Público
Público

Jiménez apoya el reformismo del rey jordano

Evita criticar a los gobiernos autocráticos de Oriente Próximo

CAROLINA MARTÍN

La jefa de la diplomacia española, Trinidad Jiménez, aterrizó ayer en Beirut (Libano), última escala de su viaje por Oriente Próximo, después de entrevistarse con el rey Abdalá II y las máximas autoridades del Gobierno en Ammán (Jordania), expandiendo su mensaje reformista. "La mejor garantía para la paz y la estabilidad es siempre una mayor y mejor democracia", señaló en la rueda de prensa tras el encuentro con su homólogo Ali Chami.

En la recta final de la gira que ha mantenido estos últimos días por la región, la ministra de Asuntos Exteriores se mostró una vez más firmemente convencida de que los "aires de cambio son imparables" en la zona. Incluso en aquellos gobiernos que a día de hoy no pueden catalogarse de democráticos ,como Siria o la monarquía constitucional de Jordania. Entre otras razones, sostuvo, porque ellos saben que "no pueden quedarse aislados" en medio de oleada democratizadora de la región. Ante la falta de respeto a los derechos humanos en estos países, la titular de Exteriores se refirió a la necesidad de que las sociedades civiles de estos países tengan derechos y libertades políticas, que implican reformas, como un paso crucial.

Durante la audiencia con el monarca hachemita, ambos conversaron sobre los cambios en Oriente Próximo. También sobre las reformas que Abdalá II ha pedido al Gobierno jordano que pongan en marcha, de la ley electoral y de partidos, y que servirían de base de un nuevo sistema político. Con este objetivo se constituyó el pasado lunes una Comisión para el Diálogo, comandada por el presidente del Senado y en la que están representados los líderes de los principales partidos políticos, periodistas, abogados y activistas, según comunico el ejecutivo.

Sin embargo, los opositores islamistas, con quienes no se reunió la titular de Exteriores en su visita a Ammán, ya han anunciado que no participarán en estas tareas porque consideran prioritaria una reforma constitucional que modifique las atribuciones del rey. Cabe recordar que la Constitución otorga al monarca potestad para convocar elecciones, nombrar al primer ministro y a los miembros del Senado, y aprobar y promulgar las leyes.

Aun así, Jiménez valoró los pasos dados por el reino hachemita. Y apuntó, en una charla informal con periodistas, que "en Jordania el más reformista es el rey". La ministra también se entrevistó con el presidente del Senado y el primer ministro Bakhit y volvió a poner sobre la mesa la Transición española, si bien es consciente de que la influencia que se puede ejercer es relativa.

La titular de Exteriores señaló que el próximo viernes planteará al comisario de Amplicación y Política Europea de Vecindad, Stefan Füller, la petición de apoyo económico de la UE que le han trasladado los interlocutores jordanos, en el marco del Estatuto avanzado entre los 27 y Jordania.

La apretada agenda se complicó aún más en Líbano. Un país donde no hay gobierno, pero si dos primeros ministros, el designado Najib Mikati, y el que continúa en funciones, Saad Hariri, a falta de que el primero consiga los votos necesarios para formar un nuevo gobierno tras la retirada del apoyo de Hezbolah.

En la rueda de prensa posterior a los encuentros convarias autoridades, además del presidente Michel Sleiman, la ministra explicó que la voluntad de Mikati es "formar gobierno lo antes posible y que sea inclusivo", según le explicó durante su entrevista. Para Jiménez, la integración de Líbano puede ser, además de garantía de estabilidad para el país, un ejemplo para la región".

Más noticias de Política y Sociedad