Público
Público

Así manipula la derecha cuando mezcla franquismo con comunismo

La petición de los conservadores de ilegalizar a fundaciones o asociaciones comunistas provoca una indignación, asombro e incredulidad entre políticos e investigadores.

Publicidad
Media: 4.09
Votos: 23

Calendarios con la imagen de Francisco Franco y de José Antonio Primo de Rivera, además de otros objetos, en un puesto callejero a la venta en una concentración franquista en la Plaza de Oriente de Madrid. REUTERS/Paul Hanna

Pablo Casado debería anotar este nombre: Jaime Collazo. De primera no le sonará de nada. Si busca en hemeroteca, encontrará la historia del demonio en casa. Durante 20 años, Collazo, comunista gallego y militante de CCOO, estuvo afiliado al PP sin saberlo. Le apuntó un familiar sin decírselo, e incluso le pagó la cuota a lo largo de dos décadas. En la sede de la calle Génova tampoco conocían que entre sus adherentes gallegos había un comunista, precisamente esos que ahora quieren ilegalizar. Por eso le mandaban mensajes SMS con cosas “del partido” como si fuera uno más. O mejor dicho, como si no fuera comunista.

Suena a leyenda, pero es tan real como la permanente obsesión de los populares de mezclar fascismo y comunismo. “El Senado insta a prohibir cualquier Fundación o Asociación que exalte o glorifique el Nazismo, Fascismo, el Comunismo y todas aquellas ideologías populistas que fomentan el enfrentamiento entre ciudadanos”, decía la enmienda de sustitución registrada esta misma semana por el PP para evitar así, una vez más, una clara condena al régimen franquista. De paso, se negaba además a pedir la ilegalización de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), nacida para reivindicar la vida y obra del dictador.

La cosa viene de atrás. No ha habido líder del PP que en algún momento de su carrera no recurriese al término “comunista” como fantasma, insulto o acusación cuasi delictiva. José María Aznar, por ejemplo, vio en el ecologismo “el nuevo comunismo”. El expresidente también habló de “chavistas-comunistas” para atacar a Podemos, al igual que hiciera Mariano Rajoy en su campaña electoral para las elecciones de 2016. Esos términos también figuran en el argumentario habitual de Pablo Casado, quien ese mismo año llegó a situar a comunistas, “pancatalanistas”, regionalistas… Todos en un mismo saco, y con un único objetivo: atacar, en ese caso, al gobierno valenciano.

Albert Rivera también suele utilizar el término comunista, populista o chavista o similares para tratar de denigrar a sus adversarios. Por el contrario, el líder de Ciudadanos se niega a calificar a Vox como extrema derecha. Precisamente, el partido de Santiago Abascal, hoy en auge, también utiliza habitualmente el término “comunistas” para advertir sobre todo tipo de males que se ciernen sobre España. En ese contexto llegó la petición del PP de dejar fuera de la ley a fundaciones o asociaciones comunistas.

Reprimir derechos mientras se lucha en las calles

La noticia de esta semana en el Senado provocó una mezcla de sentimientos en la sede principal del Partido Comunista de España (PCE). “No me extraña que el PP no quiera condenar el franquismo. Sí que me ha sorprendido que esta vez usara la excusa del PCE, que es el partido que más ha luchado por la democracia y las libertades públicas en este país”, afirmó a Público su secretario general, Enrique Santiago. “Mientras que los fundadores del PP estaban en la dictadura reprimiendo derechos y libertades, los nuestros luchaban en las calles”, remarcó.

Santiago recordó el caso de Manuel Fraga, fundador del PP, quien llegó a justificar la ejecución del militante comunista Julián Grimau, o la masacre de trabajadores registrada en marzo de 1976 en Vitoria, ordenada por el político gallego desde su cargo de ministro de Interior. “Esa obsesión anticomunista del PP pretende tapar sus vergüenzas, esconder que ha formado parte de una dictadura que ahora se niega a condenar. Perro no come perro”, subrayó.

"Esa obsesión anticomunista del PP pretende tapar sus vergüenzas, esconder que ha formado parte de una dictadura"

La politóloga catalana María Corrales cree que se trata de “un viejo recurso de la derecha política”. Tras leer la moción promovida por el PP en el Senado, la experta centra su mirada en una cuestión: “No deja de sorprender que el texto del Partido Popular basara su argumento en la finalidad de ‘seguir protegiendo los valores fundamentales’ de la Constitución de 1978 cuando uno de sus siete ponentes y llamados Padres de la Constitución fue Jordi Solé Tura, dirigente en ese momento del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC)”. Rojos a la vista.

“Aquí hay una cosa que debe quedar clara. El franquismo no es una ideología, es un régimen criminal”, apunta por su parte el historiador Pablo Sánchez León. En efecto, durante las últimas horas ha quedado patente que las diferencias son de carácter histórico, pero también a nivel de definición.

El asunto va más allá. Tras conocer el posicionamiento del PP en el Senado, Sánchez León recurrió al reciente libro del sociólogo argentino Daniel Feierstein, uno de las mayores estudiosos sobre genocidios en distintas partes del planeta. “En su último trabajo, Feierstein coloca el caso español como genocidio”, destacó Sánchez León, quien advierte sobre la gravedad de negarse a condenar un régimen de esas características.

En ese contexto, Corrales quiso recordar el relevante papel del PCE “en la lucha clandestina contra el franquismo”, al tiempo que situó su legalización como “uno de los hitos centrales de la transición”. Enrique Santiago también incide en este asunto. “Tenemos 99 años de historia y hemos sido ilegalizado en tres ocasiones. En 1923 con Primo de Rivera; en 1934 en el bienio negro de la República y en 1939 por la dictadura franquista. Si nos quieren ilegalizar una cuarta vez que lo hagan, pero será por defender las libertades”, subrayó.

"El franquismo no es una ideología, es un régimen criminal"

Santiago recurre a otro ejemplo, esta vez algo más lejano geográficamente pero de sobra conocido en las filas del PP: Nelson Mandela. El líder sudafricano “estuvo incluido durante años en la lista de terroristas de la UE. Ya era presidente y continuó dos años en estas listas, a pesar de que después todos lo trataron como un gran hombre y olvidaron mencionar que era comunista”. En todo caso, el secretario general del PCE cree que la petición de ilegalizar al comunismo en España “muestra la deriva autoritaria en la que está el PP y que se ha acuciado con la llegada de Casado a la presidencia”.

"Ilegalizar a partidos 'populistas', un disparate"

Asimismo, los expertos consultados también mostraron su asombro ante la inclusión del término “populista” en la moción presentada por el PP. “Hablar de ilegalización de los partidos ‘populistas’ es, simplemente, un disparate, dado que ni siquiera existe una definición clara sobre aquello que define a los partidos populistas”, dijo Corrales. En esa misma línea, Sánchez León subrayó que “no existe ningún régimen que se declare como tal”. La amenaza, en cualquier caso, quedó sobre la mesa.

Más noticias en Política y Sociedad