Público
Público

IU se marca el objetivo de ser "decisiva" el 9-M

Llamazares reclama "no dejar las manos libres" a Zapatero

JUANMA ROMERO

Conste que Izquierda Unida y religión actúan siempre como agua y aceite. Pero que ayer convergieron en el hotel Convención de Madrid la “musculatura y el corazón” de IU con su “alma” fue frase acuñada de Gaspar Llamazares.

Tenía todo el sentido que cuerpo y alma de IU reunieran ayer. Era el día del Foro Programático, la convención que culminaba el camino de elaboración del programa, puesto en marcha desde principios de diciembre bajo la atenta observancia de Pedro Chaves. Hoy será ratificado finalmente por el Consejo Político del partido. La dirección de IU (“el corazón”) se arropó con el apoyo expreso de su “alma”: los sectores que le han llevado ofertas electorales y que –no es baladí– respaldan la línea política del coordinador general. “IU, ni ha fallado a su programa de izquierdas, ni a los trabajadores”, proclamó Ignacio Fernández Toxo, secretario de Acción Sindical de CCOO. Muy en la línea, por cierto, de su homólogo en UGT, Toni Ferrer, que con su sentencia “no se puede sorber y soplar, prometer mejoras sociales y reducir ingresos del Estado” se superpuso al discurso de IU y tachó por insuficiente el del PSOE.

Se parecen demasiado

La misma arista talló pronto Llamazares en un discurso de 40 minutos. “PP y PSOE gesticulan en un mismo territorio, el centro. Quieren empobrecer la vida política, reducir la pluralidad. Lo peor es que las dos alternativas se parecen como dos gotas de agua”. Suspenso, suspensísimo, pues, para “la plutocracia y los neocons del PP” y suspenso para los taimados socialistas, los que hacen “concesiones” a la Iglesia y “llaman a los Nobel, aunque luego no atiendan sus propuestas”. “Nosotros, en cambio, estamos claramente en la izquierda. No creemos en la democracia de mercado, sino en la democracia republicana. Convocamos a los ciudadanos de izquierdas al cambio constructivo”.

En esa rendija el líder de IU alojó su principal mensaje. El encapsulamiento de la tea del voto útil y la semejanza del 9-M con el 14-M: “La disyuntiva de 2004 fue Aznar o democracia. Ahora, la disyuntiva es si el PSOE y su evolución al centro buscará apoyos en la derecha nacionalista para hacer una política más injusta o si la fuerza de IU hará girar la política española hacia la izquierda”.

El aplauso con el que le respondió el auditorio –unas 300 personas– tuvo un segundo eco. Con esta frase de cierre: “Queremos ser no sólo influyentes, sino decisivos. Que el PSOE no tenga las dos manos libres para negociar”.

A la derecha, el látigo duro. A Esperanza Aguirre –“esa aristócrata con un concepto amplio del servicio público”–, a Manuel Pizarro y, al cabo, a Mariano Rajoy. “Tras esta legislatura del ruido y la furia de la derecha, el PP, que sabe que no ganará, no merece mantener sus votos”.

La energía, en lo importante

Trece intervenciones de líderes sectoriales, discurso de Gaspar y, de cierre, las palabras de seis candidatos de IU. Esperado fue el ya ex sindicalista Joaquín Nieto –dos de Llamazares–. Contundente contra Aguirre, Montse Muñoz, tres por Madrid. Vibrante y realista, Laura González, cabeza de lista por Asturias: “Ni una gota de energía en los problemas internos. Toda para los problemas de la gente”.

Porque las tensiones intestinas, aunque disipadas, pululaban ayer. De forma paralela, la ejecutiva valenciana, los críticos a ella y la dirección federal se sentaron a negociar las listas de Valencia. Continuarán hoy. Es el último escollo para prender, ya por fin, una campaña en paz y volcada en procurar el giro sin ambages a la izquierda.

 


1. Pocos puntos del programa restaban por conocer ayer. El más llamativo, la creación del Impuesto a las Grandes Fortunas. La nueva tasa gravaría a los que ingresen al año más de 100.000 euros. IU pide además un IRPF más progresivo.

2. La coalición elevará para 2009 las pensiones mínimas a 660 euros al mes. En 2008, la de jubilación (mayor de 65 años, sin cónyuge) se ha actualizado a 528,55 euros.

3. También hay rebajas de impuestos. Con mucho cálculo. Se pretende reducir el IVA del 16% al 7% y del 7% al 4% para una lista “consensuada” de productos básicos.

4. “Que el voto de IU cuente igual que el del PSOE o el del PP”. Llamazares cosechó el mejor aplauso con esa proclama. La reforma de la ley electoral es una demanda antigua pero que IU antepondrá como imprescindible para sentarse a negociar con los socialistas. Los cambios en la elección de los órganos constitucionales integran este paquete.

5. Con el matrimonio gay IU juzga que no se ha rematado el reconocimiento a la diversidad familiar. Plantea una Ley de Parejas de Hecho. También otras dos contra la homofobia y la exclusión de la mujer.

6. La lista de derechos se completa con vivienda, asociacionismo para los militares y nuevas leyes de participación, de plazos del aborto, de eutanasia, libertad religiosa, extranjería y de prevención de riesgos laborales.

7. Pacto de todos los partidos contra el terrorismo. 

 

Más noticias de Política y Sociedad