Público
Público

El PP esconde a Rajoy pese a las dudas sobre el rescate

Los conservadores desoyen el clamor de la oposición para que el presidente explique en el Congreso las ayudas a la banca y vuelven a vetar su comparecencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Han pasado nueve días desde que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareciera ante los medios para celebrar como un éxito propio el rescate de la banca que solicitó al Eurogrupo. Desde entonces, la prima de riesgo ha escalado hasta niveles históricos, diversas instituciones europeas han advertido de que el rescate afectará a la deuda española y, el propio Rajoy, reconocía ayer que la ayuda que solicitó a la UE era 'tremendamente dañina' para España.

El país sigue sin gozar de la confianza de los inversores, pero el PP no está dispuesto a aliviarla con nuevas explicaciones. Los conservadores han vuelto a vetar, una semana más, las peticiones de todos los grupos de la oposición para que su presidente y jefe del Ejecutivo vaya al Congreso a dar la cara. A explicar los términos en los que se acordó el rescate, y a detallar cuáles serán las condiciones que tendrá que cumplir España al recibir esa ayuda.

Los conservadores argumentan un problema de agenda. El debate entre el PP y los principales grupos de la oposición ha tenido lugar durante la Junta de Portavoces del Congreso, después de que todos ellos reclamaran a viva voz que Rajoy vaya esta semana al Parlamento. Minutos antes, la Mesa había calificado, por fin, las solicitudes de comparecencia que habían presentado todos ellos la semana pasada, después de conocer el rescate. Fuentes del órgano de gobierno de la Cámara explicaban entonces que dudaban de que los conservadores fueran a apoyar dichas comparecencias. Y así fue.

Tanto la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, como los de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella y Joan Coscubiela, han arremetido contra el veto del PP a sus peticiones. La primera ha insistido en que 'no puede pasar un día más' sin que Rajoy dé explicaciones en el Parlamento, para decir 'la verdad' sobre el rescate a la ciudadanía española. En su opinión, es preciso que esta semana se produzca un 'debate extenso' al respecto.

Pero Rodríguez ha lamentado que la discusión no vaya a poder producirse en toda su plenitud por la ausencia de seis ministros del Ejecutivo en la sesión de control de mañana miércoles. Porque el Gobierno, ha dicho la portavoz socialista, 'necesita el respaldo' del principal partido de la oposición en un momento delicado como el actual, pero eso no ocurrirá si su presidente no aporta 'claridad' a la incertidumbre actual. El Ejecutivo, ha dicho, ha optado por 'escapar' antes de dar explicaciones.

Izquierda Plural ha empleado términos más gruesos que el PSOE. No es sólo ya cuestión de que el presidente se escape, sino de que es una auténtica 'vergüenza' que lo haga. Por ello los miembros del grupo pedirán 'machaconamente' que acuda 'a dar la cara' al Congreso en cada sesión, en cada oportunidad que se presente, han defendido los dos primeros espadas del grupo, José Luis Centella y Joan Coscubiela.
Los dos portavoces también han hecho alusión a ese mentís protagonizado por el jefe del Ejecutivo. Su marcha atrás respecto al rescate. Su venta como un éxito a bombo y platillo de la asistencia financiera para luego asumir que es 'tremendamente dañino'. Es 'esperpéntico' y 'profundamente ridículo', da la sensación de ser un 'barco a la deriva', han recalcado Centella y Coscubiela. 'De las cuatro versiones del presidente, no sabemos cuál es la más peligrosa: si el Rajoy que calla, el que miente, el que rectifica o el que huye'. También concibe Izquierda Plural como 'esperpéntico' que el presidente insista a machamartillo que la UE debe conceder la ayuda directamente a los bancos para no contagiar a la deuda soberana. No, 'los mercados no le hacen el trabajo sucio', ha sentenciado el diputado de IU. 'Ha vuelto a hacer el ridículo. Va contra lo que él mismo ha firmado. Es pretender que la gente se meta en el agua y salga seca', ha abundado el parlamentario ecosocialista. 

Aun coincidiendo con el análisis del PSOE, IU e ICV entienden que los socialistas tienen razones para callar, porque no se puede apoyar el pacto fiscal -que este jueves votará el Congreso-, y al mismo tiempo 'quejarse' de las consecuencias de esa austeridad que ya consagró la reforma constitucional del pasado verano. 'No parece que sea muy coherente', han denunciado.

Otros portavoces han condenado la misma actitud de Rajoy. 'Yo creo que el Gobierno ha metido la pata cuando ha querido vendernos de una manera tan optimista un acuerdo sobre el que no había motivo para venderlo en estos términos', ha dicho Josu Erkoreka, del PNV. 'Parece como si [Rajoy] hubiera necesitado cruzar el charco y hacer miles de kilómetros para darse cuenta, primero, de que es un rescate, y segundo, de que es un rescate que vincula a la deuda soberana y por tanto tiene exigencia por parte de los países que liberarán esos fondos', ha asegurado la líder de UPyD, Rosa Díez.

Para excusar el veto de su grupo a la comparecencia de Rajoy, el portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, se ha vuelto a escudar en la 'agenda internacional' del presidente, plagada de 'importantes' acontecimientos en los que, ha dicho, España tiene que estar porque, en un momento 'delicado' como el actual, 'el partido se está jugando fuera', ha aseverado. 

Así, ha comenzado su intervención en rueda de prensa, explicando la espantada de seis de los trece ministros de Rajoy en la sesión de control al Gobierno de mañana miércoles en el Congreso. Entre ellos, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que mañana, junto al titular de Industria, recibirá al presidente de la República Popular China en Tenerife o el ministro de Economía, Luis de Guindos, que acompaña a Rajoy en la cumbre del G-20 que se celebra en Los Cabos (México. 

Es este sentido, ha reclamado al resto de grupos que 'apoyen' al Ejecutivo en sus gestiones en el exterior, si bien no ha dudado en arremeter contra la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, que, ha dicho, 'se dedicaba a viajar al extranjero' cuando ocupaba la Secretaría de Estado de Cooperación en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. 'No me parece mucho pedir que pueda contar con el apoyo desde España cuando el Gobierno sale a defender los intereses de España en juego. Reiteramos esa petición', ha dicho para añadir después que 'es importante que los que nos quedamos en casa lancemos ese mensaje de unidad'.