Público
Público

El juez de Valencia mantiene la imputación por cohecho contra Camps

El jefe del Consell termina de declarar ante el magistrado entre gritos de "¡Presidente!" y "¡Caradura!"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El procedimiento abierto por un supuesto delito de cohecho que instruye el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) 'sigue su curso' tras la declaración del jefe del Consell, Francisco Camps, del ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret y del responsable de Orange Market, Álvaro Pérez El Bigotes.

Camps se ha mostrado 'muy contento y satisfecho' de haber podido contar al juez instructor del caso Gürtel 'la verdad' sobre su supuesta relación con una trama de corrupción en el PP y ha expresado su confianza en que 'esto vaya lo más rápido y lo mejor posible'.

Camps ha hecho estas declaraciones a los periodistas a su salida del Palacio de Justicia, donde ha declarado como imputado durante 45 minutos por un supuesto delito de cohecho relacionado con la trama de corrupción del caso Gürtel, y ha estado acompañado por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y sus tres vicepresidentes.

El jefe del Consell, quien ha abandonado la sede del Tribunal Superior de Justicia en su coche oficial después de que decenas de seguidores le rodearan y cortaran el tráfico, ha señalado que tenía 'muchas ganas de poder contar la verdad'. 'Y ya la he contado', ha añadido.

Camps ha salido de la sede del Tribunal Superior de Justicia pasadas las 11.25 horas tras haber declarado hasta las 11.15 ante el magistrado de la Sala de lo Civil y lo Penal encargado del caso, José Flors.

El presidente valenciano tenía prisa por declarar: a las 8:50 horas llegó en coche oficial a la sede del tribunal donde le esperaban los tres vicepresidentes del Consell, Vicente Rambla, Gerardo Camps y Juan Cotino, así como la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que había llegado unos minutos antes.

A su llegada, Camps saludó a algunos de las decenas de simpatizantes del PP que le esperaban congregados a las puertas del tribunal desde las 8.30 horas, con banderas de la Comunidad Valenciana y pronunciando gritos de 'Presidente, presidente'o el ya famoso 'Yes, we can' acompañados de aplausos.

Cientos de personas se han agolpado en la calle: a un lado de la calle se han situado sus seguidores; enfrente otro nutrido grupo de personas que han acudido a expresar su rechazo al presidente valenciano.

La protesta contra Camps ha tenido un tono festivo: ataviadas con bigotes y con una pancarta que reza 'amiguito del alma', varias personas han gritado '¡Caradura!' a Camps.  Ambos grupos se han cruzado reproches e insultos, e incluso han estado a punto de llegar a las manos, informa Belén Toledo.

Según las investigaciones desarrolladas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón antes de inhibirse en favor del tribunal valenciano, Camps adquirió trajes en diferentes tiendas por valor de 12.783 euros que fueron pagados por Orange Market, una de las empresas vinculadas a la trama supuestamente liderada por Francisco Correa.

El auto de inhibición señalaba que el president de la Generalitat recibió los trajes a cambio de otorgar adjudicaciones a esta sociedad entre 2005 y 2009 por valor de unos cuatro millones de euros.

Según concretaba ese auto de Garzón, Camps acudía a Madrid a instancias de Álvaro Perez, conocido como El bigotes y que ha declarado en el Palacio de Justicia, con el fin de adquirir ropa en las tiendas de Milano y Forever Young, en las que trabajaba el testigo José Tomás.

Más noticias en Política y Sociedad