Público
Público

La población se estanca por el descenso de inmigrantes

Según el avance del padrón municipal, en 2011 la población creció sólo en 22.000 personas. El número de extranjero descendió un 0,7%

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

España ha dejado de ser el destino favorito de la inmigración. Los extranjeros huyen de aquí y los españoles también están empezando a marcharse. De un país de inmigrantes a un país de emigrados.  

El Instituto Nacional de Estadística publica este jueves el avance del padrón municipal a 1 de enero de 2012. Aunque provisionales, los datos reflejan un estancamiento de la población en 2011: el día día 31 de diciembre del año pasado vivían en España 47.212.990 personas, 22.497 más que un año antes.

Esta cifra representa el menor incremento de la población de los últimos 15 años. Dos factores influyen de forma decisiva en este estacancamiento: por un lado el descenso del número de inmigrantes, a lo que hay que sumar la salida de españoles hacía otros países: sólo en 2011 114.000 se marcharon a vivir a otros países.  

Los efectos de la crisis están afectando a la propia estructura de la población. Los inmigrantes huyen de España ante la falta de empleo. En 2011 descendió su número por primera vez desde que existe la serie histórica. No hace muchos años, la población crecía a un ritmo de casi un millón al año, fruto de la llegada de inmigrantes, pero las tornas han cambiado: en 2011 la población extranjera se redujo en 40.447 personas, un 0,7% del total. 

No hay que remontarse muy lejos para hacerse una idea de cómo han cambiado las cosas: en 2007, el año anterior a la crisis, llegaron a España 749.208 extranjeros. Cuatro años después ya no llegan, se van. Aún así, del total de personas empadronadas en España el 12,1% son extranjeros: ya suman 5.711.040 personas en el padrón municipal.

Sí creció el número de españoles pese a los que se fueron: a lo largo de 2011 el número de españoles empadronados creció en 62.944 personas, el 0,2%.

Entre los extranjeros, los pertenecientes a las UE de los 27 aumentaron en 45.494 hasta las 2.440.852 personas, mientras que los ciudadanos no comunitarios se redujeron en 85.941 personas hasta los 3.270.188.

Entre los venidos de fuera, los ciudadanos europeos suben en 45.494 personas (en total son 2.440.852), mientras que los extracomunitarios se reducen en 85.941 (son 3.270.188). De los ciudadanos no comunitarios la mayoría de los inscritos en el padrón municipal son marroquíes (783.137), ecuatorianos (306.380) y colombianos (244.670). 

Además, según refleja el avance provisional del padrón municipal difundido por el INE, del total de personas empadronadas en España el 49,3% (2.964.231) son hombres y el 50,7% (2.746.809) mujeres.

Pero la población en España no sólo se estanca, también enevejece: el 15,8% de la población tiene menos de 16 años, el 44,1% tiene entre 16 y 44 años y el 43,1% tiene 45 o más años.

En este área, el INE destaca que, por nacionalidad, existe una notable diferencia ya que en el grupo de 16 a 44 años los empadronados españoles representa el 38,4% frente al 59,9% de los extranjeros.

En cuanto a la población empadronada en las comunidades autónomas, los mayores aumentos de población se han producido en Catalunya, con 25.985 persona más, Andalucía, con 13.579, y Euskadi, con 7.116 inscritos más.

Por el contrario, las cinco comunidades que redujeron su población fueron Galicia, donde se redujo en 16.509; Castilla y León con 15.500 inscritos menos; Canarias (11.720), Principado de Asturias (4.397) y Extremadura (2.662). No obstante, en términos relativos los mayores aumentos se produjeron en las ciudades autónomas de Melilla (2,9 %) y Ceuta (1,8 %) y en Islas Baleares (0,5%), mientras que las reducciones más significativas son las de Canarias, Castilla y León y Galicia, con un descenso del 0,6% cada una de ellas.

Más noticias en Política y Sociedad