no en peso electoral (tuvo un 13,24%).

En Centro el alza es fuerte, pero baja sensiblemente en los otros dos distritos

En Asturias, IU es la fuerza que más crece, ya que los 3,50 puntos de más superan el avance de 2,09 puntos del PSOE, los 1,58 puntos del PP o los 1,31 de UPyD. Un dato que permite afirmar que es la formación que con el PSOE más se beneficia de la convocatoria de elecciones anticipadas y de la parálisis institucional provocada por Francisco Álvarez-Cascos. 

De las tres circunscripciones, IU se comportó mejor en Centro, la que reparte más escaños (34 del total de 45), la más poblada y la que aglutina a las poblaciones más importantes–entre ellas, Oviedo, Gijón y Avilés–. En ella, transitó del 11,17% al 15,04%. O sea, 3,87 puntos arriba. En Occidente y Oriente los avances fueron más discretos (1,50 y 1,44 puntos, respectivamente). En la oriental, la que menos escaños distribuye (5), la federación que dirige Jesús Iglesias es donde está menos fuerte –pesa un 6,51% y esta vez sólo ganó 9 votos respecto a las autonómicas de mayo de 2011–. Occidente, que reparte seis actas, se sitúa en el término medio. Allí perdió votos (688), pero no peso electoral (pasó del 7,81% al 9,31%). Los cinco diputados de IU procedieron del distrito central. 

En las ciudades, IU registra asimismo importantes crecimientos: en Oviedo, del 7,66% al 11,21%; en Gijón, del 15,23% al 15,97%, y en Avilés, del 11,22% al 15,57%. En Mieres, localidad en la que tiene la alcaldía, se mantiene como segunda fuerza tras el PSOE: pasa del 25,37% al 26,85%. En Langreo el tirón resultó más enérgico: saltó de cuarta a segunda fuerza política, del 14,53% al 22,60%. Y ganó más de mil votos.  

Cayo Lara volvió ayer lunes a acoger con satisfacción los datos de Andalucía y Asturias. En ambas autonomías, subrayó el coordinador federal en rueda de prensa, los ciudadanos han pedido un 'giro a la izquierda' y la defensa de la democracia, del Estado del bienestar y de lo público y la implantación de otro modelo productivo. En el sur, en concreto, los electores 'han dicho no al paro y a la corrupción' y en el Principado 'han castigado la irresponsabilidad de algunos gobernantes' (en alusión a Cascos y a Foro Asturias) y no tanto los recortes de Mariano Rajoy.

Más noticias en Política y Sociedad