Público
Público

Juzgado por maltrato un guardia civil que trabajó contra la violencia de género

El fiscal solicita dos años de cárcel por supuesto maltrato a su mujer, con la que estuvo casado 19 años

EFE

El fiscal solicita dos años de cárcel para un guardia civil que fue miembro del grupo especial contra la violencia de género de este cuerpo, EMUME, como presunto autor de un delito de maltrato habitual cometido contra su mujer, con la que estuvo casado durante 19 años y con quien tiene dos hijas.

La acusación particular, ejercida en nombre de la mujer, pide tres años de prisión por un presunto de maltrato habitual, otras 3 años por un delito de lesiones psicológicas y doce años más por agresión sexual continuada.

La mujer acusa al guardia civil de "agresión sexual continuada" y "controlar" su actividad diaria

El juicio se ha iniciado hoy en la Audiencia Provincial de Navarra, donde se verán hasta el lunes unos hechos que ha sido negados por el acusado, quien se ha declarado "inocente". El acusado, según el escrito del fiscal, mantuvo desde el comienzo de la relación con la víctima una conducta de "controlar" su actividad diaria y "menospreciarla de forma permanente", de manera que tenía que avisarle cuando iba a salir de casa y le exigía explicaciones sobre con quién había estado y lo que hacía.

De acuerdo con la acusación publica, le controlaba también las llamadas del móvil y el correo electrónico, además de acusarla de mantener relaciones con terceras personas y apuntarle con una pistola en la frente. Como consecuencia de estos hechos, la mujer ha precisado tratamiento con ansiolíticos desde el año 2005.

Por su parte, la acusación particular ha señalado en sus conclusiones provisionales que la mujer ha padecido malos tratos tanto físicos como psicológicos desde el noviazgo y durante el matrimonio.

La hija mayor ha exculpado al padre tras confesar que no mantiene relación con su madre desde hace un año

La pareja, cuya convivencia cesó definitivamente en noviembre de 2008, tiene dos hijas, una de ellas menor de edad, que reside con el padre, mientras que la mayor, que estudia en la Universidad de Vic, ha declarado por videoconferencia, exculpando al padre tras confesar que no mantiene relación alguna con su madre desde hace un año, cuando dejó de vivir con ella.

Junto a los malos tratos y las lesiones producidas, la acusación particular considera que la mujer ha sido también agredida sexualmente al ser "forzada a mantener relaciones sexuales con su marido (...) en diferentes ocasiones durante la convivencia marital". La defensa pide la libre absolución de su patrocinado al negar "rotundamente" su intervención en los hechos relatados, con los que manifiesta su "total disconformidad".

Más noticias de Política y Sociedad