Público
Público
Únete a nosotros

Los dos jefes de Comisiones Obreras también son empresarios

Paredes y Baquero montaron en 2005 una firma de hostelería, que ha declarado desde entonces 520.883 euros de ingresos y tan sólo 1.505 de beneficios. Él es además dueño de una asesoría

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

María Jesús Paredes y Francisco Baquero son dos sindicalistas atípicos. No sólo han acumulado un patrimonio inmobiliario valorado en más de dos millones de euros con sueldos de administrativos de banca. Además, compatibilizan sus cargos de dirección en Comisiones Obreras con diversas actividades empresariales.

Documentos oficiales del Registro Mercantil de Madrid, consultados por Público, demuestran que la pareja ha constituido dos sociedades limitadas durante los últimos años. En marzo de 2005 inició sus actividades Hostelería Zaranda, dedicada a la restauración, y en mayo de 2007 comenzó a funcionar Interlocución para la Gestión, creada para gestionar subvenciones públicas y asesorar a empresas y sindicatos.

María Jesús Paredes es secretaria general de Comfia, la federación de servicios financieros y administrativos de CCOO. Su pareja, Francisco Baquero, es miembro de la Ejecutiva de Comfia. Paredes es una de las personas de máxima confianza del secretario general del sindicato, José María Fidalgo. Ella fue, por ejemplo, la encargada de presidir el último congreso de CCOO. Su discurso despierta tanto entusiasmo en la derecha, que dirigentes del PP querían incluirla en las listas para las próximas elecciones generales.

Restaurante junto a la sede

La sede de Hostelería Zaranda está en la calle San Bernardino, 13, justo al lado del edificio de Comisiones Obreras donde tiene su despacho Paredes. En dicha dirección funcionó hasta el pasado verano el Restaurante Zaranda. Ahora hay otro local que se llama Zorzal y que también está relacionado con la empresa montada por la pareja de sindicalistas.

Varias fuentes de CCOO aseguraron a este diario que dirigentes de Comfia organizaban comidas y cenas en dicho restaurante y que las facturas las pagaba el sindicato. Público no logró ayer una confirmación oficial de este dato por parte de Comisiones.

Hostelería Zaranda ha presentado en el Registro Mercantil las cuentas de 2005 y 2006. Y hay algún dato llamativo. Por ejemplo, la relación entre ingresos y beneficios. En el primer año de actividad, la compañía declaró unos ingresos de explotación de 116.617 euros y unas pérdidas de 1.100 euros. En 2006, Hostelería Zaranda tuvo unos ingresos oficiales de 404.265 euros y unos beneficios de 2.605.

Es decir, que sumando los datos de los ejercicios 2005 y 2006, resulta que la compañía ha tenido unos ingresos totales de 520.883 euros, pero sólo ha declarado unos beneficios de 1.505 euros. Con márgenes tan estrechos casi no merece la pena ser empresario.

Gestor de subvenciones

Si la historia de los sindicalistas hosteleros ya es llamativa, lo que resulta totalmente sorprendente es que un dirigente sindical monte una empresa para gestionar subvenciones públicas, representar a empresas y asesorar a sindicatos. Eso es lo que hizo Francisco Baquero hace medio año, al constituir la sociedad Interlocución para la Gestión, de la que es socio único.

Fuentes de CCOO consultadas por Público han declarado que estas actividades podrían atentar contra el régimen de incompatibilidades que el sindicato establece para sus dirigentes.

Los datos sobre el fabuloso patrimonio de la pareja de sindicalistas han despertado un enorme malestar en el sector crítico, que exige actuaciones contundentes para evitar que salga dañada la imagen de Comisiones Obreras. La dirección se negó el primer día a realizar ninguna valoración del caso, pero ayer decidió abrir una investigación sobre los bienes de Paredes y Baquero.

Más noticias en Política y Sociedad