Público
Público

Penas alternativas a la cárcel para los agresores leves

En 2010, 14.000 hombres fueron condenados a asistir a programas de rehabilitación

EFE

Los jueces condenaron en 2010 a catorce mil maltratadores a penas alternativas de cárcel por haber cometido delitos leves de violencia de género, que cumplirán al asistir a programas de rehabilitación antes de que finalice 2011.

La cifra la ha aportado esta tarde la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, durante el acto de presentación del Manual de intervención con maltratadores que ha elaborado el departamento de psicología de la Universidad de Valencia.

Gallizo ha afirmado que, desde 2005, Instituciones Penitenciarias aplica programas de intervención para maltratadores que están condenados con la prohibición de libertad en las cárceles españolas, en los que participan en la actualidad alrededor de 420 internos.

Son programas, según ha explicado Gallizo, 'intensos' que duran dos años y son de una 'exigencia muy alta' para los internos que participan en ellos de forma voluntaria.

Son programas que duran dos años y son de una 'exigencia muy alta'Desde 2005 un total de 2.300 agresores han participado en ellos y en la actualidad lo hacen 420 condenados.

Además de estos proyectos, también son de responsabilidad penitenciaria los maltratadores que están condenados a penas alternativas a la prisión por haber cometido delitos leves.

Los servicios sociales penitenciarios recibieron catorce mil sentencias de este tipo en 2010. Para ejecutarlas, los condenados deben asistir a programas de rehabilitación para maltratadores, que según ha explicado Gallizo, 'no se trata de ir a una conferencia un día suelto', sino que son programas de intervención científicos y rigurosos', que se cumplen desde el principio hasta el final.

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias ha subrayado que el nivel de cumplimiento de este tipo de penas 'es muy alto' y que los condenados en 2010 las cumplirán 'mucho antes' de 2012. Gallizo ha confiado en que los maltratadores pueden rehabilitarse y ha abogado por los programas de intervención para éstos, ya que son la 'mejor forma' de proteger tanto a las maltratadas como a las víctimas potenciales.

Más noticias